end header begin content

opinión

Mitzy C. de Ledezma

¡No es sabotaje!

8 mayo, 2018

El trágico drama del pésimo funcionamiento de los servicios públicos tiene características alarmantes. La pasada semana fuimos testigos de un caso verdaderamente insólito ocurrido en la ciudad de Maracaibo, donde las constantes interrupciones del sistema eléctrico están a la orden del día causando estragos en la población cuyos alimentos se dañan y los artefactos electrodomésticos quedan inservibles. El nuevo apagón que dejó sin luz a la capital zuliana por más de 30 horas, también afectó considerablemente al sector comercial que tuvo que paralizar completamente sus actividades.

Este problema no es nuevo; ha sido denunciado por los Ingenieros especialistas desde hace más de 14 años, y las interrupciones en el suministro de energía son cada vez más frecuentes no solo en el Zulia sino en el resto del país. No es necesario ser especialista en la materia, pero es muy elemental que si no se aplican las medidas necesarias que consisten en los respectivos mantenimientos correctivos y preventivos a las plantas generadores y centros de distribución del fluido eléctrico, así como también las necesarias inversiones en ese sector, la crisis se intensificará y los cortes de energía serán cada vez más prolongados y frecuentes.

Y he aquí el caso insólito: El ex vicepresidente de la empresa Energía Eléctrica de Venezuela (Enelven), hoy CORPOELEC, Ing. Ciro Portillo declaró en Maracaibo que se debía “decretar al Zulia en emergencia por la situación eléctrica” y que si no se atiende con ese criterio la crisis, tendremos severas paralizaciones del servicio.

A raíz de esta afirmación, el gobernador del Zulia Omar Prieto anunció que lo denunciaría ante el Ministerio Público “por perturbar la tranquilidad de los zulianos diciendo que nos vamos a quedar sin sistema eléctrico”, y remató diciendo que el Ing. Portillo “tendrá que decir a los tribunales y a la fiscalía porqué conoce tanto sobre los daños que tenemos en el sistema eléctrico regional”. Tanto el gobernador como el presidente de CORPOELECT, Motta Domínguez insistieron en atribuir a “sabotajes políticos los apagones en el Zulia”, dizque “para empañar las elecciones del próximo 20 de mayo”.

Aunque está claro que la situación eléctrica que se vive en la entidad occidental es consecuencia de una crisis estructural que sufre el sistema, la decisión no se hizo esperar. La pasada semana un tribunal del Estado Zulia dictó orden de detención contra el Ing. Portillo. Como complemento a esta barrabasada, Nicolás Maduro ordenó el pasado sábado la detención de los antiguos directores de la empresa Enelven, encargada del suministro eléctrico en Zulia. Argumentó que son los responsables de la supuesta “guerra eléctrica” que afecta la región. Estos absurdos sólo se ven en Venezuela. No es con amenazas, detenciones, ni echando mano de argumentos nada creíbles, atribuyendo a supuestos sabotajes las reiteradas fallas en el sector, la forma de solucionar el problema.

El pueblo no debe pagar las consecuencias de la ineficiencia e incapacidad del gobierno que producen los errores y constantes fallas en el servicio eléctrico.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com