end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Tiempo de desgaste revolucionario

17 abril, 2015

Al gobierno revolucionario todo le ha salido a pedir de boca durante un buen tiempo. Primero Chávez encausó un descontento generalizado que lo llevó al poder con una altísima popularidad y una prolongada luna de miel, luego comenzó a hacerse un traje a la medida diseñando un sistema de gobierno con el viento a favor por los altos precios del petróleo.

opinan los foristas

En el interín, trapecistas, maromeros y oportunistas comenzaron a construir una nueva élite social: la boliburguesía mientras la oposición se dispersó subestimando a Chávez, facilitando y fortaleciendo el ensayo bolivariano que utilizó todos los recursos posibles para comprar conciencias y manipular voluntades.

En lo externo la revolución bolivariana fue todo un éxito y utilizó el recurso natural más preciado de este tiempo para exportar las prédicas ungidas desde La Habana y exportadas a la región que dio un viraje hacia la izquierda, con aliados que copiaron el modelo continuista para perpetuarse en el poder, un conseja de autoría intelectual de los hermanos Castro.

Si lo político ha sido satisfactorio, no se puede decir lo mismo en el ejercicio de las políticas públicas, que se han desviado en la demagogia y el populismo “gobbeliano”.

Otro factor predominante para el continuismo fue sin duda el carisma de Hugo Chávez que ocupó el vacío de liderazgo que dejaron los protagonistas tradicionales. Su capacidad para comunicarse de manera llana y diáfana capturó la simpatía de un grueso sector popular que ha sido el soporte fundamental de la revolución bolivariana.

Pese a ser un gobierno severamente cuestionado en cuanto a su planificación estratégica para avizorar un futuro próspero, derrochar inauditables recursos del erario y protagonizar la más escandalosa corrupción del continente, el proceso bolivariano se ha mantenido porque ha maneja muy bien su política comunicacional.

Durante todo este tiempo el gobierno ha sido experto en propagar matrices de opinión para desviar la atención de los grandes problemas, pero con la exacta medida para motivar el sentimiento patriótico a un público definido, dependiente de toda clase de subsidios y prebendas.

Esa es una de las claves para que el gobierno de Chávez-Maduro haya sorteado escándalos de corrupción como los de Pudreval, las colocaciones bancarias, la maleta de Antonini Wilson, los banqueros boliburgueses, las empresas de maletín de Cadivi y muchos otros que se han diluido en el tema del magnicidio y la invasión imperial donde caben todas las interpretaciones posibles.

Con casi todo a pedir de boca en década y media, al proceso le toca ahora afrontar el natural desgaste, que pasa por el cuadro comparativo entre Maduro y Chávez y las carantoñas que le hace Cuba al imperio buscando oxigeno, además del descuadre de algunos aliados circunstanciales que operan bajo la palanca crematística como la reciente posición asumida por Caricom beneficiando a Guyana sobre Venezuela.

Por otro lado es casi inminente la derrota del Kirchnerismo en Argentina. Brasil atraviesa por una crisis moral que pone en jaque a Dilma y Ecuador, Uruguay, Chile y Paraguay manejan la discreción sin navegar en aguas profundas, cuidando las apariencias ante lo que puede significar un cambio de tablero en la América Latina, pese a la presencia de chinos y rusos.

En la ruta próxima están las elecciones parlamentarias que el gobierno no las tiene fácil y donde influirá sin duda la baja popularidad del presidente.

Nada, empero, garantiza que este es el fin, pero la pesca se ha puesto difícil y los tropezones comienzan a ser evidentes.

Toca a otros factores convertirse en alternativa capaz de interpretar el momento, de lo contrario la ineficiencia y el populismo se seguirán imponiendo a la dispersión, la discordia y la desunión.

…y ahora para completar, se abre un frente con España.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com