end header begin content

opinión

Enrique Meléndez

La sombra de Raúl Castro

24 abril, 2018

La verdad es que para el resto de los venezolanos, resulta muy vergonzoso el hecho de que Nicolás Maduro se haya presentado en Cuba, para entrevistarse de inmediato con el nuevo jefe del Estado insular Miguel Díaz-Canel, sobre todo, por el rol de dependencia de seguridad, que hay entre Venezuela y su gobierno; que implica un control político, y que es la razón del regalo petrolero que se le hace a dicho gobierno, y el que se cumple, rigurosamente, aun cuando nuestra industria petrolera atraviesa por un declive, que tiene a la opinión pública pasmada, pues ya estamos en un nivel de producción de 1 millón 500 mil barriles, y eso que para la época de la llamada Apertura Petrolera Pdvsa se había propuesto una meta de producción de seis millones de barriles diarios.

He allí lo que implicó el despido de más de veinte mil trabajadores de la industria, y con el perdón de la digresión; en donde Hugo Chávez demostró que para él no tenía sentido la meritocracia, y que actuaba de un modo gárrulo e improvisado. Así pudiéramos señalar que a partir de ese instante comenzó la destrucción de nuestro país, a todos los niveles; pues esa gente que despedía Chávez constituía el núcleo de la élite de la tecnocracia venezolana; tomando en cuenta el nivel científico-técnico al que llegó Pdvsa; aquella Pdvsa que más de un resentido decía que se manejaba con un doble balance financiero, y con este argumento Chávez comenzó a meterle la mano a la empresa con toda la ignorancia del caso; pues hay que admitir que Chávez era de una ignorancia delirante; de modo que al día de hoy, Pdvsa no sólo no tiene aquel pudor de presentar un balance falso a la opinión pública, sino que además no muestra un balance de sus cuentas desde hace varios años.

Que es, además, donde se observa la limitación mental de esa asesoría de seguridad y estabilidad, que nos ofrecen los servicios del gobierno cubano; cuando no le hizo ver a Chávez que, al despedir a la crema y nata de la tecnocracia venezolana de aquella empresa, estaba acabando con nuestra gallina de los huevos de oro, y que es lo que marca el destino pobre y desventurado de este país; pues Cuba no estaba a la altura de las vicisitudes del momento, como para asumir un protectorado, como el que le pidió, precisamente, Chávez a Fidel Castro; una vez que tambalea del poder en aquellos calientes días de 2002, sobre todo, porque la evolución de la modernidad no había llegado a Cuba; en tanto que país que había quedado aislado, en especial, a partir del bloqueo que se le impone; digamos, la evolución que se llevaba a cabo en los procesos de democratización, que se daban en el mundo entero; lo que se conoció como la tercera ola democratizadora; a raíz, en especial, de la caída del Muro de Berlín, y donde se observan casos, como los de los países del Europa del Este, así como los de la América Latina, que transitan hacia la democracia; siendo, precisamente, la excepción China, Corea del Norte y Cuba, y Castro en la isla estaba a punto de admitir una apertura democrática, según se especulaba en el momento; teniendo presente la ruptura de la subvención, que le había llegado de la antigua Unión Soviética desde los días duros de la llamada Guerra Fría, si no hubiese sido por la irrupción al poder de un teniente coronel en nuestra patria, entusiasmado con su persona, y en un momento de desespero le pide que le meta la mano; dada su experiencia en cuestiones de permanencia en el poder; dicho en otros términos, su experiencia de zorro viejo en materia de satrapía.

Que por cierto Kim Il-jong, el tirano de Corea, ha venido a ser el nuevo sustituto de Fidel Castro en el mundo de hoy, sobre todo, en términos de la provocación geopolítica, y la utilización de la estrategia maquiavélica; que el Libertador consideraba, por lo demás, escuela de tiranía; partiendo de la nuclearización de su armamento; que fue lo que pretendió hacer Fidel Castro tan pronto llega al poder, al comienzo de la década de los sesenta, y pacta con los soviéticos; tiempos en que la antigua URSS se propone instalar en Cuba unos misiles con dirección a las principales ciudades de EEUU, y es cuando llega a su punto más álgido el conflicto de la Guerra Fría, y en el que EEUU hace pestañar a la URRS, al obligar a su armada, que venía con las ojivas nucleares hacia Cuba, para terminar de instalar los misiles, a devolverse en medio del Atlántico; sólo que en los intercambios diplomáticos, que siguen a estas acciones, se llega al acuerdo de dejar con vida a Castro, cuyo régimen no dejará de parecerse a esos regímenes burocráticos, que caracterizaron la órbita soviética, y en donde era clave el factor de inteligencia policial, para perseguir a los enemigos políticos, y así contrarrestar cualquier tipo de disidencia.

En efecto, con este Kim Il-jong estamos ante el mismo comediante, como lo fue Castro en aquella época; un hombre que descubrió que su única defensa era desarrollar en su territorio la bomba atómica, y la posibilidad de acabar con cualquier ciudad de los EEUU a partir de un misil computarizado, y que ha sido lo que ha obligado al arrogante presidente de EEUU, el catire Trump, a sentarse en la mesa para entablar un diálogo, y que más de un observador político ha considerado como un triunfo suyo. Por cierto, la tiranía cubana y la norcoreana no dejan de tener su rasgo shakesperiano: hace ya un cierto tiempo que fue asesinado el hermano mayor de Kim Il-jong en un aeropuerto de Malasia, que se presume que fue por órdenes de éste; dado que se trataba de un personaje que se podía volver una amenaza bajo cualquier circunstancia al régimen suyo. Hecho que se parece mucho a la reciente noticia, relativa al suicido del hijo mayor de Fidel; algo que resulta muy sospechoso, teniendo a la vista la amenaza que pudiera representar dicho personaje para la dinastía de Raúl, en especial, y quien pasa a ser una especie de tutor de Díaz-Canel.

[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com