entrevistas, política, titulares

Américo Martín: Ledezma y López salen con presión internacional y elecciones de gobernadores

17 Febrero, 2017

Enrique Meléndez / 17 feb 2017.- Américo Martín pide a los opositores recordar que a la MUD no se le puede pedir lo que no es. La MUD, agrega, está enfrentando una situación que requiere mover a la mayoría, y la mayoría es plural y no piensa de una sola manera.

“No hay que pedirle a la MUD lo que la MUD no puede dar; porque no está en su naturaleza. La MUD sólo está para eso: Para dirigir procesos electorales y procesos de diálogo. Pero para dirigir luchas concretas no es la MUD”, dice este dirigente histórico de la izquierda venezolana, que propone a la plataforma opositora enfocarse en las elecciones de gobernadores..

A continuación la entrevista con Américo Martín:

Este fin de semana Antonio Ledezma y Leopoldo López cumplen, respectivamente, dos y tres años de cárcel o casa por cárcel. ¿Cómo evalúa usted la situación de los derechos humanos bajo el chavismo?

-Esta es una grotesca violación que, afortunadamente, el mundo está condenando. Acaba de producirse una reunión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que todos los indicios hacen pensar que se va a sancionar otra vez al gobierno de Nicolás Maduro, tras una intervención maravillosa de Rocío San Miguel que fue invitada a hacer una exposición sobre el menoscabo de los derechos.

-Los casos de López y de Ledezma son emblemáticos. El mundo entero lo sabe, los conoce por sus nombres, y demanda su libertad, y el gobierno resulta inconmovible frente a eso. Pero hay dos maneras de lograr satisfacer la demanda nacional de la libertad de los presos políticos, y esa es una cuestión muy emblemática, pues no pueden permanecer más en la cárcel, y es mediante la presión internacional; que ya está creciendo mucho y, por otra parte, las elecciones de gobernadores.

-Estas elecciones sin duda alguna van a realizarse, no puede cometer el gobierno la inmensa estupidez contraproducente, de impedir su realización; bueno, va a significar una revés apabullante del gobierno y una presión adicional, para que los presos políticos recuperen su libertad.

Ledezma tiene dos años preso sin que haya comenzado su juicio. ¿Usted cree que los mediadores internacionales, incluyendo al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, serían bien vistos si el gobierno libera a Ledezma?

-Yo creo que sí, yo creo que todos los mediadores, independientemente de las simpatías que pueden o no tener, según nuestro punto de vista; por encima de todo están allí para lograr el éxito de una solución pacífica, democrática, constitucional y electoral en Venezuela. Todos ellos se mueven con esta bandera, que es la bandera también esgrimida firmemente por la oposición, y no negada, abiertamente, por el gobierno; pero saboteada sistemáticamente.

-La libertad de Antonio es prácticamente inevitable. Porque Antonio no tiene causa. No lo han acusado de nada; más de dos años preso sin que le señalen algún delito. Es más, el propio gobierno ha reconocido parcialmente eso al darle casa por cárcel; pero el gobierno, para que complete el acto, debe ponerlo en libertad.

-Eso sería un buen gesto del gobierno que, seguramente, sería bien visto. Pero el gobierno le teme a los presos en libertad porque piensa que van a despertar el entusiasmo de la gente. Pero yo pienso que la gente está indignada por la posición de los líderes de la oposición y eso no va a cambiar porque sigan presos o no.

¿Por qué el chavismo tiene presos políticos si con el control de la Fuerza Armada, el TSJ y el CNE les bastaría?

-Yo creo que no. Yo creo que la lógica de un gobierno dictatorial es copar todos los territorios; porque como hay una causa democrática tan justificada, desde cualquier territorio se puede hacer una oposición que tenga repercusión nacional e internacional. Es por eso que el gobierno está aumentando la represión; para silenciar a la oposición.

-Tiene esos poderes, por una parte; pero, además, está golpeando muy duro a la libertad de expresión, y está golpeando también a los partidos políticos; a los cuales amenaza con ilegalizarlos. Todo eso lo tiene y no puede abandonar nada; porque sabe que cualquier avance democrático en cualquier área va repercutir y poner en evidencia la naturaleza de este gobierno, y la libertad de los presos políticos tiene esa característica”

-Lo lógico es que el gobierno pensara en buscar mecanismos que aliviaran la presión pública. Hacer concesiones que mejoraran el perfil del gobierno en la opinión pública, que le es tan adversa. Por eso: lo lógico es que soltara a los presos políticos; comenzando por casos tan emblemáticos; pero al mismo tiempo tan fáciles, como el de Antonio Ledezma que no tiene causa; lo mismo que el de Leopoldo López, víctima de un juicio perverso, cuestionado y a todos los presos políticos.

