end header begin content

opinión

Enrique Meléndez

Lo que queda del 20M

22 mayo, 2018

Lo más cómico de todo esto es ver a un CNE prohibiéndole a Nicolás Maduro que siga repartiendo bonos el día antes de las elecciones; cuando ya medio mundo (carnet de la patria mediante) había recibido millones de bolívares. Hay quien le ha venido siguiendo la secuencia: el bono de Reyes, el bono de Carnaval, el bono de Semana Santa, y así sucesivamente. Por cierto, ¿no vendrá el famoso regalito que nos prometía Maduro a los venezolanos, si le dábamos 10 millones de votos?

Porque, de acuerdo a los resultados que anunció el CNE no pasan de 6 millones los votos con una altísima abstención; una abstención de conciencia, pues el venezolano en las elecciones presidenciales siempre sale a votar en masa; lo que significa que se evidenció una gran protesta por los pésimos resultados, que tiene este gobierno, sobre todo, en materia económica, y que es lo que no se explica el hecho de por qué esos casi 6 millones consignaron a favor de Maduro.

¿Voto amarrado? En efecto, aquí hubo mucho chantaje; mucho temor de parte de aquéllos que están enchufados, y que temen perder una gran cantidad de privilegios, que en otras circunstancias no los tendrían; empezando por los trabajadores de la administración pública; muchos de los cuales abrigaban la tentación de votar por los candidatos de la oposición; téngase en cuenta que la nómina estatal ya va por más 3 millones de trabajadores, típico de las dictaduras burocráticas, estilo Europa del Este, de lo que entonces se conoció como la órbita soviética; con un país en precarias condiciones económicas; sólo que, como venimos diciendo, el temor pudo más, que la realidad; aparte de la influencia de los pranes, cabeza de los colectivos, y quienes ejercen mucha presión sobre los sectores populares, en especial, los pranes que controlan la distribución de las bolsas CLAP; de modo que éste constituyó el universo de votantes, que se pronunció a favor de Maduro.

Por supuesto, quedan muchas dudas, por ejemplo, ¿por qué al CNE le tembló la mano, y no anunció 10 millones de votos a favor de Maduro como sí lo hizo en el caso de la Constituyente cubana que fue electa por más de más de 8 millones de votos, en un escenario de centros completamente vacíos de electores?

Es aquí donde uno piensa en la presión internacional, por una parte, y luego está el hecho, por otra parte, de que en aquellas circunstancias estaba muy cerca el llamado plebiscito del 16 de julio del año pasado; cuando entonces la oposición sacó más de 7 millones de votos, que para Tibisay Lucena y las otras comadres del CNE, como las llama Henry Ramos Allup, no era vinculante desde un punto de vista legal; sólo que sí lo era desde un punto de vista político, y que fue lo que las llevó a actuar sin pudor alguno, como lo hicieron en la oportunidad de la Constituyente cubana, y anunciar semejante votación, se repite, en un escenario de centros electorales completamente vacíos, y de calles desiertas.

Por lo demás, el pronunciamiento de Vladimir Padrino López a nombre de las fuerzas armadas no deja de ser un atropello a la dignidad nacional, sobre todo en la parte en la que afirmó que esta jornada electoral demuestra que los venezolanos tenemos capacidad de solucionar nuestros problemas internamente; al tiempo que felicitó al CNE por llevar a cabo cuatro elecciones a lo largo de este año en una forma exitosa; cuando la verdad es que a raíz de cada uno de esos procesos la situación dramática, que vivimos los venezolanos, se agrava cada día más; empezando, porque a partir de mañana no es extraño que el dólar paralelo se dispare a los 2 millones de bolívares; tomando en cuenta que la situación que dejan estos comicios del 20M acelera la estampida de los venezolanos hacia el extranjero, quienes terminarán vendiendo sus propiedades, a los fines de comprar dólares, para poder viajar.

Porque, por lo demás, es falso que haya participado el 46% del padrón electoral; como lo anunció Tibisay Lucena, cuando la media en todas las mesas era de un escaso 30% de participación. A pesar de lo que dice la señora Delcy Eloína la gran derrotada no fue la abstención; pues, repito, este fenómeno es característico de procesos comiciales cuando se trata de la escogencia diputados a la Asamblea Nacional o de Consejos Legislativos; mucho más de alcaldes o concejales, que no llaman la atención del electorado, pero no de escogencia del presidente de la República, que sale a votar hasta el gato, y es por aquí por donde comienzan las irregularidades que hemos visto en este proceso, y las que fueron denunciadas hasta por el propio Henri Falcón; cuando no de uno de los rectores del CNE, Luis Emilio Rondón; lo que constituye una burla para el pueblo venezolano, como lo ha hecho ver más de uno en los diversos canales de la opinión pública.

¿Qué nos queda?

Un oscuro panorama que se irá recrudeciendo aún más a medida que pasen los meses, y se cumplan los pronósticos de los economistas; quienes hablan de un dólar paralelo a 8 millones de bolívares; siendo esta proyección la más optimista de todas; pues hay aquellos que hablan de un dólar a 16 millones de bolívares con una inflación de 160 mil por ciento; es decir, un escenario en el cual todos nos estaremos muriendo de hambre; tanto más, porque Nicolás Maduro, a pesar de que promete que ahora sí va a corregir los errores, que él mismo ha cometido, no tiene capacidad de hacerlo; en primer lugar, porque los asesores que tiene, como un señor de nombres Alfredo Serrano Mancilla, lo seguirán incitando en que se hunda más en el abismo, y, en segundo lugar, porque si no lo ha hecho hasta el presente, que nos dice que lo hará enseguida; siendo un sujeto manejado por toda clase de mafias enceguecidas por la codicia.

melé[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com