opinión

Pedro Segundo Blanco

OEA y la constituyente exprés

19 Junio, 2017

Quienes de una u otra manera hemos tenido responsabilidades públicas y representación de Estado sabemos que la función diplomática es lenta y complicado, porque se trata de intereses y relaciones que se dan entre Estados que satisfagan las expectativas de las naciones y la paz y la convivencia entre los pueblos. Para eso nacieron las organizaciones regionales internacionales como la Organización de Naciones Unidas y la de Estados Americanos.

Pero el dramático, antidemocrático y brutal caso venezolano, aún cuando ha sido ventilado en muchos países del mundo y en varias organizaciones intercontinentales y mundiales, pareciera que no termina de ocupar la atención e importancia que merece. Siguen ocurriendo zarpazos, agresiones, detenciones, heridos y muertes y la OEA, a la cual pertenecemos y fuimos fundadores el 30 de abril de 1948 bajo el primer mandato de Rómulo Betancourt, no termina de adoptar las urgentes medidas que desenmascaren la férrea y sangrienta dictadura que está instaurando Nicolás Maduro y que lo convierten y con él al Estado venezolano en un Estado forajido, que debe ser sancionado y combatido por toda la región.

Ante los ojos de la OEA y el mundo, los factores democráticos venezolanos ganaron la última elección universal, directa y secreta realizada el 6 de diciembre de 2015, donde obtuvieron 2/3 partes del parlamento y la respuesta de los forajidos fue usar la fenecida y derrotada Asamblea Nacional para nombrar 33 magistrados del TSJ, donde varios diputados derrotados votaron por ellos mismos para convertirse en miembros del alto tribunal; destituyeron los cuatro parlamentarios electos por el estado Amazonas y año y medio después esos magistrados no han dicho nada y mantienen esa entidad federal sin representación en el parlamento; declararon inconstitucionales todos los actos, acuerdos y leyes aprobadas por la recién elegida AN al punto incluso de dictar sentencias donde asumen sus funciones y competencias; en connivencia con el CNE y el poder judicial impidieron la realización del Referéndum Revocatorio planteado por la mayoría de los venezolanos y se burlaron del pueblo al no realizar las elecciones de gobernadores pautadas para diciembre de 2016.

Y lo más grave aún es que, al saberse rechazados por más del 80% de los venezolanos y para impedir las elecciones libres, se inventan una fulana constituyente que de asamblea nacional constituyente no tiene nada, porque Maduro la convoca atribuyéndose la soberanía que es intransferible del pueblo, impone las bases comiciales que deben ser aprobadas por el voto popular en referéndum y decide quiénes son candidatos y quiénes votan y la irresponsable y deleznable Tibisay Lucena, que ha impedido todos los procesos electorales constitucionales planteados y vencidos, le da el trámite y la celeridad a la constituyente exprés, colocando a Venezuela en una grave y sangrienta situación que en 78 días de protestas cívicas del pueblo para impedirla ha generado un saldo lamentable y doloroso de 74 compatriotas asesinados por la dictadura, 359 presos políticos por disentir, miles de heridos de bala, perdigones, metras, lacrimógenas y gas pimienta, ataques con fusiles y tanquetas a residencias de familias venezolanas, etc., etc., hechos que obligan a la OEA que se reúne a partir del lunes 19 de junio en Cancún, a tomar decisiones concretas y sanciones concretas para impedir que Maduro y la tiranía sigan asesinando a nuestro pueblo indefenso y que la estafa constituyente asesine la República y sus maltrechas instituciones.

“Quienes defienden el derecho a la vida de asesinos, avalan la pena de muerte de ciudadanos inocentes”

Exparlamentario del estado Sucre

[email protected]
@pedrosegundoABP



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com