end header begin content

economía, titulares

Leonardo Vera: Para dolarizar necesitas dólares, que no tenemos

9 mayo, 2018

Enrique Meléndez / foto: @struck_adelaida / 9 may 2018.- Leonardo Vera, recientemente admitido a la Academia Nacional de Ciencias Económicas y Sociales, asegura que el proceso de dolarización detendría la hiperinflación, pero que, para el caso venezolano, trae aparejado una cantidad de problemas.

El señalamiento lo hizo en un foro que organizó Conindustria el miércoles de la semana pasada.

“La dolarización tiene sin duda la gran ventaja: quiebra la hiperinflación que estamos sufriendo, y logra hacer dos cosas más: una, para las devaluaciones, porque funciona entonces como un ancla cambiaria; y dos, constituye también un ancla monetaria, teniendo presente que la autoridad monetaria ya no tendrá capacidad de imprimir dinero”.

Sin embargo, para Vera, la dolarización en el caso venezolano crea una cantidad de problemas operativos que tienen que ver con las condiciones iniciales y con el crecimiento de corto y largo plazo.

“Venezuela no solamente necesita eliminar el problema inflacionario; sino que una vez que este problema queda atrás, el más grave problema es qué vamos a tener es cómo crecer, y cómo crecer sostenidamente, y no estoy hablando de utopías. Hay países latinoamericanos que han crecido por 25 años consecutivos”.

Trajo a colación el caso de Costa Rica que en los últimos 40 años apenas ha tenido un año de crecimiento negativo; de modo que el tema del crecimiento económico constituye su segunda gran duda con respecto a la dolarización.

Al entrar en detalles, Vera precisó que, para dolarizar, primero hay que tener dólares, y que eso es lo que no tenemos en este momento; de manera que, al no haber los dólares, habrá que cambiarlos a una tasa muy alta.

“Si tienes pocos dólares, y me temo que nosotros en dólares líquidos no debemos tener más de 1 mil 500 o 2 mil millones, entonces tienes que optar por una tasa de cambio muy alta. Eso no es muy malo; pero en todo caso hay que advertirle que usted va a tener que cambiar toda su contabilidad a una tasa de cambio que ya no será la del Dicom, sino una tasa bastante más alta”.

Eso significa, a juicio de Vera, que la dolarización trae consigo una devaluación, y que será más grande en la medida en que se tengan menos dólares disponibles; admitió, de paso, que aquí lo único que están dolarizados son los precios.

“Hay el riesgo de que, una vez que dolaricemos, nos quedemos con una economía miniaturizada si no inflamos la economía con recursos externos, y mi mayor temor aquí es que quienes están hablando de la dolarización no nos explican si la economía va a contar con financiamiento internacional o no; porque son dos economías muy distintas. Esta es una economía que, para poder dolarizarse, necesita ser inflada en materia de recursos externo”.

Lo otro, para Vera, es que la dolarización implica un cambio de circulación monetaria bolívar-dólar; pero que no sabemos cuál va a ser el mecanismo de generación de dólares de la economía, y que sabemos que ese mecanismo en Venezuela depende mucho de la actividad petrolera que está muy golpeada en este momento.

“De hecho, mi temor es que, si no hay un mecanismo de generación de dólares, y el público y las empresas perciben que el dólar es una moneda escasa, y como la dolarización implica libre movilidad; pues mucha gente va a sacar sus recursos de las cuentas bancarias venezolanas, y se los va a llevar a otra parte, y eso deriva en una crisis financiera”.

Lea más: Francisco Rodríguez: Duplicaremos la producción petrolera y pediremos ayuda financiera por $60.000 millones

Mediano plazo

Recordó que ningún país en la América Latina estabilizó su situación hiperinflacionaria con dolarización; lo cual indica que hay otras formas para salir de la hiperinflación.

“Hablando más sobre los problemas de mediano plazo que puede tener la dolarización, yo sí pienso que podríamos quedar sin política cambiaria, lo cual es quitarnos una oportunidad, ciertamente. Venezuela no ha sido el mejor ejemplo del uso de política cambiaria ni mucho menos de política monetaria, pero eso no quiere decir que no podamos hacerlo”.

Pues, a su entender, renunciar a la política cambiaria es renunciar a un instrumento de desarrollo, ya que se trata de una política de incentivos que no discrimina, que es horizontal para todo el mundo; sobre todo, donde se contemple un tipo de cambio subvaluado; que es lo que debe tener Venezuela para estimular a nuestro sector no petrolero.

“La competitividad no es solamente competitividad en precios; además la competitividad en precios usted la logra durante un cierto tiempo; mientras logra ganar competitividad en lo más importante; que es tecnología, productividad, logística; conquista de los mercados a través de la calidad de sus productos”.

Vera hizo ver que, además, el otro problema de la dolarización, resulta de la circunstancia de la caída de los precios del petróleo, y Venezuela, probablemente, va a seguir dependiendo de los ingresos petroleros por algún tiempo; y así, cuando se produce una caída de los precios del petróleo y el país está dolarizado, lamentablemente la economía tiene que sufrir un ajuste.

Por último, se enfocó en la política fiscal procíclica; que, a su modo de ver, le ha hecho mucho daño a Venezuela; que es cuando se tiene un boom petrolero el país crece, y cuando no se tiene boom petrolero, entonces se sufre contracción; de modo que esa será otra de las dificultades que puede tener la dolarización en el mediano y largo plazo.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com