end header begin content

entrevistas, política, titulares

(Especial ND) John Magdaleno: 132 transiciones exitosas incluyeron negociación y votos

14 marzo, 2018

Enrique Meléndez / 14 mar 2018.- El politólogo John Magdaleno presentó la semana pasada las conclusiones de un estudio, realizado junto a un grupo de politólogos, sobre transiciones hacia la democracia en el siglo XX, y donde se concluye que ha habido 132 casos exitosos de transición.

“Transiciones que se han producido por el colapso del régimen autoritario; transiciones que se han producido por la vía de las negociaciones; transiciones en las que interviene la variable internacional”, dijo durante su participación en el foro organizado por la firma Aristimuño, Herrera y Asociados.

“Así que tenemos un primer aprendizaje: al margen de que no haya habido resultados satisfactorios en las negociaciones, la oposición estaba forzada a explorar el camino de las negociaciones. Es más, voy a agregar algo: estaba forzada a intentarlo si se quiere que la transición ocurra sin los menores costos económicos, sociales, psicosociales y políticos”.

Para Magdaleno, la segunda gran lección que se tiene de los estudios de transiciones democráticas es que los procesos de hiperinflación motivan cambios de gobierno; como una tercera lección es que las dictaduras, al contrario de lo que se tiene entendido, sí salen con votos democráticos. Dijo, además, que las protestas no constituyen el disparador final de la transición; de modo que el año pasado se incurrió en este error de cálculo, y que, en último término, viene a ser un elemento que contribuye en la medida en que facilita el resquebrajamiento de la coalición dominante.

Hizo ver que aquellos casos en los que se había logrado una transición hacia la democracia por la vía de las elecciones las condiciones electorales eran totalmente ventajosas para la entonces coalición dominante, lo que lo llevó a concluir que no se puede procurar la restitución en forma total e inmediata de las garantías cívicas durante un régimen autoritario, y se burló de aquella gente que, deseando que las cosas cambien de inmediato, apelan al hecho de que aquí lo que falta es coraje.

“De modo que una oposición en procesos de transición hacia la democracia tiene que jugar, simultáneamente en varios tableros; pues hay que generar presiones cada vez más relevantes sobre el régimen autoritario. Eso significa que usted que plantearse una simultánea de ajedrez”.

En todo caso, Magdaleno admitió que las elecciones sí pudieran convertirse en el detonante mayor en un proceso de transición sea que la oposición decida o no participar en las mismas, y al retomar la metáfora de la simultánea de ajedrez dijo que aquí había se combatía con doce tableros: opinión pública nacional, movilización social, opinión pública internacional, organismos multilaterales, presidencias y parlamentos de otros países, conversaciones entre los empresarios de la coalición dominante.

“La Iglesia juega un papel muy importante en los procesos de transición; del mismo modo que usted debería lograr neutralidad estratégica de los militares”.

Henri Falcón

En el décimo tablero Magdaleno colocó el tema de la participación o no en los procesos electorales, y pintó la situación y en cuyo escenario no sólo es que la MUD no tiene candidato, sino que además no le ha dado el apoyo a Henri Falcón; cuando, por lo demás, lo que están arrojando las encuestas es que “un 31,5% dijo estar muy dispuesto a participar en estas elecciones del mes de mayo frente a un 31,8% dijo estar dispuesto; lo que da un 63%; sólo que advirtió que se ha revelado que la mayor parte de estos individuos a última hora no van a votar”.

A lo que habría que agregar el hecho de que en esas cifras se deduce que hay un 37% de abstención, y que es lo que problematiza la situación para la oposición; que es a la que afecta sensiblemente la decisión de participar o no. En estos términos se preguntó: “¿habría eventualmente potencial para ganar una elección? Habría; por lo menos para dar una pelea, pero si usted es de que los que piensan que estamos frente a un régimen autoritario tiene que pasearse por el escenario de que la van a hacer fraude. Eso es un recurso típico de los regímenes autoritarios”.

Advirtió que, si no obstante, hay un amplio margen de unos quince puntos de diferencia entre el candidato oficial y el de la oposición, entonces se pudiera participar en el evento, y, por lo menos, convertir la elección en un hito para producir una crisis política mayor, y a continuación se refirió a los posibles escenarios que se pudieran plantear, siendo el escenario ideal aquél en que se produce una fractura en la coalición dominante con una apertura hacia un proceso de democratización, y justamente, dejó el aire la pregunta de si Henri Falcón pudiera garantizar tal fractura en la coalición dominante.

