end header begin content

opinión

Antonio Barreto Sira

Desespero y desabasteciendo rojo

30 junio, 2015

Las próximas líneas las dedicaré a realizar un paseo rápido, aunque contundente, con relación a las demostraciones de desespero que se han hecho evidente a lo largo de las primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

vaya al foro

Así como los voceros del alto Gobierno entraron en pánico ante los niveles de participación durante la consulta de base realizada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ahora fue desmedida la acción desesperada de quienes tienen la responsabilidad de conducir las riendas de un régimen que está desbocado.

La decisión de dejar las mesas electorales abiertas hasta la 10 de la noche es un testimonio del fracaso de la jornada electoral interna en el Psuv, los militantes de ese partido no salieron espontáneamente a elegir los candidatos de ese partido, y los interesados salieron a las calles a buscarlos a como dé lugar.

Se tiene información que en varios puntos del país se le estaba regalando, a quienes votaran en las primarias del Psuv, un kilo de carne de res o una bolsa llena de alimentos de primera necesidad, es decir, se estaba jugando con el hambre y la necesidad del pueblo.

No sirvieron para nada las acciones del Gobierno. La abstención fue notoria a pesar de sus anuncios pomposos y de su alharaca.

La amenaza presidencial de “sabemos quién votará”, fue parte de esa desesperación que no encontraba como drenar y canalizarse en medio de un desastre político y organizativo dentro del Psuv.

El domingo pasado las fuerzas del oficialismo vivieron su propio desabastecimiento, el de apoyo popular.

Así como los venezolanos sufren ante los anaqueles vacíos, durante la jornada primaria de los rojos, la escasez de electores fue contundente.

En el alto gobierno brotó la angustia. Las imágenes de tranquilidad de algunos voceros contradecían a otros que se demostraban la presión del rechazo popular.

Todas las acciones que emprendieron cayeron en el vacío. Las pretensiones de comprar consciencias, la intimidación descarada, los llamamientos políticos para promover la “solidaridad con el expresidente de la república”, y otras técnicas más fracasaron estrepitosamente.

El desabastecimiento de electores fue el inicio de la gran derrota oficialista de este 6 de diciembre.

Ahora, ante esta demostración pública de debilidad del Gobierno y ante las demostraciones de desespero de éste ante la crisis que pronostica la salida de los inquilinos de Miraflores, la Unidad debe actuar inteligente y prudentemente para consolidad la mayoría.

Las próximas elecciones parlamentarias los representantes de la Unidad debemos trabajar incansablemente para la conquista de los espacios necesarios para emprender desde una nueva Asamblea Nacional realmente democrática los cambios políticos, económicos y sociales que le urgen a nuestra nación.

No podemos olvidar que quien es presa del desespero puede hacer cualquier cosa para librarse de una situación insostenible y ese es el estado actual del madurismo, por lo cual las decisiones que la Unidad efectúe tienen que estar acorde con los grandes intereses populares con relación al cambio anhelado.

Ellos tienen miedo, ellos saben de su debilidad, mas nosotros debemos emprender una política sistemática de movilización silente y activa para vencer abrumadoramente en las elecciones de este diciembre.

¡Unidad, Unidad y más Unidad!



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com