end header begin content

opinión

Leandro Rodríguez Linárez

El voto reflejo

14 abril, 2018

No es secreto que un candidato que enfrente al gobierno le daría otra paliza electoral al chavismo similar o peor a la del 6D de 2015, sin embargo, el gobierno, a sabiendas de su legitimidad en extremaunción, ha prefabricado elecciones de segundo grado para asegurar la continuidad del castrismo en Venezuela: ha impuesto candidatos, electores y, según Smartmatic, resultados. Pero ello no queda allí, la desinstitucionalización le permite utilizar a placer recursos e instituciones públicas antes, durante y después de la campaña electoral.

El voto no puede ser un reflejo condicionado, no olvidemos el can de Pávlov, es decir, no se puede acudir mecánicamente a cualquier llamado electoral sí no se evalúa el contexto, más aún, cuando se juega algo tan importante como la presidencia de la nación. El no ha haber participado en la “constituyente” ha sido uno de los grandes aciertos opositores, después de ella el gobierno extrapoló su desdicha nacional a lo internacional, no es un escenario proyectado ni una hipótesis, es una tajante realidad… en política son los hechos los que deben enrumbar las acciones.

En el escenario de los riesgos, el 20 de mayo implica un gran peligro para los venezolanos, en primer lugar, la prefabricación de las “presidenciales” permite al régimen maniobrar números que permitan “legitimar” a Maduro. En segundo lugar, porque aún ganando otro candidato el gobierno asegura, vía ANC, TSJ y demás poderes e instituciones secuestradas, la continuidad del castrismo. En tercer lugar, las determinante diplomacia internacional, hoy in crescendo, pudieran verse afectadas, acciones que han puesto a tambalear al régimen, régimen que por sus desaciertos voluntarios e involuntarios es sobredimensionadamente dependiente de “lo de afuera”.

El caso de Alfredo Ramos en Barquisimeto es el mejor ejemplo, era el candidato a la reelección segura por la oposición en esa importante alcaldía, fue depuesto y encarcelado antes de las municipales, al pasar estas, fue liberado, así existen otros ejemplos. Los candidatos presidenciales con mayor opción como Leopoldo López y Capriles fueron anulados de la contienda, igual suerte corrieron organizaciones políticas protagónicas incluyendo la MUD, al final, el gobierno obtuvo unas “presidenciales” con los partidos y candidatos escogidos a la carta.

Las elecciones deben desarrollarse en marco de constitucionalidad aséptica, con condiciones de equidad para los candidatos, partidos y electores, sobre todo, que aseguren el fiel respeto a la voluntad del pueblo. Hoy el régimen no respeta esa voluntad: anula, inventa, atrasa o adelanta elecciones a conveniencia, anuló la Asamblea Nacional, asesinó el revocatorio, atrasó las regionales, las de consejos legislativos, las de concejales, se inventó una constituyente, impone entes paralelos donde pierde gobernaciones y despoja competencias a las alcaldías que gana la oposición.

Opinamos, votar no debe ser un reflejo mecánico, debe ser el ejercicio consciente de un derecho pleno ¿Cómo puede serlo si hoy Venezuela ni siquiera tiene Constitución? por encima de ella se encuentran 547 psuvistas todopoderosos.

@leandrotango



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com