end header begin content

opinión

Antonio Barreto Sira

¡Libres!

5 junio, 2018

¿Fácil? No, no ha sido sencillo, jamás lo pensamos así. Desde un principio sabíamos a qué nos enfrentamos cuando tomamos la decisión de aceptar el desafío para obtener la libertad de los presos políticos.

Sin embargo, estábamos consciente de aceptar cualquier riesgo y cualquiera peligro con el propósito de hacer justicia y lograr la liberación de los hombres y mujeres que se encontraban tras las rejas por el simple hecho de luchar constitucionalmente por un mejor país.

Y, cualquier temor que hubiese existido en nuestra alma fue disipado al ver a nuestros hermanos salir de los distintos centros de reclusión, al presenciar a hijos abrazando a sus padres, y de madres soltando el llanto por la felicidad del reencuentro.

¡Qué alegría! Sí, lo fue para los presos políticos que salían en libertad, para sus familiares y para nosotros que nos sentíamos parte de aquel momento tan único y tan importante.

Y, justo en esa hora las críticas se disiparon, las amenazas del Gobierno se borraron. No había espacio para el pesimismo, no había oportunidad para recordar los ataques y la incomprensión de algunos sectores que no entendían porque nosotros, los cuatro gobernadores de la oposición, habíamos aceptado ser los “garantes de los presos políticos”.

Laidy Gómez, Alfredo Díaz, Ramón Guevara y mi persona, entendíamos el peligro de convertirnos en “garantes”, y con gallardía lo asumimos sin resquemor alguno.

Vencimos los temores y encaramos la situación. Y en Miraflores dejamos claro nuestro criterio y nuestra posición.

Defendimos nuestros puntos de vistas y avanzamos, alcanzando la liberación de dos lotes primero, más otros que vienen después, de prisioneros de carácter político que se encontraban en el Helicoide, Ramo Verde y otros centros de reclusión.

Sabemos que la medida no fue absolutamente la mejor, el Gobierno permitió la liberación de Daniel Ceballos, Gilber Cano, Roberto Picón, el General Vivas, Raúl Emilio Baduel y de muchos más, no obstante con restricciones.

Los liberados no podrán emitir declaraciones a los medios de comunicación social, tendrán que presentarse cada 30 días en tribunales y otras condiciones más. Y, aunque no es el escenario óptimo, el hecho que ellos estén con sus familiares, el hecho que ya no sean víctimas de las arbitrariedades, las violaciones y vejaciones de sus carceleros, es sin duda, una gran ventaja.

Los cuatros gobernadores de la oposición sentimos, y permítanme hablar recogiendo el sentimiento de mis homólogos, satisfechos por nuestra colaboración en este proceso. La intervención y/o papel que jugamos forma parte de nuestra responsabilidad como dirigentes democráticos y como luchadores de la misma causa.

Como lo afirmamos en el primer momento: haremos lo que tengamos que hacer por la libertad de los presos políticos y por la libertad de Venezuela. Nosotros no tenemos miedo, nosotros o claudicaremos, seguimos adelante con fuerza y apegados a nuestros principios.

Más que “garantes de los presos políticos” somos servidores de Venezuela. El empeño que poseemos no es el de protagonismos vacíos, sino, por el contrario, es el fomentar en equipo, y entre todos, salidas a la crisis que padecemos en la nación.

En Antonio Barreto Sira, Laidy Gómez, Alfredo Díaz y Ramón Guevara, los venezolanos tienen unos gobernadores que no le temen al Ejecutivo nacional, que estamos dispuestos a afrontar los retos que tengamos al frente para cumplirle a nuestros estados y a toda la nación.

Estamos comprometidos con el país, con cada venezolano y con la libertad de Venezuela. Así de sencillo.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com