end header begin content

opinión

Simone Augello

Sin negociar

9 junio, 2016

El diálogo no debe ser sinónimo de negociación.

Es innegociable que se efectué el Referendo Revocatorio este mismo año. Se debe garantizar que el pueblo tenga la libertad suficiente para escoger el futuro de la nación.

vaya al foro

Es innegociable la liberación de todos los presos políticos. Es innegociable la salida de los Magistrados chimbos de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Es innegociable el respeto y la integridad de la Asamblea Nacional como organismos legal y legitimado por la ciudadanía.

Sí, es posible el diálogo. No obstante existen puntos que son innegociables.

Es el gobierno el que está buscando de forma desesperada un proceso de “diálogo”, porque son en Miraflores los que se encuentran en el lado flaco, en la posición débil.

Fue en otros tiempos que el régimen hablaba fuerte, imponía condiciones y se mofaba de los demás, ahora los voceros del Ejecutivo encarnan el lado débil, menoscabado, sin apoyo social, ni político. En pocas palabras ahora son ellos los escuálidos.

Entonces, no podemos negociar bajo las condiciones, requerimientos o posiciones de guapetón de barrio que algunos en el Gobierno pretenden mantener.

Hoy las expresiones desentonadas de los representantes gubernamentales suenan más a una desesperada y angustiada acción, que a verdadera fuerza. Es decir, en otras palabras las expresiones frenéticas e histéricas de, por ejemplo, Jorge Rodríguez, son lastimosas cenizas de la fuerza de otras épocas.

Tiene que ser la Mesa de la Unidad Democrática, y quienes poseen la representación de la misma, quienes tienen que establecer las reglas del juego.

1-. Para darse el diálogo, se tiene que establecer el cronograma del Referendo Revocatorio, con la fecha de la elección este mismo año.

2-. El Ejecutivo tiene que liberar a todos los presos por consciencia: Leopoldo López, Antonio Ledezma y Manuel Rosales.

3-. El Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia se tienen que depurar. En el primer órgano se tienen que nombrar los nuevos rectores antes el vencimiento de algunos y en el segundo la destitución de los llamados “Magistrados express”.

4-. Debe de cesar inmediatamente los ataques a la Directiva de la Asamblea Nacional.

De existir de parte del régimen la voluntad necesaria para dar estos pasos, entonces el diálogo no es posible.

Porque, y aquí quiero ser más firme aún, los demócratas jamás podemos negociar nuestros principios y la confianza que la ciudadanía.

@Simone_Augello



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com