-Porque en democracia no puede haber presos políticos. Si no los van a liberar, entonces que admitan: yo no soy un demócrata, yo soy un dictador, y por lo tanto, tengo presos políticos.

Pero ellos dicen que no son presos políticos como tal, sino políticos presos. ¿Qué piensa usted?

-Esa es una expresión tan infeliz que ellos mismos la abandonaron cuando le prometieron a los mediadores internacionales soltar a algunos presos políticos. Ahí se olvidaron de que ellos les decían políticos presos; como para decir que eran políticos que habían cometido delitos comunes. Eso es lo que insinuaban con esa necia definición; que es la definición que dan todos los dictadores.

-Los dictadores dicen que ellos no tienen presos políticos. Lo que tienen son delincuentes que se alzaron contra el gobierno. Esa manera de quitarle no sólo la libertad a un hombre sino escarnecerlo es una novedad. Las autocracias, a menudo, te quitan la libertad pero no te escarnecen; en todo caso te silencian. Pero esta autocracia, que no es otra cosa que una dictadura, tiene esa característica.

-Tiene presos pero además los insultan, se burlan de ellos y los condenan antes de que los tribunales pronuncien las sentencias: los llama asesinos, delincuentes, golpistas; sin que ningún juez pueda calificarlos como tal.

La MUD demostró el año pasado que no tiene unidad de criterios en varios temas centrales. Un ejemplo fue el diálogo. ¿Cómo evalúa usted esa situación? ¿En qué otras áreas ve usted esa falta de unidad de criterios?

-Yo siempre dije que las diferencias en la MUD son naturales, son lógica. Constituyen la prueba de que es una organización plural. La única parte donde no hay diferencias o esas diferencias se ocultan y se reprimen es en los organismos unipersonales; los organismos que están sujetos a la voluntad de un solo jefe, una ideología o un programa de un solo partido.

-Pero una organización plural, como la MUD, que es altamente representativa, es inevitable que tenga contradicciones. El problema con la MUD es distinto. Mi observación es que los mismos integrantes de la MUD no se percatan con claridad cuál es la función de la MUD, y qué es la MUD.

-La MUD es una organización representativa. Tiene que ser muy amplia y muy variada, porque está enfrentando una situación que requiere mover a la mayoría, y la mayoría es plural y no piensa de una sola manera. Por esa razón el éxito de la MUD consistió en conducir a amplios sectores de distintas corrientes hacia un solo objetivo: enfrentar al gobierno de Chávez, primero, y después al gobierno de Maduro.

-Y ahora, la exigencia es que se hagan elecciones porque se sabe que la oposicion las va a ganar. Entonces, esa es la característica de la MUD. No hay por qué abundar en eso. Lo que no se le puede pedir a la MUD es que dirija procesos políticos; porque cómo va a dirigirlos si es tan plural en sí misma. La pluralidad le da representatividad pero le resta eficacia, y yo no sacrifico la representatividad por buscar la eficacia.

-Yo busco la eficacia por otro lado. Definamos un solo objetivo entre todos; luego, vayamos todos en esa dirección, y ese objetivo está muy claro. Está en la Constitución. Y tiene el respaldo mundial: elecciones de gobernadores. No enredemos el asunto pidiendo elecciones anticipadas porque eso no está en la Constitución.

-Ya verán ustedes que, definido ese objetivo y definido también el método electoral, constitucional, pacífico y democrático, el país se va a pegar a la búsqueda de ese objetivo; que es lo que ocurrió el 6D; incluso, lo que ocurrió con las primarias que le dieron la victoria a Capriles para enfrentar a Chávez. Esos grandes momentos tuvieron objetivos muy claros, muy definidos.

