end header begin content

economía, ni tan al margen, política

Víctor Álvarez: El gobierno no entiende que resolver la crisis le trae más beneficios que costos

17 noviembre, 2015

Víctor ÁlvarezEnrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 17 nov 2015.- El economista Víctor Alvarez considera que lo más urgente, que está planteado en este momento para resolver la crisis económica que vive Venezuela es una revisión de la política económica.

vaya al foro

“El gobierno se mantiene en la inercia, en la inacción, porque le atribuye a este conjunto de medidas, que tiene al alcance de la mano, un impacto antipopular o negativo y, en consecuencia, le atribuye un costo político”, dice el directivo del Centro Internacional Miranda.

Destacan los politólogos que lo que dicen las encuestas es que la gente no quiere tanto un cambio de sistema político sino un cambio en la política económica. ¿Qué piensa usted?

-A la luz de los fenómenos económicos que la mayoría del país siente, es obvio que hace falta una revisión y una rectificación, al menos, de la política económica. No hace falta que el BCV publique el Índice Nacional de Precios al Consumidor todos los meses para que el ciudadano de a pie se dé cuenta de que hay una inflación galopante en el pa-No hace falta que el BCV publiqueal.ís, que está corriendo a no menos de 10% mensual.

-No hace falta que el BCV publique su informe trimestral sobre la evolución del comportamiento del PIB, para darse cuenta a trav- la tasa ideal, a su juicio?és de la creciente escasez que hay una contracción de la actividad económica del país, particularmente, en la actividad agrícola e industrial.

-Entonces, cuando un país está sufriendo del pernicioso fenómeno del desabastecimiento, de la escasez, del acaparamiento, de la especulación y de una incesante inflación, está más que claro que hay urgencia de una revisión y rectificaci- la tasa ideal, a su juicio?ón profunda de la política económica.

-Eso como paso previo a plantearse cualquier tipo de debate sobre el modelo económico o el sistema político. Yo creo que lo más urgente en este momento es una revisión de la política económica.

En caso de producirse una unificación cambiaria, ¿cuál sería la tasa ideal, a su juicio?

-Una de las distorsiones más siniestras y perniciosas que en este momento está sufriendo la economía y la sociedad venezolana se origina, justamente, en la prolongación de un nefasto control de cambio múltiple – que son más los incentivos perversos que genera que los problemas que resuelve.

-En la prolongación de ese régimen de cambio múltiple está la raíz de los desequilibrios fiscales, de los desequilibrios monetarios y del desorden que hay en la formación de precios en Venezuela. El desequilibrio fiscal, en primer lugar, se debe en gran medida al déficit de Pdvsa, que es la que ingresa el 95% de las divisas que el país genera, y que se ve obligada a vender la mayoría de esas divisas a las bajísimas tasas de 6,30 y de 13,30 bolívares por cada dólar.

-A esas tasas de cambio tan bajas, Pdvsa no logra recoger suficientes bolívares para pagar una nómina de más de 140 mil trabajadores; para honrar la deuda que tiene con proveedores y contratistas, para transferir recursos a las misiones sociales y ni siquiera para mantenerse al día con sus obligaciones con el Fisco.

-De modo que es en el régimen de cambio múltiple que se origina buena parte de déficit fiscal, y eso a su vez genera otro desequilibrio; que es el desequilibrio monetario, debido a la forma como se está financiando el déficit fiscal, y el cual se ha venido financiando con endeudamiento de Pdvsa con el BCV; se ha venido financiando con desmesuradas emisiones de dinero sin respaldo en la producción que hace el BCV, para transferirles esos recursos a Pdvsa, y Pdvsa pueda de alguna forma compensar el déficit, que es provocado por el régimen de cambio múltiple.

-La corrección de la distorsión cambiaria, que sería la unificación del cambio múltiple estaría, prácticamente en el acto, corrigiendo al menos dos tercios del déficit fiscal, y estaría quitándole al BCV la enorme presión que tiene encima, con motivo del financiamiento del déficit a Pdvsa, y por esa vía entonces se contribuiría a drenar parte del exceso de liquidez; porque en lugar de hacer nuevas emisiones de dinero sin respaldo; en lo adelante, cada dólar, en lugar de venderse a 6,30, se vendería a una tasa de cambio superior que pudiera ser la del Simadi, y entonces se recogería el exceso de liquidez que hay, en lugar de seguir inyectándole más dinero.

