end header begin content

opinión

La crisis y los trabajadores tribunalicios de Barinas

3 marzo, 2018

“Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmenteSócrates

Mucho hablamos de la crisis económica, con los niveles extremos de pobrezas y escasez de productos. Pero pocos conocen, excepto por quienes estamos vinculados con los órganos judiciales de Barinas, lo que viven los trabajadores del Poder Judicial.

Los trabajadores tribunalicios del estado solo ganan en una quincena 160 mil bolívares, “con lo que no alcanzamos a comprar ni siquiera medio cartón de huevos”. Una burla más. El pasado jueves 1º de marzo en la ciudad de Barinas los trabajadores salieron a protestar, alegando que su sueldo no les da ni siquiera para el pasaje y mucho menos para una comida, sueldos de mendigos y que los obligan a andar pidiéndole a los defensores privados que les regalen para un almuerzo o una empanada a cambio de cualquier favor, cuando realmente ese es su trabajo pero que amor con hambre no dura y barriguita llena, corazón contento.

Ese día no hugo despacho pero se recuperó la dignidad de los 400 trabajadores tribunalicios quienes, hartos ya de este patrón hambreador, decidieron dejar de ser cómplices por omisión de la destrucción de su calidad de vida y de su familia. Ese día ellos le han demostrado a los venezolanos que no se puede seguir siendo cómplices silentes del robo agravado de nuestro erario, de nuestra idiosincrasia y peor aun de nuestra dignidad.

Uno de los alguaciles me dijo: “El salario actual no nos alcanza para comer, tampoco para costear medicinas, transporte y menos para tener una calidad de vida. Es por ello que permaneceremos acá, dos días como primera medida y de no ver los resultados esperados, continuaremos firmes en esta acción de calle”, pero eso no lo ve el juez rector, Dr. José Cárdenas Quintero.

Las condiciones laborales dentro de la institución que el mismo dirige, específicamente en el Circuito Judicial Penal del Estado Barinas, donde el agua llega un día sí y otro, no, ocasionando serios inconvenientes a la hora de utilizar los baños. A esto se suman dos horas diarias de racionamiento del servicio eléctrico. Lo más doloroso para que lo sepa todo el mundo es que “…hay una sola impresora para el uso de todo el personal del circuito, incluidos los abogados y jueces, y que los profesionales del derecho deben portar memorias portátiles para poder imprimir las boletas y decisiones en otros sitios porque no pueden hacerlo desde ese lugar, sin contar que tanto los abogados como los familiares deben aportar sus hojas para imprimir porque tampoco hay ese elemento indispensable para el funcionamiento de cualquier oficina pública…”

Nadie puede negar esto que se vive en la aplicación de justicia en Barinas.

Los sistemas de justicia tienen la obligación de difundir la información más importante sobre su administración interna. Relevantes datos financieros, como los presupuestos, las contrataciones y las retribuciones de todos sus funcionarios, tienen que estar disponibles al público. Y esto tampoco lo hace el juez Cárdenas. Como me lo expresó un trabajador: “La actual contratación colectiva fue devorada por los índices inflacionarios y las consecuencias la padecemos todos por igual”, es decir nadie dice nada…”

Hablar de este poder judicial de Barinas nos llevaría al tema de la corrupción, un árbol que se enraíza profundamente en la sociedad que parasita y que junto a las raíces profundas y evidentes va produciendo ramificaciones que se infiltran en todos los ámbitos de la sociedad; que hoy la sienten estos trabajadores tribunalicios que en la mayoría son jóvenes que luchan por un bienestar mejor, por una mejor calidad de vida antes de irse del país, tal y como lo están haciendo y los han hecho millones de venezolanos y miles del estado, por ser Barinas un estado pre fronterizo.

Termino cerrando con Menandro de Atenas: “…El hombre justo no es aquel que no comete ninguna injusticia, si no el que pudiendo ser injusto no quiere serlo…”

Cualquier información o sugerencia por [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web: www.robertveraz.galeon.com Ahora mi columna se traduce en Inglés http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com