end header begin content

nacionales, titulares

Recuerdan en Twitter los 99 años del fallecimiento de José Gregorio Hernández

29 junio, 2018

María Ester Pacheco/ foto: El Impulso / 29 jun 2018.-Como una de las figuras más importantes del siglo XX en Venezuela fue recordado José Gregorio Hernández hoy por los usuarios de la red social twitter al conmemorarse 99 años de su fallecimiento entre la exaltación de sus virtudes religiosas y científicas, y el clamor de que el Sumo Pontífice lo eleve a los altares de la santidad.
Los internautas también rememoraron su trágica muerte al golpearse la cabeza con el borde de la acera a consecuencia de un impacto con un automóvil, en la esquina de Amadores, La Pastora, Caracas.

Lea más: Ana Rosario Contreras: Los pacientes mueren y el sueldo no nos alcanza

José Gregorio Hernández Cisneros nació en Isnotú, Trujillo, el 26 de octubre de 1864, fue un médico y científico venezolano, de profunda fe católica, caritativo con el prójimo, especialmente con los más necesitados. El 16 de Enero de 1986, el Sumo Pontífice San Juan Pablo II declaró solemnemente sus virtudes heroicas, por lo cual se le otorgó el título de Venerable.

Hernández es también reconocido por el inmenso aporte que realizó a la ciencia médica venezolana. Fue profesor de la Universidad Central de Venezuela e instituyó la cátedra de Bacteriología, la primera de esta disciplina que se fundó en América, y la primera persona en Venezuela en publicar un trabajo de dicha disciplina (Elementos de Bacteriología, 1906).

El 2014, a propósito de los 150 años del nacimiento de “El Venerable”, el Cardenal Jorge Urosa Sabino destacó que en vida el doctor Hernández se esforzó por “la modernización de las técnicas médicas en Venezuela” y “por mejorar los estudios de medicina en la Universidad Central de Venezuela”. Esto “lo hace un pionero en la construcción del país”. Además, “su fe católica se manifestó siempre en el cumplimiento virtuoso y esmerado de sus tareas”.

“Practicó la caridad concreta en el servicio al prójimo, sin distinción alguna cumpliendo así ejemplarmente el mandato de la caridad (…). “Inseparablemente, su vivencia religiosa católica y su ardiente amor a Dios y al prójimo lo constituye en un ejemplo indiscutible”, afirmó el purpurado.

Ingresó a la orden de La Cartuja de la Farneta, un monasterio de clausura cerca de Lucca (Italia) en 1908, tomando el nombre de Hermano Marcelo.



Etiquetas: |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com