-Por supuesto que estoy totalmente de acuerdo con la unificación del régimen de cambio.

Por cada dólar que Pdvsa coloca en el mercado a la tasa de Simadi, saca 200 bolívares de la liquidez monetaria, y en consecuencia, se llena de bolívares. ¿Es lo que usted quiere decir?

-Claro, pues lo que ocurre aquí es que si Pdvsa vende mil millones de dólares a la tasa de 6,30, recoge 6 mil 300 millones de bolívares. Pero si Pdvsa vende esos mil millones a la tasa de Simadi, va a recoger 200 mil millones de bolívares; que están circulando en estos momentos.

-Con esos 200 mil millones de bolívares, que recoja por cada mil millones de dólares, entonces ahí Pdvsa sí podría pagar la nómina de 140 mil trabajadores; así sí pudiera ponerse al día con las deudas que tiene con proveedores y contratistas; así sí pudiera reactivar la inyección de recursos a las misiones sociales, y pudiera mantenerse al día con sus obligaciones con el Fisco.

-No tendría que estarle prestando dinero al BCV, y el BCV en lugar de seguir inyectando más y más dinero a una economía, donde hay menos y menos bienes, más bien reciclaría ese dinero, y por esa vía se abriría una válvula de escape para la inflación.

Algunos economistas consideran que eso es anticonstitucional, partiendo del hecho de que en la Carta Magna se prohíbe el financiamiento del déficit fiscal por la vía monetaria, sólo que el gobierno se la bypasea inyectando recursos a Pdvsa, a propósito de su condición de empresa autónoma. ¿No le parece?

-Por eso es muy importante volver al espíritu original de la Ley del Banco Central de Venezuela, para que sea el instituto emisor el que tenga autonomía e independencia; tanto en el manejo de las divisas, como en la emisión de dinero.

¿Usted estaría de acuerdo con lo que dice Ricardo Hausmann de que Venezuela necesitaría un financiamiento del Fondo Monetario Internacional por el orden de los 60 mil millones de dólares?

-Yo he venido argumentando, cada vez con más rigor, que Venezuela no necesita ir al FMI. Todavía el gobierno tiene un importantísimo margen de maniobra; que si lo sabe utilizar de manera inteligente puede resolver tanto el desequilibrio interno derivado del déficit fiscal y del desequilibrio externo, provocado por el colapso de los precios del petróleo y el derrumbe de la renta petrolera; toda la presión que hay en términos de importaciones y pagos de deuda externa.

-Primero, en lugar de hacer el gobierno importaciones a 6,30 y a 13,50 por 10 mil millones de dólares al año, reorienta esas compras a favor de la producción de la agroindustria nacional. Podría reactivar el aparato productivo interno, que está en condiciones de suplir buena parte de esa producción, ya que en el pasado se había tenido competencia en ese sentido. Ya por ahí habría un importante margen de ahorro.

-Segundo, reducción del gasto militar, de modo que esos 3 ó 4 mil millones de dólares, que se ahorren, también serían un alivio para el desequilibrio externo, y si además de eso, se termina de cerrar la revisión de los acuerdos de Petrocaribe, sobre todo, el régimen de entregas de petróleo a 20 años de plazo a los países de dicho acuerdo, para pagar a una tasa de interés tan baja de 2%; sencillamente, aquí se les garantiza su suministro, que es lo que más les importa ahora que los precios están tan bajos; en lugar de esperar todo ese tiempo, el país estaría recibiendo los pagos en 90 ó 120 días.

-Ya por ahí aliviaría también la presión externa. Además de eso, si se continúa con la recompra de la deuda externa venezolana; que se está rematando en los mercados secundarios a menos del 50% de su valor, precio en la que se está cotizando en estos momentos; por aquí el país pudiera aliviar también buena parte de las divisas.

