end header begin content

opinión

La trompada

10 noviembre, 2016

El elefante salió de la jaula donde estaba encerrado.!

Y al principio con un caminar lento. Pero luego comenzó a dar grandes pasos, trotaba, corría y trataba de arrasar con todo hasta que soltó su trompa larga, pesada e incontrolable. Comenzó a arrasar con todo lo que se le atravesaba en el camino. Que mal carácter el de este elefante.! Que rugidos tan fuertes e insoportables para todos en la selva. Y a su paso, pues o se pegaban al camino del elefante, o se montaban en ese lomo indómito y salvaje cuyo destino nadie sabe, ni conocer por ahora.
Pues así ha sido la historia en esta campaña electoral de Donald Trump, hasta que, a trompada limpia, se alzó con la Presidencia del país más poderoso del mundo, los Estados Unidos de América.

Donald dio sus buenas trompadas a los candidatos de su propia organización. A trompada limpia los saco del camino. Las trompadas también las recibió el partido republicano, ese partido que paradójicamente utilizada el elefante como símbolo electoral. Ese partido tan dividido como conservador y que eligió candidato a un empresario del reality show, en lugar de los curtidos de política y hombres de Estado, expertos en temas universales desde hace mucho tiempo. El elefante continuó su marcha electoral y a trompada limpia se metió con el establishment americano.

La secretaria de Estado y candidata Hillary Clinton. Le cuestionó severamente sus debilidades más íntimas y saco a la luz pública sus más recónditos errores. A trompada limpia, criticó los tratados internacionales del presidente Obama y a trompadas despiadadas, cuestiono a los aliados tradicionales de América desde la II guerra mundial, asumiendo que todos los tratados internacionales beneficiaban más a los países aliados que al propio Estados Unidos.

No quedo nada ni nadie que se salvara de las trompadas, dadas en medio de show y espectáculo, que le permitieron al elefante avanzar hasta la codiciada noche del martes 8 de noviembre. Mexicanos, latinos, indocumentados, mujeres y hasta las burladas autoridades y poderes públicos del sistema político americano llevaron su azote inclemente en esta campaña electoral. Lo que puedo apreciar es que ha quedado un pueblo herido en medio de la selva. Ha quedado un pueblo que además, voto sin entusiasmo por ninguno de los candidato. Ahora, hasta los propios ganadores se preguntan que hará ese elefante sin control y sediento que posiblemente quiere seguir el show de las trompadas y avance en la selva.

Una cosa puede detener a este elefante descontrolado. Y es que las instituciones funcionan y el Presidente está severamente controlado por el Congreso, a pesar de que Donald Trump contará con una mayoría en las cámaras. En USA, funciona y se respeta las instituciones y el Presidente – elefante estará sometido a los controles institucionales que siempre han dado muestra de sensatez, madurez y equilibrio.

La solidez de las instituciones y el valor de la democracia, es la tabla de salvación para América y el mundo, ante este elefante y sus trompadas. Para bien de todos, incluso para los Republicanos ganadores, apostemos a eso.

La Trompada. 11.09.2012
@luishomes



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com