end header begin content

opinión

William Dávila

40 años de civilidad y diálogo

13 julio, 2016

Como seres humanos estamos obligados a dialogar, es la historia de la humanidad cuando de bien y mal se trata. Desde el pecado original intrínseco en el mal estaba la potencialidad del bien, y eso ocurre en la política como ciencia, ya que se trata de estudiar las leyes de la naturaleza para transformar la sociedad.

En Venezuela la crisis actual nos pone en un plano donde los valores y principios de la sociedad civilizada se ponen en entredicho por un modelo rezagado y bárbaro que subyuga a la persona humana para transformarlo en un ser esclavizado y sometido. Un diálogo solo para recomponer el poder no tiene sentido, ni siquiera el cese de las hostilidades firmado el 23 de junio entre el gobierno Colombiano y las FARC- EP se sustentó en mecanismo solo de poder, surgieron otros elementos programáticos para garantizar la democracia como sistema.

El diálogo es una herramienta muy provechosa. Nosotros en Venezuela durante los 40 años de civilidad aprendimos a dialogar en todos los espacios públicos políticos. Sabemos lo que significa dialogar y entenderse por el bien del país.

A veces extralimitamos nuestras querencias foráneas y creemos que afuera están los nutrientes para salir de la crisis, siendo que la democracia y su implantación nos dan las ideas y experiencias para labrar nuestra propia transición. Es lo que está haciendo actualmente la AN. Incluso el sentido de la oportunidad lo aprendimos con Rómulo Betancourt que jamás se sentó a dialogar con la dictadura y elaboró desde 1948 su estrategia para recuperar el poder y rescatar la democracia. Aprendamos de Él. Para eso está la línea de continuidad y ruptura en los procesos históricos.

El régimen imperante intentó dar la imagen de diálogo con la iniciativa de Unasur y los expresidentes en Santo Domingo y quiso vender ese “pre-dialogo” como una rendición de cuentas el 21 en la sesión del consejo permanente de la OEA para abortar la sesión del 23 de junio. Los derrotamos 20 a 12 con el proceso de activación del artículo 20 de la Carta Democrática.

El régimen Madurista desconoce dicho proceso de activación y por eso trae con premura a Zapatero con una rimbombancia y empoderamiento europeísta, como para tapar el hecho de que su comisión no ha dado resultados efectivos y en virtud de la preocupación que le genera la situación del Mercosur.

La MUD en su comunicado enfatiza las condiciones para un dialogo real y frondoso: abrir canal humanitario, respeto a la AN, derecho constitucional del pueblo de tener RR en este año, libertad de los presos políticos y regreso de los exiliados políticos.

Por lo tanto la lógica de la OEA y el esfuerzo con resultados concretos de la sesión del 23 de junio donde se leyó el Informe del señor Almagro y se entra en el 3er paso del procedimiento del artículo 20 de la CDI es lo que debemos fortalecer como unidad social y política. Y dentro de ese contexto sumar más expresidentes a los fines de garantizar una actuación más real y con determinada garantías para la oposición.

@Williamsdavila



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com