end header begin content

nacionales, titulares

Especial ND: Para la CIDH, es peligroso defender los derechos humanos en Venezuela

12 marzo, 2018

Juan Francisco Alonso / 12 mar 2018.- Denunciar una violación a los Derechos Humanos, acompañar a una víctima a conseguir justicia o simplemente informar sobre cuáles son esas garantías de las que gozan los ciudadanos por el simple hecho de nacer puede costarle la tranquilidad e incluso la vida a la persona que opte por esta profesión en ciertos países de América Latina, incluyendo Venezuela.

Al menos esto es lo que se desprende del informe Hacia una política integral de protección de personas defensoras de Derechos Humanos, publicado el viernes 9 de marzo por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y en el cual el organismo coloca al país en la misma lista que Cuba, Colombia, Honduras, Guatemala, República Dominicana y México, por ser aquellos donde la tarea de los defensores de las garantías fundamentales “se ha convertido en una tarea extremadamente peligrosa”.

Lea más: Carlos Tablante: El gran saqueo y la violación de Derechos Humanos
Lea más:  Informe anual 2018 de HRW: Venezuela vive su peor situación de Derechos Humanos

“Los niveles de violencia contra las personas que defienden los Derechos Humanos en nuestra región son alarmantes, y las tasas de impunidad para este tipo de crímenes son muy altas. El centro de la preocupación de la CIDH son las muertes violentas de personas defensoras, la impunidad en la que suelen quedar estos crímenes, y la situación de desprotección en que quedan todas las personas y grupos por quienes el defensor o la defensora trabajaba. Esto hace indispensable y urgente que los Estados adopten medidas efectivas para poner fin a esta situación”, afirmó la presidenta del organismo, Margarette Macaulay, al presentar el reporte.

En el documento, donde se insta a los Estados a garantizarle a los defensores la posibilidad de ejercer su labor y a implementar medidas para protegerlos ante cualquier amenaza, se recuerda que desde 2009 las autoridades venezolanas vienen criminalizando a este colectivo y acusándolo de incurrir en delitos como “traición a la patria” o “desestabilización” por acudir a instancias internacionales a denunciar abusos y excesos, al tiempo que han impulsado medidas para restringirles la posibilidad de recibir financiamiento internacional.

Cabello, la principal amenaza

La Vicaría Apostólica de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas, organización nacida tras los sucesos del 27 de febrero de 1989 para acompañar a los afectados, en los últimos años ha venido haciéndole seguimiento al entorno en el cual los activistas pro garantías fundamentales vienen haciendo su trabajo y ha observado un agravamiento de la situación. En 2016 la agrupación contabilizó 44 ataques contra organizaciones de Derechos Humanos o sus integrantes, de las cuales 42 fueron campañas de desprestigio y dos ataques físicos.

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el constituyente Diosdado Cabello, fue el principal responsable de esas campañas al encabezar 38 a través del programa Con el mazo dando que conduce por la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), el Foro Penal Venezolano, Espacio Público o el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social fueron los blancos preferidos de Cabello al arremeter contra organizaciones, mientras que Marco Antonio Ponce, del Observatorio de Conflictividad, Alfredo Romero del Foro o Marino Alvarado de Provea lo fueron a la hora de personalizar sus ataques.

La situación en 2017 se mantuvo. Así hasta junio la Vicaría había contabilizado 18 ataques, de los cuales 16 habían sido realizados por el constituyente.

Aunque a primera vista parece que la situación no es tan grave como la de Colombia, México o países centroamericanos desde la agrupación recordaron que entre 1997 y 2007 contabilizaron 72 asesinatos de activistas de Derechos Humanos en Venezuela. De acuerdo a los estándares internacionales defensores de los Derechos Humanos son también los sindicalistas y periodistas.

¿Por qué de esta situación? “Los defensores de Derechos Humanos son los que están colocando el tema de la crisis venezolana ante organismos internacionales”, fue la razón que dio José Gregorio Guarenas, coordinador de la Vicaría, quien negó que busquen desestabilizar la democracia sino, por el contrario, mejorarla.

Para sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de la tarea que desempeñaban, en especial en el actual contexto que vive Venezuela, la organización realizó la campaña “Yo defiendo”, mediante dos cortometrajes que están siendo difundidos a través de Youtube y otras redes sociales:



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com