end header begin content

opinión

Jorge Antonio Galindo

El Holodomor venezolano

18 agosto, 2017

La humanidad recuerda con mucha aproximación los crímenes cometidos por los nazis durante su presencia y ocupación en Europa entre las décadas de 1930 y parte de 1940, donde emprendieron un sistemático proceso de exterminio que dejó una condenable cifra de doce millones de muertos, la mitad de ellos correspondientes a la población judía, hecho que en terminología hebrea se denomina “Shoá”, holocausto traducido al español. Sin embargo, no es de conciencia común otro episodio que, con sus propias características repudiables, se venían cometiendo varios años antes del ascenso al poder de los nacional-socialistas y es el exterminio que en la Rusia comunista se cometió en todo el vasto territorio dominado por los bolcheviques. Irónicamente, los símbolos del marxismo político no resultan tan ofensivos como la esvástica que abanderaba al fascismo alemán, a pesar que el primero representa una mayor escala de muertes en toda la historia universal.

Una de las mayores barbaridades y tragedias causadas por los rusos fue el “Holodomor ucraniano” durante la era soviética. Este capítulo que aún hoy en día sigue siendo investigado por distintos organismos en el mundo que estudian los crímenes del comunismo, dejó una cifra aproximada de siete millones de seres humanos muertos por la gran hambruna entre 1932 y 1933 (tres millones de ellos eran niños), situación que no fue del todo fortuita, sino que se provocó intencionalmente para someter a la población que se resistía a entregar sus propiedades al Estado y obedecer al poderío de Stalin. Provocar el hambre y controlar la distribución de alimentos siempre fue una estrategia de control social efectiva y así lo aplicaron los comunistas en los países que gobernaron. Existen quienes niegan de esta historia usando argumentos estadísticos que refieren el incremento de la producción agrícola de Ucrania durante esos años y que según ellos, es contradictorio con el hambre que se sufrió, lo que no dicen a su conveniencia es que las cosechas les fueron arrebatadas para ser exportadas, generándoles grandes ganancias a los rusos, pero que a los campesinos y lugareños no se les permitió ni siquiera quedarse con algo que les sirviera para sobrevivir, fue entonces un genocidio cruelmente planificado y de consecuencias que superan cualquier capacidad de asombro que podamos tener.

Este relato histórico no deja de rondarme la mente cuando asimilo la situación económica y social de Venezuela, pues el nivel inflacionario del país es descomunal y desesperante. Según informes y estudios publicados por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (CENDA-FVM), la Canasta Básica Familiar se ubicó en Bs. 2.043.083,39 en el mes de julio, estableciendo un estimado de Bs. 68.000 de ingreso diario para que un venezolano pueda costearla, esto pulveriza el poder adquisitivo de los trabajadores, pues no existe sueldo que pueda soportar semejante encarecimiento del consumo alimenticio. Además del desvanecimiento del salario, se suma la escasez de productos a consecuencia de la debacle de la producción nacional y la reducción de importaciones por la falta de divisas, situación que somete a las personas a un gran calvario para poder abastecerse de lo mínimo para comer.

Aunque no contamos con datos y patrones precisos para calificar como hambruna la situación del país (aún), los riesgos están cada vez más presentes, hay muchos venezolanos acostándose sin comer, hay muchos niños en condición de desnutrición, hay muchas familias dedicadas a escarbar en los basureros buscando algún bocado que puedan llevarse al estómago, hay muchos alumnos desmayándose de hambre en sus escuelas, es decir, hay infinidades de situaciones de sufrimiento y desesperación que quiebran el alma sobre todo cuando son afectados los más vulnerables: chicos y ancianos. A esto se suma la falta de medicamentos generalizada que está afectando gravemente a la población y que está originando muertes por no poder acceder a los tratamientos necesarios para atender la salud. Me disculparan si exagero, pero no dudo en por lo menos calificar esta condición y la negación de la misma por parte del gobierno, como una política de genocidio, porque no sólo es generarla y negarla, sino hacerle imposible cada vez más a los venezolanos que por sus propios medios puedan resolver medianamente sus situaciones particulares.

Por si fuera poco, con mucha indignación escuchamos a las cabezas del poder negar a la comunidad internacional y a nosotros mismos los ciudadanos, que en Venezuela haya una crisis humanitaria, esa actitud no se le puede denominar de otra forma que no sea de psicóticos, pues es de mentes enfermas jugar y burlarse de las necesidades de un país, es de criminales aferrarse delincuencialmente al poder a costa del hambre de los venezolanos, es de dementes pretender profundizar las políticas que nos han traído a esta situación que de continuar en el tiempo, no me cabe duda que llegara a niveles de hambruna y quienes no crean este riesgo real, sigue sin entender la gravedad de lo que pasa a su alrededor.

Es preciso que este escenario se concientice, no se le puede pedir más paciencia a los venezolanos, aquellos que acusan de desesperados a los que queremos un cambio inmediato de gobierno, se convierten en cómplices de los verdugos de la República al negar la situación, así como los rusos negaron durante años lo que se vivió en Ucrania. Las personas tienen el derecho de sentirse angustiadas y de exigirle a su dirigencia política mayor firmeza en sus estrategias para sacar a los comunistas del poder, tienen el derecho además de exigirle a sus llamados líderes que estén dispuestos a arriesgarse tal y como se arriesgan las familias hoy en día para sobrevivir. La sombra del Holodomor nos asecha, ojalá que nunca llegue el día en que tengamos que escribir su capítulo en la historia de Venezuela. Nicolás Maduro y sus secuaces tienen que irse ya.

Profesor en Ciencias Sociales
Twitter: @jaggalindo
[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com