end header begin content

opinión

Carlos E. Aguilera A.

Entre segundas vueltas… y revueltas

5 junio, 2018

Entre segunda vueltas en Colombia y revueltas en Venezuela, el panorama de ambos países muestra una disyuntiva que mantiene en vilo a sus habitantes y en un estado de incertidumbre. En la vecina y hermana república la disputa por la silla presidencial entre Iván Duque y Gustavo Petro nos muestra una polarización pocas veces vista en su historia. El primero ganó la vuelta inicial por amplio margen, 39, 1% de los votos y su contrincante un 24.5% y todo dependerá de la segunda vuelta, mediante alianzas de ambos candidatos con otras fuerzas políticas.

El próximo 17 de junio el pueblo colombiano decidirá su futuro político, económico y social, entre Iván Duque y Gustavo Petro. El primero, un abogado de 41 años quien en su campaña afirmó que su programa de gobierno contempla una guerra frontal contra el narcotráfico con mano firme y enfrentar a los grupos armados ilegales como los disidentes de las FARC y el ELN, así como la aceleración del crecimiento económico. Para la segunda vuelta del proceso electoral cuenta con el apoyo de los tradicionales partidos Liberal y Conservador. En tanto que Petro, economista de 58 años y ex alcalde de Bogotá, busca cambiar el modelo económico colombiano, dependiente del petróleo y del carbón, con un plan que subiría los impuestos a dueños de tierras improductivas, con el fin ulterior de entregárselas a los pobres y aumentar la producción agrícola. Petro encarna el castrochavismo, y así lo manifiesta a menudo, cuando no deja de rendir culto a los fallecidos Fidel Castro y Hugo Chávez, y su apoyo al régimen de Nicolás Maduro.

En debates públicos y en programas de entrevistas ambos candidatos presidenciales han dejado a la luz sus posiciones políticas y es evidente que están planteadas dos opciones antagónicas, y en tal medida la segunda vuelta retrotrae a los colombianos a viejos tiempos del bipartidismo, a través de la confrontación de un programa conservador y otro liberal de corte socialdemócrata, y las dos opciones son antipetro. Lo que si se observa, es cierto escepticismo en la población votante, respecto a apoyar con el voto a Petro, pues muchas personas tienen miedo que les pase lo mismo que está ocurriendo en Venezuela. Temen que de llegar a la presidencia, ponga en marcha la revolución bolivariana y anuncie – y ya lo hizo durante la campaña – la convocatoria de la Asamblea Constituyente.

Los colombianos tienen fresca en su mente, que un 6 de diciembre de 1998 Hugo Chávez en Venezuela, inició un brusco cambio en su país con el cual dio un giro la vida política, económica y social, en contraste al que trataron de imponer gobiernos de Acción Democrática y del partido Socialcristiano Copei durante el siglo XX. Chávez invocó primero durante la campaña y luego una vez en el poder, la justicia social, solidaridad y democracia participativa, la cual la denominó posteriormente protagónica, orientada a transformar las instituciones, como en efecto a lo largo de 13 años logró secuestrarlas una a una. Inició un modelo de participación política que obligó a llevar a cabo un proceso de relegitimación de todos los poderes, incluyendo la presidencia de la República, para cuyo efecto removió todas las estructuras, los sindicatos y corporaciones sobre las cuales estuvo sostenido el aparato político en democracia, y para llevar a cabo las nuevas formas de organización socialista, que a decir de Fidel Castro es comunismo, no tuvo reparo en denominarla el nuevo “Socialismo del Siglo XXI”, cuyo mentor y asesor personal durante un par de años fue el sociólogo alemán Heinz Dieterich, quien por cierto se desilusionó del proceso que llevaba a cabo Chávez, y se apartó física e intelectualmente del llamado proceso revolucionario venezolano.

Poco tiempo después, Dieterich al consultarle un periodista de una agencia internacional de noticias sobre el gobierno de Nicolás Maduro, respondió que “se trata de una dictadura socialdemócrata que se está acercando a una dictadura militar” y que “Venezuela está a un paso del abismo, por lo que va hacia un desenlace trágico”. Es un duro crítico y considera a Maduro como “una mala imitación” de Chávez, por lo que vaticina al mismo tiempo para el país un desenlace catastrófico”, cuyo signo se avizora con la migración de más de 3 millones 500 mil venezolanos a otros países de Europa, Estados Unidos, Australia y mayoritariamente latinoamericanos: Colombia, Ecuador, Chile, Perú, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Panamá, México, Argentina y República Dominicana.

Revueltas

En los últimos años viene recrudeciendo el malestar del pueblo venezolano, ante la ineficiencia, ineptitud, incapacidad y negligencia primero de Chávez y ahora de Maduro en la conducción de los destinos del país, hoy día padeciendo la más cruel y crítica situación política, económica y social jamás experimentada desde el nacimiento republicano, por la escasez de alimentos y medicinas, inseguridad, corrupción, narcotráfico, nepotismo y toda una serie de males que afectan a hombres, mujeres y niños, en quienes se observa un doloroso cuadro de desnutrición, miseria, hambre, desempleo, y la carencia de los servicios públicos más necesarios como luz, agua y gas doméstico, de lo cual culpa ahora el régimen de Maduro, a las medidas económicas aplicadas a su gobierno por el presidente estadounidense Donald Trump.

Todas estas carencias que afecta la salud física y mental de los venezolanos, ha venido generando un inevitable malestar que se traduce en manifestaciones de protestas en Caracas y demás ciudades del interior del país, las cuales el régimen denomina revueltas que el año pasado 2017 arrojó un trágico saldo de más de 143 personas muertas a manos de efectivos de la Guardia Nacional y Policía Nacional, ambas mal denominadas bolivarianas, y en febrero del presente año el vil asesinato del ex oficial del cuerpo de Investigaciones Civiles y Criminalísticas (CICPC), Oscar Pérez, mediante operativo en el que participaron cuerpos policiales y efectivos de la Guardia Nacional en El Junquito. Había desafiado a Maduro y cuando fue sitiado pidió dejaran de disparar porque tras su rendición hablarían con una comisión del régimen que ya estaba en camino. Todo resultó inútil, pues Pérez con sus siete hombres y una mujer que los acompañaban, fueron masacrados cobardemente con armas de guerra.

El caudillismo engendró a los dictadores de América Latina, y emergieron los populistas, alineados en un engendro socialista denominado “del siglo XXI”: Chávez, Lula, Correa, Ortega y Morales. Sus discursos, marcados con encendidos mensajes demagógicos y radicalmente izquierdistas, hastían hasta el cansancio por lo repetitivo y antiimperialista, por lo que la reacción de los pueblos, entre ellos Venezuela y ahora Nicaragua, se manifiestan con protestas que se realizan casi a diario, que arrojan trágico y doloroso saldo de vidas humanas.

Entre segundas vueltas y demás, las aguas están revueltas

Periodista, historiógrafo; autor de la columna “Toque de Diana”; ex corresponsal de la agencia de noticias internacional AFP; Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela y de la Academia Nacional de Ciencias y Artes Militares y Navales; Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)

[email protected]
@_toquedediana



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com