end header begin content

opinión

Retos y peligros de la elección parlamentaria

9 marzo, 2015

Las venideras elecciones parlamentarias venezolanas de 2015 se presentan en la más grave crisis política que haya vivido el país en los últimos 50 años, producto del avance de un régimen totalitario que ha contado con la connivencia, sordera y hasta alcahuetería de algunos sectores nacionales y de buena parte de la comunidad internacional. La oposición tiene entonces muchos retos para salir airosa de esta encrucijada.

opinan los foristas

1. Participar y convencer al electorado que vale la pena hacerlo, aun cuando se haya denunciado y comprobado hasta la saciedad que no hay división de poderes públicos. Y estar dispuestos ejercer toda la presión necesaria ante el organismo electoral para conseguir la deseada transparencia del proceso.

2. La selección de los candidatos en las mejores condiciones de dialogo, negociación y consenso entre las fuerzas políticas que confirman la MUD y las fuerzas de la sociedad civil. Este proceso debería comprender la objetiva valoración de los representantes que hasta el momento han ocupado los curules de representación popular. En el mismo sentido, debería existir un compromiso que estos candidatos no desvíen su acción política a otras posiciones de representación popular como las Alcaldías y las Gobernaciones, tentaciones en las que han caído con facilidad.

3. Concebir las elecciones parlamentarias como el escenario de discusión de la transición. Y no como una simple jornada electoral para obtener más o menos cargos. El contenido programático de la agenda parlamentaria debe pasar por incluir los ajustes institucionales de la restauración de la democracia, con todos los cambios que se requieren para la apertura de un nuevo ciclo político. En este contexto, la próxima Asamblea Nacional debe ser el vientre de donde se instaure la nueva República.

4. Comprender que un proceso electoral puede suspenderse o sencillamente eliminarse. El avance totalitario del régimen y el inminente peligro de ver disminuido su ya precario apoyo popular, ha hecho que el gobierno de Maduro incentive la violencia, promueva la desestabilización económica y fomente intencionalmente el caos. Todo con la finalidad de implementar medidas excepcionales como la suspensión de garantías constitucionales (ya enajenadas en la práctica) Si el gobierno se atreve a este paso extremo, la oposición debería tener una agenda política extra electoral que permita continuar la lucha a favor de la democracia. No puede quedar desarmada políticamente, cuando el régimen ha comprobado ser un experto en materia de sorpresas y atajos.

Como vemos, el camino de las elecciones parlamentarias está lleno de piedras y abrojos. Retos y peligros Es la hora de los hombres sabios, Sancho.

@luishomes

 


Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com