end header begin content

nacionales, titulares

Alexander Luzardo: El Arco Minero le abre las puertas al narcotráfico y decreta crimen ecológico

21 septiembre, 2016

Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 21 sep 2016.- El doctor Alexander Luzardo aseveró que el “mal llamado Arco Minero” abre las puertas para el narcotráfico; decreta el crimen ecológico revolucionario, lavado o legitimación de capitales de dudosa procedencia, y convierte el estado Bolívar en un paraíso del narcotráfico.La aseveración la hizo en una conferencia, que ofreció en el Colegio de Ingenieros, en el marco de un foro que realizó la organización “Pensar en Venezuela”, y en donde abordó los efectos que tendrá el proyecto en cuestión.

Destacó que en esa zona del sur de Venezuela están las principales represas, que surten de electricidad a Venezuela y que, además, hablar del sur de Venezuela equivale a hablar de aguas, y que en lo adelante no es posible desarrollar políticas económicas, sin una preservación de las aguas y del medio ambiente en su conjunto; de modo que el proyecto del Arco Minero se presenta como una amenaza para las obras, relativas a la generación de electricidad, que hay en la zona, además de la biodiversidad, puesto que supone una explotación minera intensiva.

Según Luzardo lo más grave de todo esto es que se pretende de nuevo tratar de generar nuevos ingresos fiscales, por la vía de la explotación minera; precisamente, en el momento en que los precios petroleros han caído; el petróleo ha comenzado a perder su condición de renta, dado que cada vez más es sustituido por nuevas fuentes de energía.

“En el año 1997 se manejó la idea de que se podía pagar la deuda externa con oro, y se le intentó vender al presidente Rafael Caldera dicha idea. Entonces, en una entrevista que me hicieron para el desaparecido periódico El Globo yo le advertía al jefe de Estado, que esa era una tesis errada. Además, le alertaba sobre un supuesto plan minero, que sería el más grande crimen ecológico, que se cometería en el país”.

Indicó que entonces puso en duda las cifras relativas a las reservas de oro y diamantes que, supuestamente, existen en la zona, y que esto le recuerda el mito del dorado; algo que también destacó en otras entrevistas, que le hicieron para otros medios de comunicación en aquellos momentos, y en las que señalaba que el oro no tenía capacidad, para llevar a cabo aportes significativos en materia de ingresos fiscales a la economía nacional.

Que para entonces él reiteraba que no se tenían pruebas de las supuestas reservas probadas de oro, que existían en Imataca, cuando entonces salió a relucir este proyecto de extracción minera, y que mucho más iba a constituir el crimen ecológico, que dicho proyecto arrastraba, que los supuestos recursos fiscales, que se iba a obtener con esta actividad.

Incluso, él recomendaba para la época llevar a cabo investigaciones de tipo botánico, que hasta el momento, dijo, no se han hecho, a los fines de preservar la riqueza de la zona sur del estado Bolívar; tomando en cuenta que eso tiene un valor insustituible desde el punto de vista ecológico y económico, como una reacción de parte suya a lo que fue el famoso Decreto 1.850, y que ameritó que solicitara su impugnación en la antigua Corte Suprema de Justicia.

“Luego Chávez lo reactivó con el Decreto 3.110, que está vigente actualmente. De modo que pudiéramos decir que la génesis del proyecto del Arco Minero se ubica ya en los primeros años de la década de 2000; cuando Chávez decreta la apertura minera, y se inicia el desastre ambiental, no sólo en Imataca, sino también en el Caura y en el resto de Guayana; de modo que pudiéramos hablar que con el proyecto del Arco Minero se consuma esta voracidad minera, y vendría a ser la suma de todos los errores anteriores”.

Se remontó a la época de La Colonia, y dijo que los expertos buscadores de oro de ese entonces nunca dieron con el Dorado, que hablaba la literatura fantástica, en esa zona, como sí dieron el Potosí en Perú, y que, a su juicio, el Arco Minero vendría a ser una nueva reencarnación del mito del Dorado, sólo que ahora tiene un componente ideológico; pero que en el fondo lo que oculta son grandes negociados, grandes estafas contra la República; ya que se vende la ilusión de que se van a solucionar los problemas fiscales por esta vía.

Luzardo se refirió también a una de las empresas, que lleva cabo el proyecto del Arco Minero, la canadiense Gold Reserve, y dijo que esta empresa tiene fama de gran depredadora del ambiente, incluso, en la propia Canadá en distintas experiencias, que ha tenido en su actividad de explotación de oro y metales preciosos, y que en esta oportunidad las irregularidades administrativas se comienzan a observar desde el mismo momento en que esta empresa le vende a Venezuela la data ecológica de la zona; algo que ya tiene el Estado venezolano, a través de estudios propios, que se han hecho.

Hizo un recuento de lo que han sido dichos estudios; empezando por uno, que se mandó a hacer bajo la primera presidencia de Rafael Caldera, a propósito de un programa gubernamental, que se conoció como la “Conquista del Sur”; que también se hizo una investigación, cuando se creó el ministerio del Ambiente en 1977, conocida como los Sistemas Ambientales de Venezuela, y que lo conforman 20 tomos; que, a su vez, el antiguo ministerio de Minas e Hidrocarburos también produjo documentos al respecto; como la Corporación Venezolana de Guayana; aparte de los estudios que llevaron a cabo las empresas petroleras, que ostentaron concesiones para la explotación de petróleo en el país.

“De manera que por aquí comienza la gran estafa, que representa el proyecto del Arco Minero; por pagarle a la Gold Reserve una información, que ya el Estado tiene en abundancia, y para el caso me remito a todos los atlas, que se han elaborado en la zona, y que deben reposar en los archivos de distintos despachos de la administración pública”.

Advirtió que desde 1961 se viene hablando de la preservación de la zona sur del estado, tomando en cuenta los reservorios de agua dulce, que existen allí, junto a la capacidad hidroeléctrica del río Caroní; de modo que al día de hoy el 75% del territorio del estado Bolívar está preservado bajo distintas figuras: parques nacionales, zonas protectoras, reservas forestales, monumentos naturales; aparte de las cuencas de los diversos ríos.



Etiquetas: | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com