end header begin content

opinión

Sergio Arancibia

El comercio con Estados Unidos

30 noviembre, 2017

La cantidad de importaciones y exportaciones realizadas entre Estados Unidos y Venezuela no está tan mal. Si uno se basara en la cantidad de improperios y acusaciones que uno y otro gobierno se lanzan periódicamente casi debería llegar a la conclusión de que ambos países suman, a las malas relaciones políticas y diplomáticas, una pésima relación económica. Pero en realidad las cosas no son así.

Estados Unidos sigue siendo el primer socio comercial de Venezuela desde el punto de vista tanto del destino de sus exportaciones como desde el punto de vista del origen de sus importaciones. En los nueve meses transcurridos del año 2017 las exportaciones a Estados Unidos han aumentado con relación al mismo período del año anterior, pasando de 8.172 millones de dólares a 10.076 millones de dólares. Por el lado de las importaciones se ha pasado de 4.003 millones de dólares a 3.177 millones de dólares. La balanza comercial es, por lo tanto, claramente favorable a Venezuela.

De acuerdo a los datos del 2017, del total de lo exportado hacia Estados Unidos, en los nueve primeros meses, el 94.7 % es petróleo o sus derivados, seguido del aluminio y sus manufacturas y del metanol que es un producto de la industria petroquímica. Por el lado de las importaciones venezolanas hay más diversidad, aun cuando el 44 % están también constituidas por petróleo y sus derivados.

Las decisiones de Estadios Unidos en términos de prohibir ciertas operaciones comerciales y financieras con Venezuela no parecen, por lo tanto, haber tenido resultados inmediatos y catastróficos. Han tenido, seguramente, algún impacto en términos de limitar créditos, imponer períodos más cortos en los mismos y/o imponer el uso de efectivo en las operaciones correspondientes, con lo cual se ha afectado el flujo de caja de los agentes económicos ligados a ese comercio.

Pero más allá de los aspectos cuantitativos ligados al comercio venezolano norteamericano es propicia la ocasión para visualizar los aspectos cualitativos que caracterizan las exportaciones venezolanas hacia su principal socio comercial. Ya dijimos que el petróleo y sus derivados – capítulo 27 del arancel, – dan cuenta del 94.7 % de dichas exportaciones. A eso hay que agregar un 1.7 % de aluminio y sus manifacturas y un 1.3 % de metanol. Con esos productos se llega casi al 98 % de las exportaciones venezolanas a Estados Unidos. Como es fácil visualizar se trata fundamentalmente de commodities con escaso grado de valor agregado.

Esa situación cualitativa debería ser objeto de preocupación estratégica por parte de no solo de nuestros gobernantes, sino de todos los agentes empresariales y políticos, para generar una política de estado en materia de exportaciones no petroleras. Superar el rentismo petrolero no puede ser una frase vacía, apta para rellenar discursos, sino que tiene que tener una traducción concreta en los procesos de industrialización y de exportación que se promuevan.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com