end header begin content

opinión

Leandro Rodríguez Linárez

¿Somos un pueblo de voto inteligente?

9 mayo, 2018

Venezuela se encuentra en un momento sumamente complejo e inédito, desde hace tiempo reúne lo peor de nuestra historia política autóctona y regional. Por ende, nuestra cultura política recibe duras pruebas, de las que se desprende lo que merecemos y lo que no, al respecto:

Somos partidarios que las elecciones más importantes en estos luengos 20 años de aberrante retroceso eran las pasadas regionales ¿Por qué? Porque el régimen venía de evadir con vulgares desafueros el revocatorio y de consumar una constituyente al margen de la constitución y la legitimidad. Ese 15 de octubre de 2017 era la oportunidad perfecta para quitarle al chavismo más de 20 gobernaciones, así desenmascarar su gobierno fraudulento ¿Cómo justificar la evasión del revocatorio y la ANC sí el pueblo le arrancaba todas esas gobernaciones? Ello hubiese propiciado escenarios que pudieran haber devuelto una democracia perfectible.

Lamentablemente ganó la visceralidad, rechazado por el 80%, con solo 5.8 millones de votos, el gobierno se hizo de 18 gobernaciones, las municipales fueron más del mismo cuento. Ahora, el que se hayan suscitado los acontecimientos en la manera como ocurrieron en nada legitima al régimen, la abstención fue producto de la desconfianza del venezolano en las instituciones que deberían ser públicas. La grotesca utilización de los recursos e instituciones del Estado a favor del Psuv, la denuncia de Smartmatic, todas las irregularidades antes, durante y después de cada proceso electoral, las migraciones de votantes, de centros de votación, los puntos rojos, el amedrentamiento de los paramilitares, entre otros, evidenciaron interna y externamente la injusta/forzada permanencia del chavismo en el poder. Sí el revocatorio no hubiese sido asesinado ilegalmente y se hubiese consumado como debió haberse hecho, Venezuela hoy tuviera casi 2 años libre de chavismo.

Nos encontramos con otro escenario complejo, la presidenciales, complejo porque toma a los detractores del chavismo divididos entre quienes quieren votar, quienes no y con una candidatura como la de Bertucci que será recordada (por decir lo menos) como la más impertinente de nuestra historia, tanto que “pareciera” financiada por el mismo gobierno.

La abstención se deriva entre quienes no reconocen las presidenciales por la forma en que ha sido prefabricada a favor del régimen, otros porque aún ganando un candidato distinto a Maduro ven posibilidad cero de cambio ante una ANC del Psuv en funciones todopoderosas, al igual que el parlamento nacional, ese nuevo presidente sería arrollado por la (des)institucionalidad roja rojita. El problema de fondo es que gran parte de los venezolanos ha perdido la fe/esperanza en el voto como herramienta de cambio.

Ahora, sería en extremo interesante que Falcón, al ser el candidato con mayor intención de voto, fuera el candidato único, que Bertucci abdicara su insana pretensión presidencial y decline a favor del exgobernador larense. Si a ello sumamos una postura única entre los factores opositores llamando al voto las presidenciales (y el hervidero político actual) se complicarían aún mucho más al régimen… ¿Ocurrirán estos dos factores?

@leandrotango



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com