end header begin content

opinión

Ismael Pérez Vigil

Campaña sin sorpresas

19 agosto, 2017

No hay sorpresas en la forma en que la dictadura conduce su campaña electoral para la elección de gobernadores. Es lo que ha hecho desde hace 18 años: Cadenas continuas con insultos, amenazas, utilización de los recursos del estado, manipulación del CNE y un largo etcétera. Ahora Nicolas Maduro insiste con calumnias contra los partidos y dirigentes de la MUD para exacerbar la desesperanza que hoy nos atenaza, las dudas y el descontento de los opositores por la participación en las regionales. A nadie le debería sorprender esta situación, lo asombroso son los que le creen o le quieren creer.

El CNE,”dócil” a los requerimientos de la dictadura, organiza para el mes de octubre, en tan solo mes y medio, el proceso electoral para la elección de gobernadores. Aún recordamos sus excusas y “razones” de una supuesta imposibilidad “logística”, falta de recursos y necesidad de “más tiempo” para organizar “adecuadamente” él RR o las elecciones regionales que debieron realizarse en diciembre de 2016; hasta que ante la persistencia incontenible de la oposición democrática, se vieron precisados a suspender ilegalmente ambos procesos.

Ahora, tras el fraudulento proceso del 30J, de manera “mágica” el tiempo alcanza y hay los recursos para organizar unas elecciones de gobernadores, sin saber siquiera si habrá una empresa que pueda garantizar la automatización del voto. No obstante, entre estos dos últimos procesos hay importantes y singulares diferencias.

Respecto del primero, todos, en Venezuela y en el mundo, fuimos testigos del gigantesco fraude en el que resultó la elección de los “constituyentistas”; a lo ilegal e inconstitucional de la convocatoria se sumó el hecho de que sin que se vieran por ninguna parte, “aparecieron” más de 8 millones de votantes, en un proceso del cual aún no se conocen los resultados oficiales. Ni los partidos democráticos, ni los ciudadanos, participamos en el fraude del 30J. Sin testigos ni opción opositora, sin observadores nacionales ni internacionales –ese día “extrañamos” a Torrijos, Fernandez, Rodriguez Zapatero, y hasta a Samper– la dictadura con su CNE, estuvieron de su cuenta. De allí lo abultado y falso del resultado. Pero el segundo, la elección de gobernadores, aún sin cronograma y fecha definitiva, está llamado a ser necesariamente diferente.

Hay razones para la suspicacia y la desconfianza; pero la historia reciente nos demúesta que aún con este CNE amañado, parcializado, y a pesar de todos los abusos y trampas del régimen, es posible derrotar a la dictadura. Lo hemos visto en innumerables alcaldías, en gobernaciones, en referendos consultivos y la más emblemática, la última elección de nivel nacional como lo fue la elección de la AN el 6D de 2015.

Las claves del éxito son: Una avalancha de votos y contar con testigos en más del 90% de los grandes centros de votación. Sabemos que habrá unos pocos centros rurales, remotos, de dificil y peligroso acceso en los que será difícil tener testigos y entonces veremos que éstos se comportan contra la media estadística, con cero abstención y ciento por ciento de votos oficialistas; pero si los demás centros están cubiertos con testigos opositores, no afectarán el resultado final y será posible arrebatarle por lo menos 18 gobernaciones a la dictadura.

¿Podrán asumir sus cargos estos gobernadores?¿Los dejarán gobernar, o serán impugnados, destituidos y apresados?¿Les darán presupuesto o se los quitarán para dárselo a autoridades paralelas que designará el dictador y que “gastarán” el dinero sin que nadie vea en qué? Esas preguntas no son ociosas, son válidas, todo eso ha ocurrido y puede volver a ocurrir y hay que estar preparados y no quedar “sorprendidos” cuando ocurra. Pero ese es tema para otra ocasión.

Politólogo



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com