end header begin content

opinión

Luis Manuel Aguana

Maduro, vete en paz

19 junio, 2018

Cuando ya era insostenible para la opinión publica la inevitabilidad de la muerte del Presidente Hugo Chávez Frías, escribí una nota muy respetuosa que titulé “Presidente, muera en paz”. Sin detallarles el asunto, en resumen le pedía que arreglara sus cuentas en la tierra antes de irse, porque Dios le había impuesto una pena que le imponía resolver, si no todo, por lo menos en gran parte, el desastre que nos había ocasionado a todos los venezolanos.

En esta oportunidad deseo hacer algo semejante pero con el régimen de Nicolás Maduro: que arregle sus cuentas antes de irse. Ya el régimen está mostrando signos inequívocos de cercanía a la muerte, que se exteriorizan cuando aplican la pena de destierro a personas consideradas sus enemigos políticos, en clarísima violación a lo dispuesto en nuestra Carta Magna en su Artículo 50: “…Ningún acto del Poder Público podrá establecer la pena de extrañamiento del territorio nacional contra venezolanos o venezolanas”.

¿Qué parte de “Ningún acto del Poder Público” no entendió el régimen desterrando al Villca Fernández al Perú? Sin duda que con esas actuaciones el régimen demuestra que están conscientes de la cercanía de la muerte y lo irreversible de los resultados -Tiby Lucena dixit- de todo este desastre que han provocado en Venezuela.

Sin embargo, como lo estuvo Chávez cuando escribí esa nota en el 2011, el Gobierno aun se aferra a un último respiro y patalea, igual que El Galáctico en su oportunidad, en contra de la Constitución, obligando venezolanos al cambiar prisión por destierro, tal y como se hacía en los peores momentos de nuestras dictaduras pasadas. Si alguien dentro o fuera de Venezuela dudaba que esto que existe como “gobierno” en la Venezuela de Nicolás Maduro fuera una dictadura, ya se convenció de ese hecho irrebatible. Y eso no es tolerable en este continente en pleno siglo XXI.

En consecuencia, los de la MUD/Frente-Amplio ya debieran estar cambiando su discurso electoralista y remojando sus bardas porque todos aquí, querámoslo o no, tenemos un número. Pero fieles a su tradición colaboracionista, al parecer ya se están preparando para respaldar al régimen en las siguientes elecciones de Concejales que anuncio el CNE para diciembre, a pesar de que ninguna dictadura acepta medirse en una contienda electoral si no cuentan ellos mismos los votos y se ponen a ganar, como pasó el 20M. Si insisten en eso, estarán dándole un espaldarazo y reconocimiento a Maduro y su “triunfo” electoral, negando la sentencia del TSJ legítimo, que declaró nulo el actual sistema electoral venezolano. De acuerdo a ella no se pueden realizar más elecciones con voto automatizado en Venezuela.

Pero volvamos a lo inevitable del fin, y lo que deberían estar haciendo en el régimen para irse en paz como le fue sugerido a Chávez antes de su muerte y que en este caso se traduce a que el régimen se vaya “con el menor trauma posible” para todos, ellos incluidos. Y no me refiero precisamente a la tesis de ¡Maduro renuncia! que es la tesis de los opositores anti MUD, y que no necesariamente implica que se vaya voluntariamente y en paz.

Asumiendo como obvio que el régimen no se quiere ir, usurpando el gobierno del país, provocando el mayor malestar y rechazo que se ha tenido en la historia, cometiendo actos y delitos de toda índole penados por la justicia internacional, y los cercos cerrándose cada vez más alrededor de su cuello, ¿qué haría un delincuente para no salir malogrado de esta situación de rehenes en la que ellos mismos se han metido, sometiendo a los venezolanos?

Poco a poco testaferros y familiares de las principales cabezas del régimen están siendo expulsados de muchos países del mundo, y ellos están sitiados en Venezuela. No pueden salir sin que sean capturados por la policía internacional y remitidos por cargos criminales a los Estados Unidos.

