end header begin content

opinión

Dimitry Belov

Al desmontaje de lo inhumano

1 abril, 2016

Esta semana dejará un sabor agridulce en nuestro sentir patrio. Por un lado, la luz en estar más cerca hacia la ejecución de la ley de amnistía, que aunque hablamos de personas que son inocentes, se le dio ese título por razones jurídicas que no vienen al caso. Respecto a esta, hay que decir que no habrá veto que valga pues se llevará a cabo llueve, truene o relampaguee. Por otro lado la amarga acción que representa el horrendo crimen cometido contra dos policías. La vida de todo venezolano vale, aunque el chavismo con sus 250.000 muertes ocurridas bajo los 17 años de desmadre totalitario, nos traten de hacer ver lo contrario. Nuestra Constitución es clara cuando establece la pena máxima en 30 años, apartándose así de las penas de muerte. Esos policías, hayan sido buenos o malos, decentes o indecentes, no merecían una muerte violenta, mucho menos por arrollamiento intencional, como tampoco merece la muerte a manos de otro individuo ningún venezolano. Está en nuestra Constitución el derecho a la vida mientras la naturaleza lo permita y es parte de nuestra evolución como sociedad velar porque se mantenga en el tiempo.

vaya al foro 

En el 2014, Mariana Ceballos fue arrollada intencionalmente por un funcionario del INTI Carabobo, durante una protesta en el Shopping Center de Valencia. Su victimario fue a esconderse en una oficina de la torre Movistar en la urbanización la Viña de Valencia. Luego de seguirlo hasta allá y tocarle la puerta, el hombre se asoma sin ningún ápice de remordimiento por haber dejado huérfana a una niña de 4 años. Quien sea que arroyó a los policías ayer, también estaba en plena conciencia de la acción que estaba cometiendo. Tanto el funcionario de hace dos años, como quienes asesinaron a los funcionarios esta semana, son criminales que actuaron a sangre fría. En estos crímenes su motor fueron el odio y la intolerancia, ambos sentimientos deshumanizan.

El Estado que promovió la política de prostituir a la sociedad minándola de violencia, antivalores y frustración en sus habitantes, es también culpable de la deshumanización de nuestro gentilicio. Esa involución que representan las muertes por armas de fuego, descuartizamientos, arroyamientos, linchamientos, crímenes por represión, tortura etc., no se pueden combatir con más odio ni violencia. Se deben evitar desde lo más profundo de las instituciones, que hoy se encuentran en su mayoría secuestradas en Venezuela, levantarlas desde su reconstrucción y la vuelta al estado real de derecho. No podemos dejarnos apoderar por el odio, aunque estas tarden, debemos trabajar desde las leyes. Y si nuestro deseo de justicia no se satisface, entonces debemos hacer uso de las instituciones internacionales.

Preocupa ver como diferentes sectores e iniciativas por la libertad del país, se encuentren también promoviendo cosas como la pena de muerte para quienes recurrieron a tal o cual crimen. La muerte de un individuo jamás podrá devolver la vida de otro a una sociedad. Hay que comprometerse con evitar cualquier sentimiento que nos robe nuestra humanidad. Debemos ir al desmontaje de lo inhumano. El primer paso comienza por liberar a los injustamente condenados por pensar distinto, para que juntos reconstruyamos las instituciones, nos reencontremos con la justicia, nos volvamos a reconocer como sociedad y tal vez un día alcancemos ese nivel cívico de armonía y paz sustentable. #LibertadYA! #JusticiaParaLaPaz



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com