end header begin content

opinión

El peligro islámico

10 marzo, 2018

Los radicales islámicos están en Venezuela, la presencia del Hezbollah en nuetro territorio constituye un peligro para todo el continente. Si bien muchos países cierran los ojos, por no considerarse un objetivo del terrorismo islámico radical, otra cosa muy distinta es para nuestros vecinos del Norte.

Desde hace ya un tiempo los EEUU y Canadá investigan el uso de pasaportes venezolanos por radicales y terroristas. Saben que Maduro siendo Ministro de Relaciones Exteriores, en el 2007 por instrucciones de Chávez, se reunió con el líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, lo que fue revelado en el libro “Bumerán Chávez”.

En ese encuentro realizado en Damasco, discutieron el apoyo de Venezuela a la organización armada chiita que consistía en entrega de pasaportes, tráfico de armas y participación en el narcotráfico, todo a través de la ruta aérea Caracas-Damasco-Teherán.

Maduro pretende atemorizar a los EEUU, afirmando que construirá, junto a Turquía, una nueva mezquita en Venezuela, ya que, según él, lo que vio en su pasada visita a Kazajistán y Argelia, “el mundo emergente” sustituirá al “imperio”. De dicha visita que costo miles de dólares, trajo para el país, como un gran logro, que fuéramos admitidos como miembro observador de la Organización Islámica para la Cooperación.

Desde la época del galáctico y ahora con Maduro, la Isla de Margarita se ha convertido en el centro de operaciones de grupos del crimen organizado. La corrupción imperante en Venezuela les permite actuar con total impunidad, lo que no escapa a la observación de las organizaciones internacionales de inteligencia.

Las necesidades que tiene el régimen fallido chavista, facilitan las actuaciones de regímenes que financian estos grupos radicales. Maduro necesita de esos aliados, enemigos de las sociedades libres y democráticas, los que trafican con droga con dos objetivos: conseguir financiamiento y destruir la juventud occidental.

Por eso América y Europa le declara la guerra al terrorismo internacional… para protegerse de ese que, escondido en las sombras, no duda en disparar contra ciudadanos inocentes. La influencia de los extremistas en Venezuela es tal que, han logrado colocar en el puesto de segundo a bordo, a una de sus fichas, Tareck El Aissami, el vicepresidente de Venezuela.

En el 2010 cuando Colombia atrapó al empresario sirio-venezolano Walid Makled, acusado de narcotráfico, este reveló los vínculos del Gobierno y la Fuerza Armada venezolana con el narcotráfico. También hablo sobre los nexos con movimientos terroristas, señalando en una entrevista que ofreció a Univisión: “Hezbollah está en Venezuela. Laboran, hacen dinero que envían al Medio Oriente”.

Los EEUU lo saben. Desde la cancillería Maduro mantuvo un funcionario libano-venezolano en diversos destinos del Medio Oriente, Ghazi Nasr al Din, quien entre otras responsabilidades tenía la de facilitar pasaportes y visados a miembros de Hezbollah, en consecuencia, fue incluido en el 2008 en la lista negra por su auxilio al terrorismo y el FBI lo colocó en la de personas buscadas.

El Gobierno bolivariano y el terrorismo islámico tienen objetivos comunes. Esto habría sido confirmado por el ex embajador iraní en Venezuela, Mohammed Razza Hidari, que en su momento denunció que la administración chavista enviaba a Irán “armas y uranio comprados a organizaciones criminales”. Como contrapartida, “muchos grupos latinoamericanos de Hezbollah llegaban a Irán para adquirir conocimientos”.

Hidari fue embajador de Irán en varios países, entre ellos Georgia y Noruega, donde trabajó para reclutar a científicos nucleares occidentales, prometiéndoles un salario considerable, pero hace dos años, después de ver cómo el régimen reprimía las protestas de la oposición y masacraba a los manifestantes, desertó y se escondió en Oslo.

En el pasado Irán creo un banco en Venezuela El BID, filial del Export Development Bank of Iran (EDBI), registrado en Venezuela como un banco internacional. El chavismo ayudaba de esta manera a Irán, a escapar a las sanciones internacionales que había implantado USA, al Gobierno de Teherán. Estados Unidos investigó las posibles vinculaciones de Irán con bancos de Venezuela, sospechó siempre que el gobierno de Hugo Chávez estaba ayudando al país islámico a evadir las sanciones económicas impuestas por su programa de desarrollo nuclear.

Venezuela se convirtió con el chavismo en una plataforma, útil para la difusión del islamismo radical, en el pasado denuncie el papel determinante que tendría el peruano Edwar Quiroga Vargas, alias Vargas Houssein, quien recorría distintos países de la región, dictando conferencias que combinaban la revolución bolivariana con el islam. Fue fotografiado en numerosas oportunidades junto a los presidentes de Venezuela, Nicaragua (Daniel Ortega), Bolivia (Evo Morales) y Ecuador (Rafael Correa).

A este personaje también se le vio junto Edgardo Rubén Assad, alias Sheij Sahail Assad, responsable de Hezbollah en Latinoamérica y discípulo de Mohsen Rabbani.

Rabbani es un clérigo de Irán y ex agregado cultural en la Argentina. Fue acusado por los atentados terroristas ocurridos en 1992 y 1994 contra la embajada de Israel en Buenos Aires y contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), es bien recibido en Venezuela y en otros países de la región, señalado de reclutar soldados para la revolución islámica; entre los que destacan los hermanos venezolanos Nasr al Din,

La irresponsabilidad de Maduro y sus 40 colegas, no solo ha sido destruir el futuro del pueblo venezolano, sino de también arrástralo a la influencia del islamismo radical, un peligro para la seguridad mundial. De esta manera también es culpable de habernos convertido en un santuario de terroristas.

De la mano del chavismo Venezuela se implica totalmente, recordemos la detención de un activista, cómplice en una conspiración para hacer estallar el aeropuerto de Nueva York mientras esperaba que un avión lo llevara a Venezuela; el decomiso en 2009 por parte de Israel de un cargamento de armas y municiones rusas e iraníes en el barco Francop, que se dirigía al puerto venezolano de Guanta; y la participación de Chávez como anfitrión en una “cumbre de terroristas” en agosto del 2010.

El Nuevo Herald de Miami señaló que, según una fuente de Inteligencia de Caracas, durante su época como diplomático al-Din mantenía “contacto directo” con el actual presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El sustituto de Tarek El Aissami en ONIDEX ahora SAIME, fue denunciado en múltiples ocasiones, por el otorgamiento ilegal de documentación venezolana, a terroristas e individuos pertenecientes al crimen organizado, sin cumplir ninguna clase de requisitos y sin la debida documentación.

El Aissami fue denunciado por el ABC de España, porque en su época de gobernador de Aragua habría gestado reuniones entre Nasr al-Din, y miembros del Cartel de los Soles.

Todo esto es posible porque lo que tenemos gobernando, responde a intereses distintos a los nacionales. A nivel internacional la disyuntiva está entre aceptar el petróleo como chantaje o la salvaguarda de la estabilidad internacional.

El ex Secretario de Estado Roger Noriega ha advertido; “A menos que el gobierno de EEUU reconozca que existe una amenaza y responda con esfuerzos coherentes, nuestra capacidad para proteger nuestros intereses y nuestra patria será gradual y peligrosamente disminuida”.

La relación droga – elementos subversivos – con sus implicaciones en la elaboración de armas nucleares constituye, sin lugar a dudas, una verdadera amenaza.

Ex Cónsul de Venezuela en París
Presidente de Venezuela-Futura, Francia
https://www.facebook.com/groups/181289191975263/
[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com