end header begin content

nacionales, titulares

Especial ND: La calle confirma a Encovi, Barrio Adentro ya no cuenta para la ciudadanía

9 marzo, 2018

Julio Materano / 9 mar 2018.- Barrio Adentro, la misión que por mucho tiempo fue el proyecto bandera del chavismo, chasquea las secuelas de la crisis. El programa enarbolado en 2003 por la Misión Médica Cubana para brindar atención primaria a familias pobres está tan desvalido como sus pacientes.

Sus médicos cuelgan las batas y los módulos enfrentan problemas de infraestructura, se quedan huérfanos, sin personal de turno. La salud de la red preventiva se desploma casi a la misma velocidad con la que recaen los más de 300 mil pacientes crónicos que hay en el país, según Codevida.

Lea más: Encovi 2017: La dieta de los venezolanos consiste en arroz con yuca

La reciente medición en torno al programa, plasmada en el capítulo sobre Pobreza de la Encuesta Condiciones de Vida 2017, contrasta con el pronóstico oficial y delinea con cifras en negativo el verdadero radio de alcance de una misión que, según el presidente Nicolás Maduro, ha dispensado más de 731 millones de consultas médicas y suma un récord de 19,5 millones de venezolanos atendidos gratuitamente.

Barrio Adentro

Cifras extraoficiales ubican en más de 80% la cantidad de módulos de Barrio Adentro cerrados.

En 2017, la red de atención primaria, que articula 13.496 establecimientos de salud en el territorio, atendió menos de 200 mil pacientes versus 1,8 millones en 2016, precisa el estudio divulgado recientemente por las universidades Central de Venezuela, Católica Andrés Bello y Simón Bolívar. Su impacto va en notable descenso si se compara con el alcance que tenía en 2015, cuando fueron atendidos 2,6 millones de habitantes, señala Encovi.

A juzgar por la disparidad entre las cifras oficiales y los resultados arrojados por la academia, el estudio deja al descubierto las artimañas de un gobierno que abulta los resultados de una misión que tiene más detractores que beneficiarios, y cuyo rendimiento solo se presenta en cifras gordas.

A propósito de la ponderación del programa, la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional sostienen que las asignaciones presupuestarias a Barrio Adentro se han multiplicado.

El programa, que recibe recursos del Ministerio de Salud y del Despacho de la Presidencia, pasó de manejar 841,5 millones de bolívares en 2010, a 57.390 millones de bolívares en 2017, lo cual se traduce en un incremento de más 6.700%.

Pero la misión, que ha sido promocionada como un modelo exitoso de salud, flaquea conforme se arraiga la recesión económica; un fenómeno detonado por la caída de los precios del petróleo y que en su discurso político Gobierno atribuye al supuesto “bloqueo financiero y criminal de Estados Unidos”, según declaró este miércoles la directora del Despacho de Ministerio de Salud, Indhriana Parada.

Hoy el costo económico del plan continúa desangrando a la nación. Diariamente Venezuela manda 100 mil barriles de crudo a La Habana, más una serie de compensaciones, según la Subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional.

No en vano, en octubre de 2015, el idilio de Chávez, que para entonces había practicado casi 1,9 millones de intervenciones quirúrgicas, según cálculos oficiales, fue objeto de cambios.

En un intento afanoso por sacar a flote la misión, que lucía los arañazos de la crisis, Nicolás Maduro oficializó su relanzamiento en el Teatro Teresa Carreño. Fue, si se quiere, una novedad anunciada en el marco de los 15 años del Convenio Cuba-Venezuela, que aspiraba expandir su cobertura. Era la primera vez que se sacudía la misión después de la muerte de Chávez.

Entre otros aspectos, el anuncio pretendía remozar su infraestructura, incrementar el recurso humano y su presupuesto para salvaguardar el programa que popularizó al Gobierno y que tenía una cobertura de 70%, según el entonces ministro de Salud, Henry Ventura.

Módulos abandonados

José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad, asegura que las cosas no están nada bien en Barrio Adentro: menos del 20% de sus servicios están operativos. “Todas las enfermedades que pueden ser prevenidas a través de vacunas van en retroceso (…) es patente el fracaso cuando uno analiza los indicadores duros de epidemiología”, declara Oletta, en un momento en el que el Gobierno resuella la remodelación de los consultorios octogonales.

Lea más: Antonieta Caporale: 80% de la población es atendida en módulos de Barrio Adentro

Las cifras oficiales que resumen el rendimiento de Barrio Adentro son grandilocuentes y ciernen sobre la escena social un modelo que en realidad es una ideal del chavismo, una ficción, advierten críticos.

Cálculos extraoficiales, aportados por la Subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional (AN), reportan un cierre técnico de 80% de los módulos. Y el déficit de médicos compite con la falta de insumos y medicamentos. De cinco módulos visitados en las parroquias El Valle y Coche solo uno funciona y lo hace en horario de oficina. Uno de ellos, ubicado en las adyacencias de La Rinconada, es refugio de indigentes.

“Si uno se siente mal tiene que correr obligatoriamente a una clínica porque no hay nada en los hospitales y Barrio Adentro está el piso”, suelta Mariela Morales, una septuagenaria de Coche.

El cierre técnico de la misión deja a los pacientes sin alternativas en un contexto sanitario en el que la organización Médicos Unidos por Venezuela denuncia un desabastecimiento de insumos que alcanza 90% en el área hospitalaria. 94% de los centros perdió capacidad para realizar tomografías y solo uno de cada 10 hospitales dispone de Rayos X, destaca la Encuesta Nacional de Hospitales 2017.

