end header begin content

economía, entrevistas, titulares

Carlos Odoardo Albornoz: Consumo de carne cayó de 43 kilos por habitante-año a 4,5

22 septiembre, 2017

Enrique Meléndez / especial ND / 22 sep 2017.- Carlos Odoardo Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), llamó la atención sobre la desnutrición que padecen los venezolanos citando como referencia la cifra de consumo de carne en el país.

“Esto no es un tema para tomarlo a la ligera; esto no es tema de que el presidente de Fedenaga se montó en un tractor y salió con otros tractores y unos bueyes a protestar en las calles. No, este es un tema de la salud de la familia venezolana, y cuando decimos que estamos consumiendo 4,5 kilogramos por habitante al año, lo más dramático allí es que uno piensa que hay familias que no están consumiendo carne; mientras otras han tenido que bajar su consumo”.

Así lo dijo el sábado en un foro de la fundación Espacio Abierto; que dirige Luis Manuel Esculpi.

Aprovechó para recordar que el precio de la carne es similar al al de otros productos: en tanto que un kilo de carne vale 23 mil bolívares, un kilo de zanahoria vale 15 mil bolívares o un cartón de huevos 30 mil bolívares. Así llegó a la conclusión de que la carne constituye uno de los valores proteicos que tiene menor costo; y que en Sudamérica, nosotros tenemos la carne más barata de la región: cinco veces más barata que el segundo más barato de Sudamérica.

“Simplemente, en Fedenaga hemos hecho un enorme esfuerzo para que la población no pueda prescindir de la carne y, seguramente, lo que sí podrán evaluar es a esta gente que ha estado luchando contra un contrario; a un factor que ha intentado secuestrar a la institucionalidad y a la tranquilidad de los venezolanos”.

No dudó en considerar que esta situación responde a un plan diseñado para someter a la sociedad venezolana por la vía democrática; de modo que esto le ha costado a la directiva de Fedenaga amenazas, persecuciones, confiscaciones de fincas, e hizo mención de la forma como Diosdado Cabello, no sólo ordena el rescate de tierras, considerándolas ociosas, cuando están en pleno proceso productivo, como venganza política, sino que además se burla de los ganaderos, llamándolos “hombres de sombrero”.

“A mucha honra utilizamos sombrero; que es un signo sin igual del hombre campesino; la ruralidad venezolana; de esos más de 17 estados que tienen como primera actividad agrícola al sector agropecuario. Este es un país de unas diez ciudades importantes, los demás son municipios regados por toda su geografía, y por donde uno pasa a lo largo y ancho de Venezuela, lo que ve son potreros”.

A juicio de Albornoz ese plan de sometimiento de la sociedad venezolana no sólo está orquestado por un grupo de políticos con una parte del estamento militar nuestro, que se han sentado en una mesa a diseñarlo; sino que está acompañado por el Ejército de Liberación Nacional; que opera en la Sierra de Perijá o los más de 1 mil 500 desertores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que cruzan de una manera cómoda nuestra zona fronteriza, o las bandas de criminales que se han venido conformando también en todo el territorio nacional, para chantajear y amedrentar al sector ganadero del país.

Según Albornoz, Venezuela pudiera ser un país industrializado que procese la materia prima. “Venezuela tiene 34 millones de hectáreas de suelo fértil; la tercera parte de nuestro país está apto para producir alimentos, y que no obstante cuando uno entra en un abasto hoy en día lo que encuentra son chucherías, refrescos, manzanas; brillando por su ausencia la comida.

Precisó que no es porque la comida esté muy cara; sino porque los venezolanos tenemos un salario feudal; porque se trata de un salario de sometimiento; ya que estos sujetos necesitan acabar con el salario, para poder controlar; para poder secuestrar.

“Los venezolanos estamos secuestrados. Esa es la realidad, y por eso nos increpan, nos amenazan; porque nosotros hemos dicho y seguiremos diciendo la gravedad de las cosas. Ah, ¿qué todo está perdido? La gran noticia es que no. Nosotros tenemos la única raza tropical lechera del mundo. Porque hasta hace poco estábamos exportando arroz. Porque producíamos todo el maíz blanco de nuestra arepa y maíz amarillo para los alimentos balanceados”.

Agregó Albornoz que nosotros tenemos una gran capacidad para producir soya, que le permite al ganado aumentar su capacidad lechera; para producir café; que llegamos a producir el 65% de la caña de azúcar que necesitamos; el 70% de la leche que necesitamos. Luego, se preguntó que cuánto costaba recuperar esa producción, respondió que unos 700 millones de dólares, y que se destinarían a la compra de tractores, tecnología, insumos, a capacitar al ciudadano; de modo que en unos ocho meses nuestra capacidad industrial estaría en la disposición de volver a llenar los anaqueles de nuestros abastos de harina de maíz, para la arepa.

“Nosotros pudiéramos recuperar nuestra producción; pues en apenas unos 24 meses pudiéramos estar mejorando la oferta de carne; además de la oferta de quesos; la oferta de azúcar y de otros alimentos básicos de la canasta alimentaria venezolana. Nosotros somos un grupo de ciudadanos que estamos dispuestos a seguir comprometidos con un objetivo único, muy claro, como es de tener una Venezuela libre, una Venezuela competitiva, una Venezuela llena de atributos”.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com