end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Mejor, imposible

20 marzo, 2015

Los últimos días han transcurrido entre darles respuesta a las sanciones del imperio con al menos una cadena de radio y tv diaria, la política cotidiana y la lucha interna que comienza a inquietar a ambos polos de cara a las primarias para elegir candidatos a la Asamblea Nacional; mientras el desabastecimiento y la carestía siguen afectando el bolsillo del ciudadano común, los índices de rechazo al gobierno alcanzan niveles superiores al 70% y la inseguridad se sigue devorando a la sociedad.

opinan los foristas

Por esta razón, al presidente le ha caído como anillo al dedo este tema de las sanciones del gobierno de los Estados Unidos a funcionarios venezolanos y la declaratoria del presidente Obama, lo cual le ha permitido, mediante un tema vibrante, que siempre es muy noticioso, desarrollar toda su artillería mediática para de nuevo poner “rodilla en tierra” a buena parte del sector oficialista.

Aparte de dominar mediáticamente la opinión pública, también desde el ángulo externo, el gobierno ha tenido resultados satisfactorios concitando como era de esperarse, apoyos de Unasur y el Alba para que pronuncie oficialmente su rechazo a este accionar de los Estados Unidos lo cual sirvió también para atenuar el impacto que supone el traslado de nuestras reservas de oro para entidades americanas en búsqueda de auxilio financiero y solapar el insólito hecho en puertas con la explotación petrolífera en nuestra zona en reclamación con Guyana.

Pero el caso más relevante en lo interno, porque el gobierno no tira puntada sin dedal, ha sido la aprobación de una nueva Ley Habilitante, otro cheque en blanco que facultará al presidente de poderes especiales bajo la excusa de defender la soberanía pero con clara intención de amedrentar a la disidencia de cara a un nuevo evento electoral vital para el curso de la revolución bolivariana, de allí el desarrollo de esta alharaca circense que ha mantenido el tema en el tapete arengándose hasta a los niños para defender a la patria en caso de una guerra, ejercicio cotidiano de manipulación dirigido puntualmente a quienes aún se rasgan las vestiduras por el proceso revolucionario.

Avivando el sentimiento patriótico el gobierno supone que podrá atenuar la desventaja numérica que le otorgan todas las encuestas por las múltiples adversidades por las que atraviesa el país y de las cuales en su gran mayoría es el responsable directo.

Por ello el favor de Obama le ha permitido dos cosas: Tomar oxígeno y desviar la atención. Sabe que en el mejor de los casos, al menos perderá la mayoría de las dos terceras partes del parlamento lo cual limitará la aprobación de sus caprichos leguleyos.

Por ahora, aunque suene contradictorio, Obama se ha convertido en un aliado para la estrategia mediática del gobierno.

Mejor, imposible.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com