El estudio completa un panorama lúgubre en el área de laboratorios donde fallan 97% de los reactivos y 51% de los pabellones están fuera de servicio.

En 2015, año en el que el Gobierno anunció el lanzamiento del plan de cobertura al 100%, los consultorios de atención primaria pasaron de 6.712 a 7.287, lo que se traduce en un incremento de 8%, según cifras de la Memoria y cuenta del Ministerio de Salud. Ese año la misión absorbió 4.724 módulos de la red tradicional. Con un cúmulo de 12.011 dispensarios en su haber, el Ejecutivo pretendía dar un nuevo paso para consolidar la denominada Red de Atención Comunal de Salud.

Pero la medida, que fue publicada en la Gaceta Oficial 422.726, dista de la realidad: no hay medicamentos, trastabilla la atención preventiva en el área de la salud sexual y reproductiva.

En Venezuela, según Encovi, cada año más de 25.000 mujeres no se controlan su embarazo y los programas ampliados de inmunización son todavía una gran deuda. Se trata de un objetivo establecido en el Plan Nacional de Salud 2014-2019, que se atenúa con la crisis sanitaria.

“Del seguimiento histórico de las misiones se puede concluir que no existe una política pública coherente y planificada a mediano y largo plazo, sino que son un instrumento de acción política directa que se adapta a los objetivos puntuales del Ejecutivo en cierto periodo de tiempo”, destaca Transparencia Venezuela en su informe Comenzamos mal. Presupuesto 2017 secreto.

Solo en el ejercicio fiscal 2017, Barrio Adentro recibió 57.390 millones de bolívares versus 27.532 millones en 2016. Sin embargo, el Ministerio de salud aduce el déficit presupuestario como principal obstáculo para el funcionamiento de los centros. Desde su creación en 2003, según el Observatorio Venezolano de Salud, el Estado ha invertido cerca de 38 mil millones de dólares en esta misión.

Sin seguro médico

Andrés Bustamante, médico epidemiólogo del Instituto Nacional de Higiene, señala que Barrio Adentro tampoco ha logrado cumplir su objetivo fundamental: aliviar la carga de los 241 hospitales del país.

El drama sanitario se profundiza en un año en el que Codivida, la alianza por la salud que agrupa una veintena de organizaciones, denuncia el cierre técnico de los servicios de diálisis, una coyuntura que afecta a más de 16 mil pacientes con insuficiencia renal crónica.

Al panorama nacional se le suma el déficit de inmunosupresores para más de 3.500 trasplantados y de antirretrovirales que requieren al menos 77 mil venezolanos infectados con VIH. La misión cobra urgencia en un contexto en el que 68% de la población, 5% más que el año anterior, está sin seguro de atención médica, advierte el capítulo sobre Salud de la Encuesta Condiciones de Vida Venezuela 2017.

En marzo de 2016, dos meses después de que la Asamblea Nacional declarara la crisis humanitaria y un año luego de que el chavismo anunciara el relanzamiento de Barrio Adentro, el director de Salud del Distrito Capital, Earle Siso, respondía a las denuncias contra la misión con una propuesta ambiciosa que apuntaba a la creación del Sistema Único Público de Salud: esta vez el despacho sanitario nacional asumiría los más de 13.496 módulos de la Misión Médica Cubana y Barrio Adentro solo sería usado como una herramienta financiera, según explicó Siso.

El replanteamiento de la atención precisaba al Ejecutivo a revisar los recursos asignados a una cartera que en 2016 recibió 86.710.422.996 bolívares, 40,7% menos que el monto asignado en 2015, según el Presupuesto de la Nación.

Contra todo pronóstico, en diciembre de 2016, cuando el gobierno ovacionaba de pie sus 17 años en el poder, el chavismo se anotaba un incremento de 333% de los módulos de salud y más de 1,4 millones de vidas salvadas. Ese año 5.016 Médicos Integrales Comunitarios se incorporan al Plan Barrio Adentro 100% Cobertura. Y para presumir de un sistema maltrecho, al margen de la red hospitalaria tradicional, Maduro también anunció una alianza entre 0800-SaludYa, Barrio Adentro 100% y los Comité Locales de Abastecimiento y Producción.

Pero las maniobras para reanimar el programa no terminan ahí, el 10 de marzo de 2017, Día del Médico, el presidente Nicolás Maduro empeñó su palabra nuevamente, desde el Teresa Carreño, y aseguró que Barrio Adentro 100% llegaría a todo el territorio.

El diputado José Manuel Olivares, de la Subcomisión de Salud de la AN, tilda de “estafa” el programa. Ya en 2009, destaca el Observatorio Venezolano de la Salud, el propio presidente Hugo Chávez reconoció que Barrio Adentro no cubría las expectativas. Y admitió públicamente que 2.000 módulos, de 6.000 que había en ese año, estaban inoperativos.

Olivares expone que buena parte de los galenos de la Misión Médica Cubana han desertado a Estados Unidos, lo cual se traduce en el abandono de un plan que pretendía garantizar atención las 24 horas del día, en cada comunidad.

Las cifras de la Memoria y Cuenta 2015, el último documento público que resume el alcance de Barrio Adentro, precisa una atención de 86% de la población, lo que es igual a decir que ese año 26.578.511 venezolanos acudieron a sus distintos centros. En ese período, asegura el Ministerio de Salud, se realizaron 75.438.371 consultas en los consultorios populares y 11.559.658 en los CDI. Pero el amasijo de números no tiene asidero.



Etiquetas: |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com