Si usted estuviera en esa situación ¿qué haría? Tal vez lo más lógico sería negociar para ver como se desembaraza de la justicia como cualquier delincuente que se mete a robar un banco y amenaza con matar a los rehenes, pero rodeados afuera por la policía. No hay para donde escapar. Al ir poco a poco cortándoles las vías de supervivencia exterior, lo que les queda es refugiarse en el país con el riesgo cada vez más creciente de terminar como Benito Mussolini y Clara Petacci, en la Plaza de Loreto de Milán, a manos de quienes fueron sus víctimas, mientras intentaban huir desesperadamente de la situación. Me imagino que esa debe ser la pesadilla recurrente de muchos de ellos.

Pero, ¿por qué llegar a eso? ¿Por qué no irse en paz como le sugerí a Chávez en el 2011? Está claro que después de haber cometido un fraude de las magnitudes del 20M, Maduro y su régimen no amanecerán un día diciendo “me voy”. Tendría que haber una sucesión de pasos previos que lleven concertadamente a un final con el menor trauma posible. Nuestra sugerencia: una Consulta Popular. Paradójicamente una Consulta Popular es una salida que le conviene a todo el mundo por igual. ¿Por qué? Porque se obedecería al mandato popular que de ella provenga. Los términos serán los que decida el soberano pero con los votos contados por la sociedad civil –sin el CNE-, con la observación de la comunidad internacional.

Si el régimen permite esa consulta a sabiendas de que la perderá, saldrá por la puerta del frente, y si en esa consulta se prevé un llamado al Constituyente Originario, tal y como ha sido nuestra propuesta, entonces la población que aun acompaña al régimen tendría su representación proporcional acorde con los seguidores que aun cuenten. No tendría que haber violencia de rescate de rehenes (si es que eso estuviera planteado), ni tendría que haber implosión social con hordas buscando venganza (a mi juicio en algunos casos justificados) hacia aquellos que han arruinado y masacrado a esta población de hambre y enfermedades. Y lo mejor de todo, el Gobierno de Emergencia Nacional que se escoja saldría de una decisión popular al autorizar al Constituyente Originario para que lo designe. No se trata de “rocket science”, solo de puro sentido común.

Si este mensaje le llega a alguien del régimen que no pueda dormir pensando que tiene que “morir por la revolución”, no tiene porque hacerlo. Si no ha cometido crímenes, puede seguir luchando democráticamente en una Asamblea Nacional Constituyente legítima, si el pueblo le da su representación en unas elecciones constituyentes validadas por todo el mundo. También podría hacerlo luego en un Congreso democrático producto de una nueva Constitución. Es más creo que son muchos los que estarían de acuerdo con esta solución y se acogerían a ella, militares incluidos.

Pero es claro que también deberá haber justicia. Esa Asamblea Nacional Constituyente Legítima deberá, sin cacería de brujas, designar un Tribunal Especial para establecer las responsabilidades a las que hubiera lugar por todos los crímenes cometidos en este largo período, desde el desfalco y robo de los recursos a la Nación hasta los crímenes y violaciones a los Derechos Humanos de los venezolanos.

¿Podría ser esta propuesta posible? Es tan posible como lo fue cuando le pedí a Hugo Chávez que enmendara sus errores antes de morir. No lo hizo y creo que no lo debe estar pasando muy bien en donde este. El Creador lo debe estar tratando de la misma manera como él trató a los venezolanos, razón por la cual debe estar muy arrepentido de no haber seguido mi sugerencia.

Ahora mi recomendación a un régimen moribundo es proponerle lo mismo que le sugerí al Galáctico en su oportunidad: que muera en paz. Esto es, que resuelvan antes de irse si quieren salvarse, no solo acordando una consulta al pueblo venezolano en los términos propuestos, sino atenerse a obedecer al veredicto popular, cualquiera que este sea. En otras palabras ¡que el pueblo venezolano decida! Eso no solo les permitirá como grupo político “morir en paz” (de una manera figurada, claro está) como declinó hacerlo Hugo Chávez en su oportunidad, sino permanecer en el juego político de la Venezuela que venga. Aun están a tiempo de hacerlo mejor que su Comandante, salvándose de los designios de la Justicia Divina, yéndose en paz…

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: [email protected]
Twitter:@laguana



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com