end header begin content

opinión

¿Sin unidad política?

30 septiembre, 2017

La teoría política permite invertir la ecuación que explica las estridencias que plasman la dinámica social y la dinámica política. Sobre todo, cuando las realidades se vuelcan a divergir lineamientos trazados por discursos que, en sus fondos, no dicen más que meras sandeces.

Este prolegómeno intenta denotar el problema que está padeciendo la oposición democrática venezolana toda vez que las rivalidades están mostrándose lo suficientemente peligrosas para resquebrajar el sentido de la unidad política necesaria para contrarrestar la fuerza de maniobra del oficialismo gubernamental.

El caso de Mérida, a pesar de haber dado demostraciones de su talante democrático en el curso de las protestas contra el régimen vividas a lo largo de más de ciento veinte días, continuadamente, es referencia inversa a lo que, por inmanencia e inminencia política, debería y podría lograrse. Todo ello, de acuerdo a la inaplazable consideración de ganar el mayor espacio político en los comicios que elegirán gobernadores a escala nacional.

Sin duda, la situación que vive el país de cara a las aludidas elecciones de gobernadores, da cuenta de la aguda polarización política y social cuyos efectos dieron al traste cuanta ejecutoria de gobierno fuera prometida.

El régimen, valiéndose de la ilegítima “asamblea nacional constituyente”, busca boicotear el proceso electoral mediante la fractura, tanto como de la abstención electoral, de quienes se plantean una opción verdaderamente democrática. Por ello apuesta a la llamada “economía del voto”. Así el régimen justificaría una importante abstinencia político-electoral cuyo resultado sólo favorecería al mismo alto gobierno al fragmentar a la oposición como en efecto pareciera haberlo logrado en el estado Mérida con una oposición dividida.

El problema no es destacar los buenos líderes con que cuenta la oposición democrática venezolana. El problema es actuar con sentido de unidad, pues de su estructura funcional deviene la compactación de iniciativas y esperanzas necesarias para arrogarse las capacidades con las cuales se hace posible sortear toda clase de obstáculos. Sobre todo, aquellos de debilitada coherencia y borrosa visión.

De darse tan groseros apegos, los escenarios políticos se verán torcidos en términos de los ideales que apuntalaron los esfuerzos por recuperar las libertades y reivindicar los derechos vulnerados. Derrumbadas lucirían aquellas entidades que por culpa de mezquindades inicuas, no lograrían reconfigurarse en aras de la unidad requerida en el clímax de la profunda crisis venezolana. Es el caso de posibles situaciones donde se pretende contrarrestar al régimen. Pero ¿sin unidad política?



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com