end header begin content

opinión

Simone Augello

No a la corrupción

30 abril, 2015

Tengo que escribir del caso. ¿Cómo hacer silencio? ¿Cómo no opinar? Poseo la responsabilidad moral de expresar en este momento y desde esta tribuna mi rechazo categórico a la corrupción venga de donde venga, sea de cuello blanco o rojo.

opinan los foristas

La orden de captura en contra de Herbert García Plaza, alto funcionario de la administración de Nicolás Maduro, nos da un indicio de la crisis de honestidad que se vive en las altas cúspides del poder político nacional.

No es hacer leña del árbol caído, sino que todos los venezolanos tenemos que hacer causa común, sean de Gobierno o de la Alternativa Democrática, para repudiar hechos tan abominables.

El escándalo de García Plaza no pudo ser callado por más tiempo, lo que nos lleva a preguntarnos ¿quiénes lo sabían? Y ¿´por qué callaron tanto tiempo?

Los niveles de apañamiento en la jerarquía del Gobierno son muy elevados, y una evidencia de esto es que García Plaza avanzara tanto en las esferas de influencia de Miraflores.

Como ciudadano venezolano, como un hombre de este pueblo, le exijo al Gobierno una aclaratoria sobre todas y cada una de las acciones que durante su período como ministro hiciese García Plaza, con quien se vinculó y que otros actos administrativos llevó adelante.

Es hora de que el oficialismo deje a un lado su acostumbrada “solidaridad automática” y empiece a tomar este tipo de casos con una profunda seriedad y responsabilidad.

He visto, con honda preocupación, que algunas cuentas oficiales por las redes sociales, tratan de acusar a la oposición de lo sucedido o justificarlo con estas aseveraciones: “En la cuarta república eran más corrupción”, o recordando al expresidente Carlos Andrés Pérez, como si este caso tratase de una competencia de quien robó menos o más.

Este tipo de acciones entristecen a cualquiera de nosotros, por esta razón le expreso un llamado público al Gobierno para que metan la lucha puertas adentro.

La lucha contra la corrupción no se centra en la aprehensión de tres gerentes de Abastos Bicentenarios o en abrirles un proceso a 856 supuestos “raspacupos”, sino que la real batalla en contra de la malversación de fondos se tiene que hacer internamente en los ministerios, en los diversos entes públicos, en las empresas del Estado y en las fronteras.

El presidente Maduro tiene que mirar a su alrededor para combatir la corrupción y para emprender una cruzada de honradez, si no lo hace así cualquiera de sus iniciativas carecerán de sentido y meramente conformarán un intento trivial para ocultar la realidad trágica de la nación.

Soy un defensor de la honradez pública por este motivo le solicito, como un venezolano más, a los entes estatales para que abandonen la politización de los poderes del Estado y emprendan, todos juntos, gobierno y oposición, una avanzada en contra de la inmoralidad en la administración pública.

@Simone_Augello



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com