-Y además, si consideramos que la medida de unificar el régimen de cambio múltiple en una sola tasa de cambio, que exprese la verdadera productividad y competitividad del aparato productivo nacional en el mediano plazo, se puede convertir en un estímulo para la repatriación de capitales de origen venezolano que están depositados en la banca internacional, y que, sencillamente, no regresan al país, porque son obligados a convertirlos a una tasa de cambio muy baja. Ya por ahí se tendría otra fuente de divisas,

-Y si además de eso consideramos que una tasa de cambio más alta va a desestimular las importaciones, que hoy en día se están haciendo con un dólar barato a 13,50, y eso va a ser sustituido por producción nacional, ahí tenemos otro alivio en materia de divisas.

-Y si, además de eso, consideramos que con una tasa de cambio competitiva, las exportaciones no petroleras se pueden reactivar y alcanzar dos tercios de lo que en el pasado reciente marcaron, cuando llegaron a estar en 7 mil millones de dólares; donde se pueden recuperar unos 4 ó 5 mil millones de dólares. Ya ese es otro ingreso en divisas adicional.

-Y si además consideramos que con una tasa de cambio más atractiva puede venir un ingreso importante por la vía del turismo internacional, allí se estarían activando cuatro fuentes adicionales de divisas: la que viene por repatriación de capitales, por exportaciones no petroleras, por inversiones extranjeras y por turismo internacional.

-Así que esto permite un margen de maniobra que hace que el país no necesite acudir al FMI.

¿Usted cree que de ganar las elecciones parlamentarias, el oficialismo adoptaría este plan económico?

-El gobierno se mantiene en la inercia, en la inacción, porque le atribuye a este conjunto de medidas que tiene al alcance de la mano un impacto antipopular o negativo y, en consecuencia, le atribuye un costo político que se pudiera reflejar en las elecciones del próximo 6D.

-Eso es falso de toda falsedad. Eso lo que revela es la incomprensión que el gobierno tiene de la crisis, y donde ha perdido una oportunidad de oro para haber tomado una serie de medidas, que más bien le hubiesen generado un volumen importante de recursos para financiar los programas sociales y mantener muchas misiones sociales, que hoy en día se están muriendo de mengua, por falta de recursos.

-Quizás, el caso más evidente de la incomprensión que el gobierno tiene de la crisis, toda vez que le atribuye un impacto antipopular y un costo político, lo vemos en el precio de la gasolina. El gobierno se negó a aumentar su precio, temeroso de que pudiera ser el detonante de un estallido social semejante al que se dio en Caracas en 1989, y que ese estallido social pudiera entonces reflejarse en una eventual pérdida de la mayoría parlamentaria.

-Resulta que era todo lo contrario, es decir, si el gobierno hubiera sincerado el precio de la gasolina, habría contribuido a cerrar el déficit de Pdvsa, que tiene su origen en el sacrificio cambiario y en el sacrificio del costo del subsidio, hubiese entonces terminado de aliviar el déficit de Pdvsa.

-Pero, además de eso, habría generado un margen de ganancia que hubiese podido ser invertido en la modernización y ampliación el sistema de transporte público con todos y cada uno de los 335 municipios del país. Lo que hubiera significado la transformación de una medida antipopular en la fuente de recursos, para mejorar el transporte colectivo.

-Lo realmente antipopular no es eliminar el subsidio a la gasolina, sino lo contrario, es decir, mantener ese escandaloso subsidio que no beneficia para nada al que no tiene vehículo; que nunca va a una estación de gasolina a llenar un tanque. Más bien se ha venido a constituir en el subsidio más perverso que hay en la economía, sobre todo, porque estimula el contrabando de extracción.

El FMI reporta una tasa de decrecimiento de -10% de la economía para este año, ¿qué piensa usted?

-Tampoco hace falta que el BCV, como te dije con respecto a la inflación, publique las cifras del desempeño trimestral de la economía para darse cuenta de que en Venezuela hay un proceso de contracción, es decir, cada vez es mayor el índice de escasez de los productos que conforman la canasta básica y la canasta alimentaria.

-Eso plantea una caída del PIB para 2015 que va a estar en ese orden entre 8 y 10 por ciento, y eso hace entonces inviable cualquier reforma tributaria; porque una reforma tributaria tiene sentido en un país donde hay una expansión permanente de la economía.



Etiquetas: | | |

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com