Coalición dominante

Magdaleno agregó que la “situación límite” que vive el país puede presionar sobre la coalición dominante que podría llegar a la conclusión de que el presidente Maduro es prescindible en la medida en que no garantiza la estabilidad del régimen político chavista si continúa este desempeño económico, social y político”

Contexto económico y social

Arrancó su conferencia colocando como contexto que nos encontramos en una situación hiperinflacionaria desde el mes de noviembre y que no parece que vaya a retroceder, inclusive con las elecciones presidenciales pautadas para mayo.

“La agudización de la crisis económica conduce, inevitablemente, a una mayor tensión y conflictividad social. Este es el segundo componente muy importante que va a estar presente en la política venezolana este año, y que tiene una traducción muy concreta: una caída del ingreso real que se refleja en el cortísimo plazo en un incremento muy significativo de los niveles de pobreza”.

Seguidamente, precisó que las protestas se han incrementado desde el 2017; y ya se extienden a todo el territorio nacional; además de los saqueos o intentos de saqueo.

“No es cierta la conjetura según la cual en Venezuela no está pasando nada; incluso, en un clima de hiperinflación y de recesión. (…) Lo que nos comunican las datas de medición de protestas es que a medida que se agudiza la crisis económica, los niveles de tensión, de malestar, conflictividad social también se incrementan. Esto no tiene una traducción rápida, mecánica, en términos de cambio político. Pero sí van socavando las bases de respaldo de las principales instituciones públicas”.

Agregó que está demostrado que entre la caída de las importaciones y el aumento de la conflictividad social hay una correlación, y en este punto se preguntó que qué se podría esperar al respecto este año cuando las proyecciones económicas estiman que sólo se van a destinar 9 mil millones de dólares a la importación y de los cuales una gran parte será para pagar las importaciones de crudo liviano, que se llevan a cabo desde los Estados Unidos; de modo que muy poco será lo que se destine para las necesidades básicas de los venezolanos.

“Lo más seguro es que se siga incrementando el malestar, y algunos estudios vienen registrando algunas emociones dominantes que caracterizan el estado de ánimo: tristeza, rabia, decepción, frustración, temor. Los psicólogos sociales dicen que la rabia y la frustración son movilizadoras de acciones colectivas; que la tristeza, la decepción y el temor, por el contrario, son desmovilizadoras”.

A ese respecto, Magdaleno consideró que aquí había suficientes elementos como para pensar que este año pudiera producirse nuevos episodios de desmovilización, y que frente a la agudización de la crisis económica y el aumento de la conflictividad social, la respuesta del gobierno ha sido la de consolidar una hegemonía con el apoyo de todos los; así como la creación de una Asamblea Nacional Constituyente que se arroga un carácter supraconstitucional y que ha dado pie para el incremento de las presiones internacionales.

Magdaleno citó varios autores, a propósito de la calificación del régimen que rige hoy en Venezuela e hizo ver que estamos ante un autoritarismo. “Si Venezuela tiene un régimen autoritario, ¿cuál es el principal desafío que hay? El principal desafío es que los procedimientos efectivos, las reglas y el cumplimiento de garantías constitucionales están en manos de los gobernantes autoritarios. Ese es el principal”.

Concluyó en esta parte de que hay que convencerse de que un régimen autoritario no va a restituir las garantías, que han sido violadas; que no se puede esperar en buena lógica un tratamiento con guantes de seda democrático por parte de un régimen autoritario; sólo que, a su juicio, hay que plantearse las condiciones para que se produzca un quiebre en la hegemonía autoritarista, y se dé paso a una transición hacia la democracia.

Se paseó por las opciones que tiene un régimen autoritario para manipular las reglas de juego electorales; como se observa en nuestro caso. Tal es el grado de ventajismo que llega un momento en que los partidos opositores dicen que no pueden participar, “porque las probabilidades de que pierda cada vez son más elevadas, y si usted pierde participando, está legitimando las reglas de juego”.

“Una transición hacia la democracia se inicia cuando los gobernantes autoritarios deciden restituir las garantías, que han sido violadas, y la forma de obligarlos es formulándole crecientes costos políticos y amenazas al régimen”.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com