end header begin content

opinión

Nuestro amigo El Planeta (póstumo)

30 julio, 2015

(El profesor Oswaldo Pulgar Pérez falleció el pasado 20 de junio. Sus familiares nos han enviado dos artículos pendientes. Éste es uno de ellos. Lo hacemos como un sencillo homenaje a quien fuera columnista nuestro desde septiembre de 2010. Paz a su alma)

Con gran satisfacción leí el anuncio de que el Papa Francisco publicará una encíclica dedicada a defender la tierra del acoso humano. Siempre que leía algún reportaje o advertencia en este sentido, la veía –he de reconocerlo-, sin la consideración que merece. Pero tenía mis razones para esa cierta reserva.

vaya al foro

Mi razonamiento era más o menos el siguiente: Si la creación es obra de Dios, es, sin duda, para que el hombre la disfrute en su beneficio, aunque “no para sacarle el jugo”, destrozándola. No sólo me opongo a quien abuse de la tierra, sino que lo censuro por inmoral. Sin embargo, la tierra no es un ser personal, ni mucho menos una divinidad, y Dios la creó para que el hombre, no sucumbiese -ante la necesidad de alimentarse y de vivir-, no para que la adore aribuyéndole una especie supremacía que sólo corresponde a Dios.

El importante es el hombre, a quien sirve. Si la tierra, la comparamos con el hombre, pasa enseguida a un segundo plano. Como pasan a un segundo plano la ropa que viste, las casas que construye, las ciudades que funda, y un largo etcétera. Si las utiliza a favor del hombre, aplaudo de pie y con una gran ovación la iniciativa de protegerla.

Insisto en esto porque yo no me explico cómo la ciencia, que es una actividad humana, cuando se pone al servicio de intereses egoistas, se vuelve contra el hombre mismo y lo destruye. Por ejemplo, las armas en una guerra, el comercio de niños que tienen que trabajar desde muy jóvenes y no pueden ir a la escuela porque no tienen papá y deben ayudar a su mamá, a sacar a sus hermanitos a flote en un ambiente lleno de atrocidades en que se convierte la tierra cuando no se utiliza para su fin, claramente conocido y ya mencionado.

Felicito al Papa Francisco por su valentía cuando me entero que la encíclica, pronto estará en circulación, al alcance de cualquier bolsillo que le quiera leer con las ideas tan geniales que me han dicho que tiene. ¿Que habrá que comprarla? pues la compro, ¡cómo no!… quien la edite, es de carne y hueso como nosotros y tiene que comer y sacar adelante a los suyos con su trabajo, también los empleados de la imprenta del Vaticano.

Si el Papa le dijo a Santos que Colombia era el país por el que más rezaba, lo hace en calidad de Pastor Universal y mantiene en ese lugar sobrenatural la conversación, que no es político, sino moral, o si prefieren ético. Para mí son conocimientos de distinto nivel, que en el fondo coinciden, porque no puede haber ética o moral sin Dios, que es el Bien y la Suma Verdad, sólo a la luz de la cual, adquiere sentido pleno la vida humana.

Esperemos el documento, que luce interesante. Y lo más importante es ponerlo en práctica, es decir, vivirlo. En cada sitio existen leyes que regulan la tala de árboles y el aprovechamiento de su madera, regiones restringidas de caza y pesca, viveros, etc.

Y para concluir hemos de comprender que la cuestión es amplia y compleja y la solución humana admite miles de posibilidades de enfrentarla. Y no hay, ni puede haber, una solución “católica” exclusiva. Todos podemos aportar aunque no sea ése nuestro trabajo ordinario. Cuidando los jardines, reciclando lo que se pueda, utilizando el plástico cuando sea posible, etc. Es un problema propio de las personas, también de los que no van a Misa los domingos, porque, ya dijimos, no es político ni admite una sola opción.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com