end header begin content

opinión

Mario Valdez

La transición de 40 años de dictadura a la democracia en España

13 marzo, 2018

Uno de los méritos principales de Adolfo Suárez (había sido vicesecretario general del Movimiento Nacional, alto cargo de participación política en la era del franquismo), fue haberse abocado decisivamente a construir una transición pacífica, democrática, sin sangre, sin mayores traumas, en medio de unas circunstancias económicas políticas difíciles que vivía España después de 40 años de dictadura.

El 3 de julio de 1976, tras la muerte de Francisco Franco, el rey Juan Carlos I, encarga del gobierno a Adolfo Suárez, de 43 años de edad, era un absoluto desconocido para el pueblo español, tenía una misión sentar y establecer las bases jurídicas y políticas del nuevo sistema democrático, necesarias para desmontar las estructuras franquistas y llevar a España a la transición democrática y pacífica, las cuales fueron aprobadas el 15 de diciembre de ese año. El joven político tenía una ventaja, estaba convencido de la transición y conocía el monstruo por dentro. En agosto, comenzó el dialogo con todos los factores, con los falangistas y los perseguidos por el régimen de Franco. Logró aglutinar y reunir un grupo de políticos de su generación que tenían la convicción democrática para dar el paso a la transición. Convenció a los falangistas que eran conversos como era él (recordemos que ejerció varios cargos en la dictadura), a demócrata cristianos, a socialdemócratas, a socialistas, comunistas, liberales, etc. Entre 1976 y 1979, logró desarticular el régimen franquista con la complicidad de las fuerzas antifranquistas como el PSOE con su líder Felipe González y, el Partido Comunista Español con Santiago Carrillo a la cabeza, quien al referirse a Adolfo Suarez, dijo: “es un anticomunista inteligente”. El dictador Franco, se mantuvo 40 años en el poder.

Adolfo Suárez aprobó la Ley de Amnistía de los presos políticos

El 15 de junio de 1977 se celebraron por primera vez en España, las elecciones generales libres y sin trampas, donde salió triunfador Adolfo Sáarez, con su partido político Unión de Centro Democrático (UCD), también fueron electas Las Cortes y convertidas en constituyentes, que aprobaron la Constitución, que el pueblo español refrendó el 6 de diciembre de 1978. Las últimas elecciones se habían realizado en 1936.

El 15 de octubre de 1977, el presidente Suárez, aprobó la Ley de Amnistía que “incluía la amnistía de los presos políticos, así como un amplio espectro de delitos que incluían actos políticos, rebelión, sedición”, otros. Esta Ley fue “puesta en vigor en plena transición a la democracia, su objetivo era eliminar algunos efectos jurídicos que pudieran hacer peligrar la consolidación del nuevo régimen”. Marcelino Camacho diputado comunista consideró la aprobación de la ley “como un milagro”.

“Desmontar el aparato institucional de la dictadura”

El historiador español Santos Julia señala que uno de los hechos más importante del gobierno de Adolfo Suárez hasta la aprobación en diciembre de 1978, de la Constitución Nacional de España, radicó en “Desmontar el aparato institucional de la dictadura”. Es importante destacar que Suárez, formaba parte del propio “Movimiento”, del propio sistema de gobierno, conocía el monstruo por dentro, sabía dónde y con quien dar las puntadas, es así, como procede con el desmantelamiento de las Cortes franquistas, los sindicatos verticales, el Tribunal de Orden Público (hoy la Audiencia Nacional), el Movimiento Nacional. Para desmontar todo ese entramado y sacar adelante el proceso constituyente tuvo que hacer alianzas y acuerdos necesarios con las Fuerzas Armadas, jugar duro a la política y hacer acuerdos con los distintos partidos y personalidades tanto del gobierno y de la oposición, con el Partido Comunista Español. Por eso es que los creen que los cambios políticos se pueden realizar sin conversar y sin llegar a acuerdos con los oponentes o adversarios políticos, están equivocados, lo que hacen es empujar al país o movimientos que dicen representar al abismo a la guerra. Es necesario revisar la historia, ya que ella está llena de los mismos episodios.

Torcuato Fernández Miranda, presidente de las Cortes franquistas, fue uno de los grandes aliados que tuvo Adolfo Suárez, con su ayuda logró la autoliquidación de las Cortes franquistas, con el planteamiento de que era posible una Transición “de la Ley a la Ley”. Cuando se aprobó la constituyente, las palabras de Torcuato Fernández Miranda, al referirse a Adolfo Suarez y su empeño político, dijo: “del franquismo a la democracia y convencer de ello, con hechos y palabras, a muchos de los que inicialmente consideraron una quimera la posibilidad de una reforma plenamente democratizadora”. También fue clave en la Transición la participación del Teniente General Manuel Gutiérrez Mellado, que fue el encargado de tranquilizar y controlar a las altas esferas militares que habían participado en la Guerra Civil y en el franquista.

Semblanza de Adolfo Suárez

Adolfo Suárez, nació el 25 de septiembre de 1932, en la localidad de Cebreros, situado en la provincia de Ávila, que forma parte de la comunidad autónoma de Castilla y León, España. Fue el primogénito de cinco hermanos, su padre Hipólito Suárez Guerra, su madre Herminia González Prados, sus padres fueron republicanos, su infancia y adolescencia fue dura con muchas dificultades económicas como la de la mayoría de los nacidos durante la Guerra Civil Española. Se licenció en derecho en la Universidad de Salamanca y se graduó de Doctor en la Universidad Complutense de Madrid. En 1961, contrajo matrimonio con Amparo Illana, tuvieron cinco hijos (Marian, Adolfo, Javier, Sonsoles y Laura). Suárez fue el primer presidente de la transición española entre 1976 y 1981. El 3 de marzo de 1979 se realizaron las segundas elecciones generales que fueron ganadas por el líder Suárez, quien se alzó con el triunfo. En 1980 el PSOE presentó una moción de censura contra el presidente Suárez, que fue derrotada, pero su imagen quedó deteriorada, ya era evidente el distanciamiento con el Monarca y las luchas internas del partido ya no le daban el respaldo necesario. El 29 de enero de 1981 renunció irrevocablemente al gobierno de España y a su partido político. En julio de 2008, el Rey Juan Carlos le otorgó el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, esa es la orden dinástica de mayor prestigio del mundo, en un acto privado con la Reina. La fotografía de Adolfo Suárez y el Rey Juan Carlos le dio la vuelta al planeta y fue galardonada con el premio Ortega y Gasset. Falleció el 17 de mayo de 2014.

[email protected]
@marioevaldez



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com