end header begin content

opinión

Simone Augello

Semana Santa en Puerto La Cruz

22 marzo, 2016

Estimados lectores estos días de Semana Santa quisiera dividir este artículo en dos partes, para hacer referencia a dos tópicos y/o rostros distintos de las dos realidades de estas fechas.

vaya al foro 

Primero, abordaremos el tópico religioso. La inmensa mayoría de los portocruzanos somos cristianos, sin caer en las divisiones eclesiásticas o confesiones diversas del cristianismo, por ende estos días deben llevarnos a un análisis reflexivo de nuestro papel en la sociedad.

Más allá de las acostumbradas frases hechas, sobre análisis, reflexión, perdón y demás, quisiera hacer un llamado al entendimiento total y completo entorno a la fe.

Así como la política nos divide, como cristianos deberíamos buscar la unión en las creencias religiosas, en nuestras convicciones y dogmas de fe. Deberíamos buscar el reencuentro de todos los creyentes en Jesucristo, para ser movidos por Él y ser salvos, como Dios hecho hombre nos prometió.

Debemos acudir a nuestras iglesias, así sea la Maranata en el mundo evangélico o la Santa Cruz en el católico, para tan solo hacer referencia a dos centros históricos de la fe en nuestra amada ciudad.

Deberíamos confiar en nuestra capacidad de amar, de perdonar, deberíamos confiar en nuestras oraciones y rezos para conquistar la reconciliación nacional que tanto le hace falta a nuestro país.

¿Por qué razón? Porque en este momento Venezuela está atravesando un negro paraje lleno de soledad, miseria y maleficencia, por ende, todos los que creemos en Dios, debemos unirnos en nuestras plegarias para la salvación de nuestra nación.

Ahora bien, para una ciudad como Puerto La Cruz la Semana Mayor también debería ser sinónimo de turismo, ingresos económicos, movilidad de la ciudad, y mejora en la experiencia de promoción de la imagen de nuestro municipio como destino turístico, mas no es así.

Puerto La Cruz, gracias al modelo socialista, dejó de ser atractivo para los visitantes nacionales y sobre todo para los extranjeros. Prácticamente hemos dejado de ver a los europeos y gringos que anteriormente caminaban por el Paseo Colón, los bingos y casinos fueron criminalmente cerrados dejando a centenares de portocruzanos sin trabajo y haciéndonos menos competitivos con respecto a otros destinos en el Caribe.

Observamos que el comercio portocruzano debe cerrar sus puertas a las seis de la tarde, primeramente por el decreto de ahorro energético y segundo por los elevadísimos índices de inseguridad que azotan a toda la ciudad.

Dejamos de ser una ciudad turística porque no estamos brindando las condiciones de seguridad, distracción, recreación, hospedaje y más para satisfacer las necesidades y objetivos de los visitantes. Y todo gracias al sistema socialista que nos ha desgobernado por más de 17 años.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com