-No era que a la gente se le obligaba a ir porque en una organización plural no hay posibilidad de obligar a nadie, sino, simplemente, de coincidir y llamarlos a trabajar juntos por ese objetivo. Ese objetivo hoy, para mí, está clarísimo. Hay que asumirlo. No hay que pedirle a la MUD lo que la MUD no puede dar; porque no está en su naturaleza. La MUD sólo está para eso: Para dirigir procesos electorales y procesos de diálogo. Pero para dirigir luchas concretas no es la MUD.

-Hay líderes naturales que dirigen esas luchas concretas. Yo les he pedido a esos líderes naturales, que conformen un grupo; un núcleo, para batirse por los problemas sociales de la gente; que no sea para competir con la MUD sino para repartirse las tareas; es decir, la MUD se ocupa de los asuntos electorales, de los asuntos internacionales; y la dirección de los procesos concretos se ocupa ese núcleo.

-Si se entendiera esa cosa tan elemental, de que buscando eficacia unamos a los líderes naturales, y buscando representatividad ampliemos la unidad, incluso con la presencia de esa fuerza que está naciendo en el chavismo. Si se entendiera eso, todo sería sencillo. Nadie discutiría por el objetivo, como tampoco sobre el método.

¿Pero resulta posible alcanzar esa unidad de criterios cuando hay 27 organizaciones con visiones distintas, entre ellas, el “peligro” que representa el chavismo?

-Te repito lo que acabo de decir: lo que une a esas 27 organizaciones, y más, ojalá aparecieran más, es el objetivo. Por eso yo digo: en lugar de buscar pegar lo que es difícil llevar a cabo; porque son diferentes en pensamiento, en estructuras organizativas, líderes diferentes y hasta aspiraciones diferentes; en lugar de tratar de unir eso de manera forzada para producir un monstruo contrahecho; que cada quien sea lo que es pero con un objetivo en común.

-Te garantizo que esas 27 organizaciones que están allí; todas quieren salir del gobierno de Maduro por vía electoral. Habrá alguna extravagante que pensará distinto. Pero todas quieren salir del gobierno de Maduro por la vía electoral con el respaldo internacional. Pero, ¿si tenemos claro el objetivo, qué es lo que impide que tengamos un programa mínimo? Organizarnos para las elecciones; que cada quien aporte su parte, y todos nos organizamos y todos vamos a las elecciones.

En el 1958 los partidos se unieron para derrotar a la dictadura y ponerse de acuerdo en el Pacto de Punto Fijo y en un Programa Mínimo. Pero a la hora de las elecciones cada una fue por separado. ¿No es eso lo que está planteado aquí?

-Eso es un doble error. Primero, el Pacto de Punto Fijo se hizo después de la caída de Pérez Jiménez. Fue un programa mínimo que se cumplió; de restablecimiento de las instituciones democráticas y algunas atenciones inmediatas a los problemas sociales, y se introdujo la cláusula de la constitucionalidad.

-Pero en el programa, en el pacto mismo, se dice: el único gobierno de unidad, de integración; que vamos a tener es el primero que gane las elecciones de ese 1958, las que ganó Betancourt, e hizo un gobierno de integración nacional. Pero en el Pacto de Punto Fijo se dice y eso quiero subrayarlo mucho: que en las futuras elecciones no sólo cada partido irá diferente sino que también puede no participar en un gobierno de coalición. Lo que sí se pide es que en caso de amenaza a la estabilidad del gobierno constitucional depongan las diferencias y salgan a respaldarlo; que es lo que siempre se dice.

-Y la caída de la democracia está asociada con que esa cláusula fue perdiendo terreno. Fueron apareciendo conspiradores, vamos a decir, inocentes contra la permanencia de un gobierno constitucional como el de Carlos Andrés Pérez; que cometió muchos errores, pero era un gobierno constitucional que había que dejarlo terminar, y, luego, por vía electoral elegir al que el país quisiera.

-Pero no le dejaron terminar, lo presionaron y el último mohicano de la cláusula constitucional fue Eduardo Fernández; que salió a defender la democracia y la Constitución. Es decir, se abstuvo, fue fiel al acuerdo constitucional del Pacto de Punto Fijo. Fue el último que lo hizo, y fíjate lo que pagó por eso; tomando en cuenta que encabezaba las encuestas para suceder a Pérez y, sin embargo, por esa razón, por cumplir con su deber; por hacer el gesto más importante desde el punto de vista político en mucho tiempo, perdió el poder.



Etiquetas: | | | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com