end header begin content

opinión

Espiritualidad y Cuaresma

31 marzo, 2015

La espiritualidad es parte esencial de los seres humanos. No solo estamos hecho de carne y hueso, órganos, miembros y extremidades si no que estamos dotados de un espíritu que busca trascender nuestra cotidianidad y vida ordinaria.

opinan los foristas

Nuestra vida se colma de obligaciones, necesidades de producir, relaciones familiares y amistades, procura de la mayor cantidad de bienes materiales que satisfagan las obligaciones que tenemos, relaciones laborales que colman buena parte o la totalidad de nuestro tiempo. Son agentes externos e importantes que llena nuestro calendario, día a día , mes a mes y que llenan casi toda nuestra existencia. Cuando todo eso se lleva a un nivel optimo, decimos que somos “exitosos”. De esa manera, el éxito socialmente esta relacionado con los bienes materiales que tenemos y disfrutamos. Y la manera como se nos percibe.

La espiritualidad es un ejercicio relacional de nosotros con un poder superior cuyo fin ultimo es conseguir la paz. A diferencia del éxito que puede ser transitorio, efímero y vulnerable, la paz en los hombres es un estado de calma y quietud interior que esta por encima de cualquier circunstancia externa. Es un gozo sin limites ni medidas que permite una vida pacifica y serena, aun en las peores adversidades. Para los cristianos, esa paz solo proviene de una autentica relación con el padre, quien además es hijo – Jesús y Espíritu Santo. El ejercicio del cristianismo, es un ejercicio para fomentar esa relación interior y además, para hacerla conocer, transmitir y enseñar a nuestros semejantes de manera que sea capaz de transformar el mundo. Pero obviamente, se empieza por uno mismo.

La Cuaresma son cuarenta días – que concluyen el próximo Domingo de resurrección – para recordar, vivir y conmemorar la pasión, la muerte y – lo mas importante – la resurrección de Jesucristo. Tanto como ocurrieron en los hechos de la historia, como en nuestras propias vidas. El autentico cristiano va a darse cuenta que asi como Cristo padeció, sufrió, murió y finalmente resucito, así también EL ha padecido ese proceso en el transcurso de su vida. Se ha caído, ha muerto y finalmente, ha resucitado en la gracia de Dios. Y no me refiero a una muerte física (que ocurre inevitablemente en el ocaso de nuestras vidas). Me refiero a las circunstancias terrenales que nos hacen sentir que todo esta perdido, que nada vale la pena, que estamos en el piso o en los sótanos de la miseria, sin esperanzas, sin apoyo y sin consuelo. Esa es la muerte que la mayoría de los hombres o mujeres han experimentado en sus vidas. Por experiencias muy variadas como enfermedades, adicciones, tragedias, perdidas irreparables Pero llega un momento en que Jesús se hace presente, toma al caído de la mano y da la gracia de la resurrección, las ganas de vivir y de entregar la mayor parte de sus esfuerzos, al bien común y a la humanidad. A hacer conocer su gracia.

A Jesús hay que buscarlo. No se consigue en las farmacias, ni en los automercados y menos en tiempo de escasez. La buena nueva, es que Jesús esta en todas partes. En quien menos pensamos. Incluso, esta en nosotros mismos. Pónganse la mano en el corazón y allí encontrara a un Jesús que esta a la espera de Usted y que quiere que lo conozca vivo y resucitado.

Esa es la historia que nos toca construir en estos días de cuaresma.

@luishomes



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com