end header begin content

opinión

Luis “Balo” Farías

¿visión de futuro para Venezuela?

5 enero, 2016

Los venezolanos ya estamos muy claros que la causa de crisis venezolana es el excesivo poder que nuestras constituciones les otorgan a los presidentes que hemos tenido a lo largo de nuestros 200 años de historia republicana.

vaya al foro


También estamos claros de que a pesar, que acabamos de ganar una nueva mayoría parlamentaria, esta no es la solución a la actual grave crisis (que sabemos está en una fase terminal agonizante); más aún a ver la agenda que aunque necesaria, solo enjugara algunas de las consecuencias derivadas de la profundización de esta crisis.

Diferenciar el origen de la crisis de  las consecuencias de la misma, es la clave que nos permitiría comenzar a caminar sobre piso firme en la solución, rescate, reconstrucción y reconciliación del país, lo que nos indica que, la denuncia de las consecuencias, es necesaria pero  no es suficiente.

Y si estamos convencidos que la causa de la crisis es la democracia presidencialista, que da origen al obsoleto centralismo del poder, no queda otra que mirar el otro modelo de gobierno, la democracia parlamentaria, que da origen a la descentralizacion del poder, que rigen la mayoría de los países avanzados del planeta tierra, que sin tener la cantidad grandiosa de commodities (materias primas) que dios nos proporcionó, tienen unas calidades de vida que son la envidia de nuestros muchachos y habitantes en general que después de oír y ver las ofertas que nos hacen nuestros dirigentes, sencillamente empacan sus maletas y zas se van de nuestro país a buscarlas al exterior, al no avizorar, la más mínima intención de producir estos cambios, que desde lo más profundo del corazón exigen a gritos silenciosos los venezolanos.

Se debe instaurar una nueva y más democrática relación entre los ciudadanos y el poder político. Se debe seguir diciendo con claridad: El sistema presidencial de gobierno ya no funciona y debemos cambiar a una democracia parlamentaria.

Debemos cambiar nuestro sistema político, para que lleguemos a ser, otra vez, la primera, la más moderna y envidiada de las democracias de América Latina.

No es entonces, comparando las deficiencias del centralismo de la IV república, que dio origen al Centralismo de la V república, ni intercambiando quejas, denuncias, miserias, ni reformando, ni poniendo parches a las causas que vamos a solucionar esta grave crisis que nos tiene entrampados.

Tenemos que avanzar en la solución definitiva, que nos permita subir al estadio superior de desarrollo social, que solo lo puede ofrecer la tan esperada descentralizacion constitucional de los poderes 1) politico, 2) economico y 3) educativo e investigatigo con todo lo que ella conlleva (autonomías regionales, municipios fuertes, descentralización de la salud, la seguridad, vivienda, economía descentralizada, y educación e innovación con estado auto productivos y auto gestionados, para la industrialización del país en las regiones al aprovechar los commodities en la generación de riqueza propia, proveniente de otras fuentes que no sean la renta petrolera).

¿Cómo funciona la democracia parlamentaria?

En la democracia parlamentaria (el estado federal descentralizado parlamentario) el pueblo vota por los diputados a las asambleas nacionales legislativas, a las asambleas legislativas estadales y por representantes a las cámaras municipales; estos parlamentos, genuinamente representativos del pueblo, deben elegir al presidente de la república (jefe del estado o si se prefiere el modelo de efdescentralizado francés, lo elige la ciudadanía) y a un primer ministro, jefe del gobierno nacional. Las Asambleas Estadales Legislativas designan a los Gobernadores de cada  estado, y las Cámaras Municipales a los Alcaldes de cada Municipio; y estos al Alcalde mayor.

Los Parlamentos (ANL, ALestadales  y  Cámaras Municipales) pasan a ser los dueños constitucionales de todo y dictan las leyes y ordenanzas bien concebidas y elaboradas en cada uno de sus ámbitos (nacional, regional, municipal) y evalúan, controlan; y si es necesario revocan los mandatos de los funcionarios que designaron; y no como en el Centralismo presidencial en que todo pertenece  al Presidente de la República que somete todo a su voluntad; y nadie, a pesar de que se consigne en las leyes puede  evaluar, controlar, ni obligarlo a rendir cuentas y menos  soñar con destituirlo, ni a ninguno de sus colaboradores  si “se portan mal”.

Para sustituir el EFcentralista por un EFdescentralizado es necesario promulgar una nueva constitución, lo cual podemos hacer de dos formas distintas:

a) Reeditando el procedimiento de 1959 que dio nacimiento a la Constitución de 1961 que nos trajo el Centralismo presidencial socialdemócrata, (obsoleto desde 1983) y que derivo en el socialismo del siglo XXI

Es cuestión de encargarle de manera consensuada a la nueva ANL, o a una Comisión de 5 o 7 Constitucionalistas equitativamente integrada, la redacción del anteproyecto de una nueva Constitución que contenga un EFDescentralizado que se revisa y aprueba en la ANL y luego se somete a referéndum nacional.  (Sé que es casi imposible de lograr, pero hay que plantearla como posibilidad) Este procedimiento se utilizó en 1978 en España  entre gobiernistas y oposición a la muerte de Franco.

b) Convocar al poder constituyente originario basados en los artículos 347, 348, y 349 de la actual carta magna.

Por ser el poder constituyente originario,  la máxima expresión de democracia, nunca antes invocada por los líderes políticos nacionales… es inédita, tanto en su concepción cómo en su procedimiento, es la única fórmula que permite directamente, desde la base misma del pueblo, sin conciliábulos, y de manera transparente y consensuada, la participación originaria de la soberanía popular, en conformidad con el espíritu del constituyente de 1999.

¿Por qué un Proceso Constituyente  por Iniciativa popular? El poder constituyente originario, tendría como protagonista al pueblo,  quien definiría y determinaría no sólo la convocatoria, sino también las bases comiciales que regirían el sistema de elección de sus representantes “constituyentes”.

Es en definitiva, convocar al pueblo de venezuela como depositario del poder constituyente originario, a un verdadero proceso constituyente en la que se integre la asamblea nacional constituyente por iniciativa popular, con bases comiciales fundamentadas en la ética y la verdad que permitan, mediante consultas populares con la participación de los venezolanos, aprobar en definitiva, un proyecto país* basado en una democracia parlamentaria, que nos pueda unir e integrar en  el diseño y reconstrucción del país que aspiramos, en el que  podamos vivir en concordia, en democracia y en libertad.

Ahora, es el momento, para que la sociedad venezolana, sin más demora, se reactive y encuentre soluciones estructurales, en paz y con la Constitución como bandera  de lucha a esta crítica, costosa y amarga realidad.

Estas circunstancias dramáticas exigen resultados precisos y demandan decisiones categóricas, urgentes, tanto en el plano funcional como estructural, para integrarnos como Nación y por ende unidos e integrados a una sola República, poder avanzar, evolucionar y alcanzar el mejor nivel de desarrollo posible. Feliz 2016.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com