end header begin content

opinión

El nuevo modelo de dependencia

21 abril, 2015

La lectura del Domingo coincide con la fecha del 19 de Abril de 1810, primer paso a la “independencia” de Venezuela de la monarquía Española, que se concretó el 5 de Julio de 1811. Muchas mañanitas han pasado desde la firma de esa acta histórica y la fecha es oportuna para reflexionar si somos independientes como nación.

opinan los foristas

Son muchos los ejemplos que podemos traer sobre la precaria independencia de nuestro país. En el ámbito económico, podemos mencionar la extrema dependencia que hemos tenido desde la década de los 30 de la explotación petrolera como fuente de sostenimiento casi único de nuestra económica y la ausencia de diversificación de nuestro sector productivo. Esto nos hace un país muy vulnerable de los vaivenes del mercado petrolero y hoy más que nunca sufrimos las consecuencias de unos precios bajos del petróleo, al igual hace escasos años, vivimos en la bonanza, el despilfarro y la corrupción, producto de los precios altos.

Ayer fue España. Hoy dependemos de Cuba y del eje revolucionario que la isla formó con epicentro en Venezuela para la formación del movimiento del neo totalitarismo. Es una vergüenza aceptar que el sistema de identificación de nuestros nacionales (incluyendo pasaporte y cedula de identidad) tienen su fundamento en un convenio de asistencia técnica entre el gobierno de la Cuba y su sede en Venezuela y que en función de ese convenio, otro país tiene la data de todos nuestros datos filiatorios, direcciones, residencias, parentesco y todo dato de importancia sobre nuestra vida e intimidad. En función de un convenio similar, Cuba ha organizado el sistema de Registros y Notarías del país y por eso la revolución tiene un control minucioso de todas nuestras transacciones de bienes muebles e inmuebles, prestamos, deudas y demás contratos de contenido patrimonial. Con seguridad podemos afirmar que no existe una operación de control social de los ciudadanos venezolanos, donde el gobierno de Cuba no tenga injerencia directa y determinante en el gobiernito de Venezuela.

La salud del Presidente Chávez, las informaciones de sobre su estado, la preparación y el protocolo de la sucesión política, la formación y el nombramiento de los herederos del chavismo, la custodia del actual mandatario, la designación de funcionarios de alto y medio nivel, todo, absolutamente todo, hasta el transporte aéreo internacional y las comitivas terrestres, pasa por la planificación, el control y las manos de los agentes cubanos. Las vacaciones, los lugares y sitios de esparcimiento de los jerarcas del chavismo, es materia de discusión entre las elites del poder cubano, con o sin consentimiento de los beneficiarios.

La injerencia extranjera no solo en el Poder Ejecutivo. Las leyes fundamentales que se han dictado en el país en los últimos 10 años, pasa por una redacción cubana y una copia, muchas veces al carbón, de la legislación isleña. Ni siquiera los diputados oficialistas tienen acceso a las discusiones fundamentales del cambio de régimen legislativo, sino hasta el momento en que les toca levantar las manos en señal de aprobación. Las pocas veces que lo hacen. Porque el diseño legislativo fundamental de la revolución, reposa en las leyes habilitantes para opacar y eliminar, la función del parlamento.

Por eso causa gracia, causa risa o un poco de lastima, cuando a pleno pulmón, y en respuesta las peticiones de los gobernantes o ex jefes de gobiernos de países democráticos que piden por el ejercicio pleno de libertades de nuestro país, los jerarcas del chavismo responden rechazado la injerencia extranjera.

@luishomes



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com