end header begin content

opinión

Williams Caballero López

Habló la OEA

8 junio, 2018

La Organización de Estados Americanos se reunió y sus miembros votaron, 19 naciones lo hicieron para suspender a Venezuela de esta instancia, otras 11 se abstuvieron y apenas 4, contando al propio Arreaza representante del país, negaron la propuesta.

Con esto, el Gobierno venezolano quedó fuera de la organización que aglutina al concierto de nacionales del continente, y el proceso de aislamiento del régimen va a marcha forzada en este momento en el hemisferio.

La votación evidencia que las cosas cambiaron, ya la petrochequera no es garantía y los gobiernos “aliados” y/o “cómplices” del modelo venezolano han caído en desgracia.

La izquierda perdió el control de Brasil y Argentina, las autoridades de Ecuador pasaron del resteo automático al régimen socialista a una posición de prudencia internacional. Solo restan los radicales de Nicaragua y Bolivia, cuyos mandatarios Daniel Ortega y Evo Morales parecieran los últimos exponentes de un modelo caduco, obviamente al lado de Nicolás Maduro.

Pero, ¿qué significa la votación en la OEA? Es el inicio de un bloqueo más agudo para Nicolás Maduro, prácticamente se está quedando sin aliados comerciales y socorristas que puedan mantenerlo en el coroto por un largo tiempo.

Y, para aquellos que recuerdan el caso de Cuba en la década de los 60 del siglo pasado, y se aferran a la idea que el gobierno de La Habana logró mantenerse a pesar de su expulsión de la OEA y del cerco económico que vivió, se le olvidan que los cubanos tuvieron el padrinazgo de la extinta Unión Soviética.

Hoy Nicolás Maduro no cuenta con el apoyo irrestricto de los rusos, éstos sólo levantan la voz cuando lo creen conveniente y cuando obtienen algún beneficio de presión sobre los Estados Unidos de Norteamericana. Y los chinos, que son los otros posibles aliados del régimen venezolano, están más pendientes de que le paguen lo que se les deben qué otra cosa.

Si no hay una política de rectificación y de posibilidades claras de una salida a la crisis venezolana, pronto desde Miraflores no podrán venderle petróleo a nadie y no podrán comprarle comida a nadie; ellos serán los culpables de la crisis agudizada que se desate a raíz de esto.

La OEA mostró su resteó al no permitir que un Gobierno autoritario prosiga en el poder representando un mal ejemplo para las democracias del hemisferio.

Todo esto debe significar un gran dolor de cabeza para Maduro que se debe sentir cada vez más rodeado por los gritos de libertad que retumban dentro y fuerza de la nación.

Y más allá de las acciones que los gobiernos de América y de Europa hagan por Venezuela, somos los venezolanos los que debemos ponernos los pantalones y salir adelante, demostrando que somos una sociedad que está dispuesta a luchar por su propia liberación.

Nadie terminará de hacer el trabajo, quienes nos iban a ayudar ya lo hicieron, ahora nos toca a nosotros.

@wcaballerolopez



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com