opinión

Luis Manuel Aguana

El discurso de Arria

13 Septiembre, 2017

Ciertamente en otras oportunidades he reseñado las permanentes intervenciones que ha hecho el Embajador Diego Arria, ex Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, en relación a la tragedia política, social y económica que aqueja a los venezolanos, ya que sin lugar a dudas, en mi modesta opinión, Arria se ha convertido en el mejor embajador ante el mundo de la causa por la libertad en Venezuela.

Sin embargo en esta oportunidad, el Embajador Arria dio definitivamente un paso adelante y mas allá de ese rol, luego de su discurso en el Palacio de las Naciones en Ginebra el 11 de septiembre, al darle respuesta a la intervención del Canciller del régimen en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU quien ha acusado de mentir, no solo al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sino a todos los venezolanos, por el informe publicado por el ACNUDH el 30 de agosto. No creo que exista algún venezolano que de una u otra manera no haya sufrido en carne propia lo indicado por el ACNUDH en ese histórico informe, dejando claramente establecido quien está realmente mintiendo.

Definitivamente el régimen cree que puede engañar al mundo de la misma manera que lo hace en Venezuela su red informativa y de medios públicos secuestrados. La rigurosa investigación realizada por el ACNUDH ya es avalada en todo el mundo y se constituye como prueba de respaldo a las innumerables denuncias realizadas de violación de Derechos Humanos por parte de los principales funcionarios del régimen, comenzando por el mismo Nicolás Maduro.

En el Foro “The Response: The Truth About Human Rights in Venezuela” (La respuesta: La verdad sobre los derechos humanos en Venezuela) auspiciado por UN Watch, una organización independiente reconocida por la ONU con sede en Ginebra, y cuyo mandato es supervisar la actuación de las Naciones Unidas de acuerdo a la propia Carta de las Naciones Unidas, se le dio respuesta a las afirmaciones del Ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Jorge Arreaza Montserrat, habida cuenta que el mismo Nicolás Maduro declinó su participación sin explicación alguna, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Esta respuesta fue considerada necesaria y pertinente al ser Venezuela paradójicamente miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, membrecía a todas luces considerada contradictoria e ilegitima dada la actuación del régimen de Nicolás Maduro, y más aun luego del informe presentado al mundo por el ACNUDH. De allí que Julieta López, tía de Leopoldo López, Rosaura Valentini, esposa de Jon Goicoechea y Zahir Mundaraín, ex Fiscal del Ministerio Público venezolano, confirmaran lo señalado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en su informe.

Pero más allá de la confirmación de los delitos cometidos -y que aun comete- el régimen, y que fue claramente establecida por las intervenciones de López, Valentini y Mundaraín, el Embajador Arria precisó en su intervención los tres aspectos fundamentales que caracterizan al régimen de Nicolás Maduro como una narco tiranía militarizada, como el mismo Arria la ha bautizado: quienes son, que nos están haciendo y que podemos hacer para remediarlo.

De acuerdo a Arria: a) No estamos en manos de un gobierno, sino de un cartel delictivo. Sus principales representantes han sido señalados por la justicia internacional e impuestos de sanciones por graves delitos: “No existen precedentes en el mundo. Narcos y criminales en pleno control de una nación con la complicidad de generales corruptos y traidores a la Patria, que están sentados sobre las reservas petroleras más grandes del mundo. Representa sin duda la más seria amenaza para la estabilidad de la paz regional. Nunca, nunca en ningún lugar del mundo, el crimen organizado ha tenido semejante poder. Y para vergüenza de la ONU también están sentados en el Consejo de los Derechos Humanos”; b) “El balance del terror y el indescriptible dolor del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos… estoy convencido que el uso de la tortura, los crímenes sexuales, y los asesinatos metódicos de civiles desarmados que protestan en las calles equivalen a crímenes de Lesa Humanidad definidos por el Estatuto de Roma…”; c) “¿Qué hace y que puede hacer la comunidad internacional?” : “la iniciativa de la OEA en materia de crímenes contra la humanidad en Venezuela: los tres informes de Luis Almagro, Secretario General de la OEA sobre la grave situación de Venezuela (Mayo 2016, Marzo 2017, Julio 2017) y la decisión de reclutar al ex fiscal principal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, para analizar las denuncias por violación a los Derechos Humanos en Venezuela”.

Arria nos informa que “En la OEA de los 35 países, 28 de ellos son signatarios del Estatuto de Roma, y basta que un solo país refiera el caso a la Corte Penal Internacional para que haya la obligación para considerarlo. Esta iniciativa se acelera. Dentro de tres días estarán en Washington en sesión pública víctimas venezolanas de este régimen. Un día después, habrá militares. Hay dos generales venezolanos y un coronel, que van a precisar cuál era la cadena de mando, cual era la manera en cómo operaban las Fuerzas Armadas en la comisión de estos crímenes y delitos. En el tercero habrán ex fiscales, y fiscales en ejercicio y ex jueces y jueces en ejercicio que van a presentar pruebas de cómo se manejaban estas materias para cometer estos delitos. Y finalmente un grupo de especialistas contratados por la OEA bajo un fondo especial van a producir un informe. Ese informe el Secretario General se lo va a entregar al Consejo Permanente de la OEA y lo va a remitir a la Fiscal de la Corte Penal Internacional, que les repito, tiene la obligación de proceder a investigarlo con un solo país. Confío que ese país aparecerá. No cabe duda que el informe del Alto Comisionado de la ONU representa una conclusión importantísima y será por primera vez un hecho sin precedentes, en el cual la organización regional que es la OEA coopere con la cúpula política del mundo que es realmente las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, para presentar ante la Corte Penal Internacional una denuncia al régimen narco militarizado…” (min 58:54 del video de los ponentes mencionado).

Además de mencionar su compromiso para llevar a Nicolás Maduro y sus cómplices ante la justicia internacional, y yendo más allá del su condición autoimpuesta de portavoz y defensor internacional de nuestros Derechos Humanos, Arria se revela como el más calificado representante de los venezolanos en el exterior, considerado plenamente legítimo para encarnar ese rol por las organizaciones más importantes de la región (OEA) y del mundo (ONU), para representar nuestro caso, dada su condición única de venezolano, diplomático y ex Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Conociendo la modestia del personaje, es posible que ni él mismo se haya percatado del rol que, sin pretenderlo, le esta correspondiendo jugar en la escena internacional actual por la misma situación a la que ha llegado nuestro país.

La figura de Diego Arria deberá aglutinar de ahora en adelante a todas las fuerzas democráticas que desde el exterior empujan de manera inmediata por la libertad para nuestro país, con el pleno consenso del concierto de las naciones que desean una solución democrática para Venezuela. Esto va más allá de las miserias y mezquindades de la política local y los pseudo liderazgos que en la actualidad la controlan. Y es un hecho sobre el cual deberán pensar los venezolanos ante los próximos acontecimientos políticos que están por venir…

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: [email protected]
Twitter:@laguana



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com