end header begin content

opinión

¿Gobernador? ¿O puro adorno?

7 diciembre, 2017

Ya lo hemos dicho y expresado varias veces, que el general pollero, quien funge de gobernador del estado Vargas, tiene algunas frustraciones en su vida que posiblemente no le dejan conciliar sus sueños húmedos, escogió la carrera de las armas y luego descubrió lo lucrativo del comercio.

Desde que asumió la gobernación de Vargas, el citado general entendió la importancia del legado perejimenista, de hacer obras con concreto, tangibles que cambien el determinismo geográfico como el terminal de pasajeros en Catia La Mar, o el de La Guayra, ya que el cemento permite cobrar grandes comisiones, para darse la gran vida en destinos turísticos como Dubái.

Como el estado Vargas tiene una sola vía principal, la viveza de este funcionario y de su familia se agudizo y decidieron en primera instancia construir unas jardineras de piedra muy barrocas, horripilantes, revistiéndolas con piedras extraídas del mar, pero con un cemento tan malo, que dichas piedras se caen al poco tiempo de colocarlas y entonces vemos a trabajadores en diversos camiones de estacas, constantemente recoger dichas piedras para reponerlas nuevamente. Un espacio tétrico de dichas jardineras está ubicado frente a una nueva dependencia del estamento de la Peste militar, en La Guayra, conocido como el Zodi, el cual usurpo militarmente espacios para el transito normal de la ciudadanía en ese sector guayreño.

Estas jardineras han sido un negocio redondo, ya que aparte de la reposicion de las piedras, los chaguaramos y palmas colocadas, por la falta de mantenimiento se secan y ahí nuevamente entra en acción el negocio familiar reponiendo nuevamente las plantas. Esta situación se repite a todo lo largo de las avenidas Soublette, El Ejercito, Intercomunal de Macuto, Caraballeda, Naiguata y pare usted de contar, resultando este ejercicio un cuento de nunca acabar.

Mientras tanto, el Casco Histórico de La Guayra, con 17 monumentos históricos nacionales y patrimoniales, está en un completo estado de ruindad. Basta caminar en los espacios de La Calle Bolivar de La Guayra, específicamente en el tramo en el cual están ubicadas la Casa Guipuzcoana, despacho del gobernador y la sede de La Alcaldía de Vargas, la Plaza Vargas de La Guayra y seguir hasta Pachano, para observar el interés, amor y apego por estos militares, en el mantenimiento y preservación de ese casco histórico. Lo que se percibe es el desprecio de los mismos por un espacio con una morfología urbana, que sería la envidia para otros funcionarios, por tener que cuidar y conservar un área tan pequeña y llena de tan rica historia pre independentista para Venezuela.

Estos despreciables militares, en funciones como gobernantes, hasta ahora, no han logrado solucionar un problema en materia de servicio público en nuestra región, la cual está convertida en un latrocinio, por tener todas sus espacios, sean estos calles, avenidas, plazas parques llenos de basura y desbordadas de aguas negras, debido a que tienen un afán por competir con quien fungía como Alcalde de Caracas, para demostrar quién era el más inepto en sus funciones y por embadurnar mas a la ciudad.

Hay algo que no se puede desmeritar, y es que son buenos como comerciantes y extorsionadores. Ambos tienen un equipo de personal subalterno, dedicado a la extorsión y matraca, azotando a todos los comerciantes, imponiendo las coimas y mordidas a quienes tienen que regularizar papeles, o para abrir nuevas industrias. Dichas coimas y mordidas se fijan en dólares, nada de bolívar porque este está muy devaluado.

A la par de esto, el elemento publicitario también es recurso importante, deja ganancias y muestra el elemento ideológico de la revolución, al exorcizar el culto a la personalidad que se tiene hacia el intergaláctico, en el cual se cuelan ambos personajes. No hay plazas, pasarelas o espacios públicos en los cuales no se muestre una valla de estos depredadores de la res publica, dándose el caso que con la crisis del transporte, ocasionada por la compra de centenares de autobuses chinos Yutong, los cuales están en la morgue de Camurí Chico, la alcaldía y gobernación, están utilizando camiones de estacas con afiches del candidato a la alcaldía por el partido de gobierno, para demostrarle al pueblo lo eficiente que son y que de ganar el, este será el transporte que utilizaran los varguenses a partir de ahora.

Es decir estos personajes son muy buenos para adornar y crear un sentimiento ficticio de que trabajan por el beneficio del pueblo, lamentablemente el pueblo de Vargas no ve mejoría en los servicios, los centros dispensadores de salud , como el seguro de la Guayra, La Maternidad de Macuto y el Periférico de Pariata, no funcionan y este último tiene la morgue dañada desde hace meses, las oficinas públicas no tienen ni agua para que los funcionarios sacien su sed, menos papelería para los oficios y el gobernador indolente e indiferente, gasta los recursos obtenidos en las canteras por la extracción de mármoles y granitos en adornos a lo largo de las avenidas ya nombradas.

Como dijimos al principio esa frustración de militar ha sido muy bien compensada con esos cargos de gobernador y alcalde, en especial el gobernador quien asumió todas las competencias de la alcaldía y cobra y se da el vuelto, ya que desde que asumió el poder no ha logrado incrementar ni siquiera un litro de agua a las redes existentes, pero ahora está construyendo un estadio, el cual iba a ser inaugurado en el 2013, pero los recursos asignados se han topado con el mar de los sargazos, demorando su construcción sin ninguna explicación y también está construyendo una cinta costera entre La Guayra y Macuto, la cual no tiene ninguna explicación lógica ante tanta necesidad que tienen los varguenses en materia de servicios públicos.

Pero asi son los déspotas, actúan en función de sus propios intereses y el negocio es negocio. Qué importa que el varguense se tenga que desplazar hacia su fuente de trabajo como borregos o que vayan a la sanidad y no hay vacunas para los recién nacidos, si hay una abultada comisión por hacer obras ornamentales que permiten demostrar que los adornos sirven para distraer y hacer reír a la gente y asi se olvidan de sus problemas fundamentales, mientras hacen la cola para adquirir sus alimentos o esperar la atención médica, o el camión para su traslado a su casa o centro de trabajo.

Esto puede empezar a cambiar si el 10 de diciembre acudimos a cumplir con el deber de votar y escogemos como alcaldes a personas que se preocupen y ocupen de trabajar por los varguenses y venezolanos sin distingos de clases, deslastrándose del plan de la patria, el cual hasta ahora solo ha servido para que los militares roben a manos llenas sin ningún control y para arruinar al país.

En el Municipio Vargas, el candidato unitario de la oposición se llama Pablo Da Silva y es respaldado por Copei, el Mas y Avanzada Progresista. Esa es nuestra opción por la cual vamos a votar

Historiador



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com