end header begin content

opinión

Luis “Balo” Farías

A Nicolás y Henry… sopla un huracán de cambios

18 enero, 2016

En la Asamblea Nacional se confrontaron dos poderes, el que legisla/controla y el que ejecuta, y ambos se dijeron sus verdades.

Ambos, el que actualmente ejecuta, que administró la fortuna más grande e inimaginable que ha ingresado en los últimos 15 años, al tesoro nacional: 1,5 billones de dólares y el que actualmente legisla, y que, durante el Pacto de Punto Fijo, también fue ejecutivo, ambos, se echaron las culpas de lo que actualmente acontece en nuestro país, (y aun con este cuento de las culpas de nunca acabar).

vaya al foro


Sin embargo, comienzan a salir propuestas positivas al país que van por el lado correcto. Propuestas estas, nada nuevas, que ya se han asomado y no se han realizado por falta de voluntad política de las partes involucradas.

Por ejemplo, este gobierno, después de, según Ramos Allup: “gastar, malgastar, malbaratar, o mal administrar la cifra antes mencionada, cayo en cuenta que tenemos que dejar de depender SOLO de la renta petrolera, que debemos “mirar pa´otro lado” o sea buscar ingresos en dólares diferentes, y esos ingresos, no están en Caracas, Esas riquezas están ubicados en las provincias del país que durante toda la vida, han estado olvidadas del poder central, que ha gobernado desde que somos república, o sea desde 1811.

Esos ingresos “adicionales” tienen que surgir de la industrializacion de las regiones, de la explotación en origen de los commodities (materias primas) que están regados por todas las provincias de Venezuela, y ayer las nombro Maduro, “turismo, minerales, metalúrgica de la armada, Tierras raras, agricultura moderna con tecnologia de punta, etc. etc.” … todos diferentes al tradicional petróleo.

El presidente de la asamblea, le increpa al presidente del país, cito ” …después de 17 años, con este modelo, que no ha dado resultado ….” y en esta frase esta resumida el drama de nuestra crisis, y es que la dirigencia política venezolana no ha entendido, que lo que está fallando, no es el modelo chavista… la gran falla ha sido y es el modelo centralista que nos viene gobernando desde épocas coloniales; modelo que ya cumplió su ciclo de vida, en los años 80 y no fue sustituido y devino en esta calamidad llamada socialismo del siglo XXI, que no es más que la fase terminal agonizante del centralismo, como modelo de gobierno en Venezuela.

Este centralismo colonial, heredado y ratificado en el pacto de fijo, una vez cumplido su ciclo de vida según la COPRE en 1978, viene dándonos señales de alarma, por hechos relevantes, que han sucedido en los últimos 30 años en nuestro país y a los cuales parecen no darle la importancia que tienen, los líderes de ambos bandos, de la contienda, que hace años se libra en nuestro país:

Veamos cuáles son:

1) El viernes negro (1983), día en que el bolívar se devaluó en un 100% e inicia su indetenible rodada cuesta abajo. Primer aviso importante del colapso del centralismo en Venezuela seguido por:

2) El caracazo (1989): ira explícita de los pobres y excluidos cuando bajaron de los cerros de caracas, en contra del fracaso de los gobernantes e implícitamente contra los modelos centralizados de Estado, Economía y Educación e Investigación.

3) La consolidación jurídica del inicio de la descentralización política y administrativa (Elección de Gobernadores y Alcaldes y transferencia de algunas competencias administrativas).

4) El enjuiciamiento y destitución del Presidente Carlos Andrés Pérez, que es la maniobra jurídica con la cual los partidos deciden sacarlo del juego político y desentenderse del fracaso de los modelos de Estado, Economía y Educación e Investigación centralizados.

5) La debacle electoral de los partidos tradicionales en 1998, y la de su obra conjunta: los modelos centralizados de Estado, Economía, y Educación e Investigación.

6) El re-firmazo (amañado y atrasado 1 año) del referéndum Presidencial revocatorio.

7) Los últimos quinquenios que son, la expresión superior de la devastación que pueden generar y descargar los modelos centralizados de Estado, Economía, y Educación e Investigación, y que se pone de manifiesto, por el hecho de administrar la monstruosa cifra de 1,5 billón de dólares, y no haber sido siquiera capaz, de haberle dado vivienda digna, a tres y medio millones de venezolanos.

8 ) Los cuestionados (todos) resultados electorales. (hasta los actuales porque ahora el que esta impugnando es el sector del oficialismo)

9) La cuestionada (por algunos sectores), nacionalidad del Presidente de Venezuela.

10) Los dos últimos años de vida del país, donde cerramos 2015 con 27.000 homicidios y la tasa de inflación más alta del mundo.

