end header begin content

opinión

Nicolás y su combo la pusieron

3 septiembre, 2016

Un saco de piel y huesos vociferaba en la Avenida Bolívar que la marcha opositora no tenía más de treinta mil personas. Nicolás declaraba haber descubierto un campamento de paramilitares a 500 metros de Miraflores. Uno que otro rojo afirmaba que la paz había vencido, que venció el pueblo. Todo esto, al frente de una deslucida concentración de milicianos, militares vestidos de rojo y empleados públicos trasladados en autobuses. Pasó en Venezuela el primero de septiembre. Hicieron el ridículo mintiendo a los cuatro vientos, sobre temas que están a la vista de todo el mundo.

El operativo militar y policial que el gobierno preparó para enfrentar un golpe de estado se les quedó frio. La oposición les caminó entre las piernas -por el Distrito Capital- dejando claro la inclinación política del oeste de la ciudad. Una blanca, consistente, determinada y disciplinada multitud llenó las calles de Caracas, dejando un sólido mensaje de unidad para adelantar un cambio político en este país. Sí Tibisay, esa multitud pedía referéndum y lo quiere ya.

Más presos políticos y más persecución los están dejando lucir muy feos en las fotografías.

Sí queremos cambios, tendremos que empujarlos en la calle. De manera pacífica, pero determinada. Los próximos miércoles seremos convocados para ejercer presión al CNE sobre las condiciones y fecha para el revocatorio.

Una revolución fundida, ahora a la defensiva, manejada por unos líderes desacreditados intentará estirar su final usando toda clase de artimañas. Estamos más cerca, que nadie arrugue.

Enrique Pereira

@pereiralibre



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com