end header begin content

opinión

Jorge Antonio Galindo

Plebiscitando andamos

14 julio, 2017

La Asamblea Nacional ha convocado para el próximo domingo 16 de julio a un plebiscito para legitimar las demandas contra el fraudulento proyecto constituyente comunista de Nicolás Maduro y sus secuaces. Este desafío contempla realizar una consulta electoral marginando al poder electoral que desde hace tiempo ha dejado de ser una institución del Estado para convertirse en la oficina electoral del Psuv.

Son muchos los riesgos que se desprenden de la convocatoria, todos por la indudable arremetida que desde el aparato del régimen se implementará para impedir que los venezolanos nos expresemos ante la negativa inconstitucional de convocar a elecciones. No faltarán los delincuenciales grupos paramilitares que hostigaran e irrumpirán en los puntos de votación. Seguramente se incrementaran las persecuciones policiales de toda índole y veremos al circo vergonzoso que se llama sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia emitir sus acostumbradas y penosas sentencias para impedir la jornada. Se incrementaran los chantajes y presiones en las instituciones públicas, en fin, son miles de cosas que juegan en contra y que apuntaran a desestimular la participación ciudadana.

Particularmente tengo muchos cuestionamientos sobre la estrategia plebiscitaria y su alcance efectivo para el magno objetivo que es vencer a la dictadura. No es algo que yo hubiese planteado en honor a la verdad y a juzgar por las opiniones de varios dirigentes de la alianza opositora agrupada en la Mesa de Unidad Democrática, percibo que algunos manifiestan los mismos desacuerdos que sostengo, además de ser difícil descifrar los planes que se persiguen a partir de la convocatoria cuando escuchamos hablar de la hora cero que no estoy seguro si los venezolanos comprendemos. Sin embargo, hay que considerar que de tantos desatinos que ha tenido la Asamblea Nacional desde su instalación, esta es la primera medida coherente que vemos cuando en octubre de 2016 se acordó desconocer tanto al gobierno de Nicolás Maduro como al TSJ y que no vimos en forma alguna la materialización de ello, plantear unas elecciones sin CNE, sin TSJ, sin gobierno, es al menos un paso que apunta en esa dirección.

La maquinaria dictatorial se ha activado en torno a este tema. Los personeros oficiosos de Nicolás Maduro corren a todos lados para encontrar la forma de impedir que el rechazo social que tiene el chavismo en estos momentos quede en evidencia, si no lo hacen, la deslegitimación de la constituyente comunista será enorme y pesada para ellos, que el plebiscito sea capaz de movilizar a más electores que la propia convocatoria del gobierno puede tener (y lo tendrá) impactos importantes que hagan descalabrar lo que queda de fuerza en el régimen, además de las redimensiones que tendrían las presiones nacionales e internacionales al quedar reducido a su mínima expresión el fraude oficialista avalado delincuencialmente por el CNE. El gobierno se muestra muy nervioso y contradictorio por el tema plebiscitario, demasiado como para pretender hacer creer que le restan importancia.

Al acercarse el día pautado, sigo con detenimiento el contexto que se va desarrollando y aunque aún tengo profundas reservas, considero que es oportuno y necesario respaldar algo que incluso ha hecho converger a algunas figuras del oficialismo con la oposición, con posturas políticas distintas pero con un objetivo común que es rechazar una constituyente que además de enterrar a la República, también estaría enterrando cualquier forma de sobrevivencia a lo que queda de chavismo. Por eso y a pesar de nuestras críticas, hay que salir masivamente este domingo como fuerza unida y preparada a enfrentar todos los desmanes que la dictadura empleará, al que no esté convencido lo comprendo, pero le sugiero dar un ápice de confianza al plebiscito y acudir a votar, así sea por incomodar al régimen, así sea por fastidiar, pero vaya.

Esperemos que la dirigencia opositora nos esté conduciendo con esto a un objetivo preciso y que la estrategia sea contundente, porque no hay tiempo de errores ni simbolismos: o derrotamos ya a la dictadura o nos preparamos para cincuenta años de comunismo.

Profesor en Ciencias sociales

Twitter: @jaggalindo
[email protected]



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com