Al día de hoy 16 de enero de 2016, ningún sector en Venezuela duda de la necesidad urgente de un cambio de rumbo en nuestro país, y la sociedad exige, un cambio radical del modo de funcionamiento de nuestra casa, mientras ambos sectores, el oficialismo y la oposición: anuncian tímidamente que ahora dada la magnitud de la crisis “lo mejor es dejar la pelea innecesaria y ver que vamos a hacer”

Pero esto, que estamos viviendo (puntos de 1-10) son las consecuencias de la crisis, por no haber corregido a tiempo las causas que trató de advertir la Copre en los años 80 (Comisión presidencial para la reforma del estado).

La COPRE en su momento sostuvo cinco lineamientos básicos: 1) El país que venía del viernes negro, tenía que cambiar y tenía que ser pronto 2) La democracia sin partidos, no es concesible, pero los partidos también tenían que cambiar. 3) Había que consultar al país de abajo e que impulsar los cambios desde “abajo hacia arriba” 4) Este proceso de descentralización iba a ser el desencadenante de los cambios necesarios 5) Las resistencias al cambio iban a aparecer pronto y por eso había que convertir las reformas en un poderoso movimiento de opinión pública.

Vistas así las cosas, y estando como estamos llegando al llegadero, la sociedad civil organizada no partidista, debemos, ahora más que nunca, presionar para que estos cambios tímidos que proponen, los causantes de nuestra crisis, se transformen, de una vez por todas en el cambio radical que requiere nuestro país, para avanzar a la modernidad.

Las ventajas comparativas que tenemos hoy día son mejores que las del los años 80, gracias a la telemática y la globalización ya sabemos:

a) Que los países con calidades de vida más avanzados del planeta funcionan cono gobiernos descentralizados,

b) Que funcionan mucho mejor los países con democracias parlamentarias que las obsoletas democracias caudillistas nuestras

c) Que tenemos que diversificar nuestros ingresos en divisas para tener seguridad economica y la única manera es producir lo que necesitamos y los excedentes exportarlos para generar renta diferente a la petrolera

d) Que los gobiernos tienen que encargarse solo de la Seguridad, Obras Publicas, La Justicia y el orden público (SOPJO)

e) Que los ciudadanos tienen que encargarse de La Agricultura, Industria, Comercio, Educación y pensiones de vejez (AICEP)

f) Las iglesias deben ocuparse de asesosar, vigilar y exortar a ciudadanos y gobierno a que cada quien se desenvuelva dentro de sus funciones y que las cumpla bien.

¿Qué nos falta entonces? la respuesta correcta es cambiar las reglas del juego que nos han regido como sociedad, Tenemos que conformar un nuevo y moderno Estado.

¿Y qué es el Estado?

El Estado lo conformamos a través de un pacto: el territorio (de Venezuela), los habitantes (los ciudadanos), las leyes (que nos damos) y el gobierno (que elegimos).

Tenemos entonces que reunirnos y pactar (o sea respetar los acuerdos a que lleguemos), todos los habitantes, para cambiar la constitución que nos rige y debatir un nuevo contrato social, donde explícitamente esté definido el nuevo modelo descentralizado del poder, y que se nos gobierne de una manera diferente que puede y debería ser a través de una moderna democracia parlamentaria.

Tenemos que disminuirle, el dañino poder total y absoluto que siempre le hemos dado a TODOS los presidentes de la república que hemos tenido, y darle en ese nuevo pacto social que hagamos, solo el poder que requiera para las funciones que determinemos que deba cumplir.

Igual el nuevo poder a los gobernantes regionales y municipales, así como el uso de las rentas que por la explotación de los commodities regionales y locales diferentes a la renta petrolera, se generarían en esta nueva manera de gobernar al país que surgirá del proceso de descentralización que viene en camino.

Los venezolanos ya estamos claros que una de las principales causas de la crisis Venezolana, es el excesivo poder que nuestras constituciones les otorgan a los presidentes que hemos tenido a lo largo de nuestros 200 años de historia republicana.

También estamos claros de que a pesar, que acabamos de ganar una nueva mayoría parlamentaria, esta no es la solución a la actual grave crisis (que segun Maduro está en una fase terminal); más aún al conocer la agenda planteada, que aunque necesaria, solo enjugara algunas de las consecuencias derivadas de la profundización de esta crisis.

Diferenciar el origen de la crisis de las consecuencias de la misma, es la clave que nos permitiría comenzar a caminar sobre piso firme en la solución, rescate, reconstrucción y reconciliación del país.

Se siente un huracán de cambios, se ve venir, La rebelión de las regiones. Y cuando llegue, tendremos presente nuevamente a un gocho que fue su símbolo y pionero, el Dr. Ramón J. Velásquez.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com