end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Un venezolano de excepción

12 febrero, 2015

El viernes el humor se vistió de luto. Pero no solo el humor. También el periodismo, las letras, las artes, la cultura. El país.

opinan los foristas

Se nos ha ido Pedro León Zapata, el genial creador de los Zapatazos que durante décadas creó una cátedra en el periodismo de opinión a través de la caricatura que por décadas ilustró en El Nacional.

Nadie en este país expresó mejor que él la realidad cotidiana, abriendo además el espacio para que surgiera una excelente camada de nuevos profesionales a los cuales Zapata les abrió el camino y les deja una gran herencia como legado.

La ausencia física de Pedro León Zapata nos conduce irremediablemente a ratificar que el periodismo de opinión es posible mientras se haga con honradez y autoridad moral. Y ambas fueron cualidades de este artista que en su género es de los mejores del continente.

Zapata fue un crítico del poder y del antipoder. De la política barata y de la politiquería, de la demagogia, el populismo y la mediocridad. Jamás se tiñó de un color distinto que no fueran el amarillo, azul y rojo; y nunca dejó de expresar con la creatividad que lo caracterizó en medio de su humor refinado, sus opiniones y reflexiones acerca del país que tanto quiso y al que tanto aportó.

El talento y la crítica de Zapata fueron pugnaces con los políticos de la cuarta y de la quinta república. Sus punzantes caricaturas, todas unas obras de arte, siempre dieron en el blanco. Fue un apasionado del país y víctima de la desidia de quienes teniendo responsabilidad, no pudieron o no quisieron construir la patria que merecía.

Criticó acciones de gobiernos y Jefes de Estado. Reflejó más que nadie el sentir de los pobres, figuras esenciales de su arte que hoy transita por el infinito y que comienza a ser historia en el periodismo venezolano.

Zapata al igual que Rojitas y muchos otros grandes caricaturistas del siglo pasado, fueron únicos y bien merecen ser recordados como verdaderos maestros del arte de caricaturizar asumiendo siempre un papel difícil que incomodó a mucha gente, pero que permitió crear conciencia ciudadana.

Su despedida fue un asunto serio, en contraste con el sabroso humor del cual siempre nos impregnó.

Despedir a Pedro León fue una manifestación de pesar y un momento muy difícil entre sus muchos amigos, seguidores, colegas, de gente del arte, de la cultura y los medios que lo vamos a extrañar y a recordar como lo que fue, un guerrero de la comunicación, un crítico y un visionario. Un venezolano de excepción.

Allí deja en su amada Universidad Central de Venezuela un mural representativo de la grandeza de su arte, pero además nos quedan sus caricaturas hoy más vigentes que nunca.

Triste tener que asumir la vida sin el arte creador del genio que fue Pedro León Zapata.

Buen viaje, maestro.

Nota final: Los jubilados de Pdvsa claman al menos por los intereses de sus prestaciones y piden justicia por la defraudación de la cual se acusa a Francisco Illaramendi en los Estados Unidos. Y también los artífices dentro de la empresa que contribuyeron al dolo.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com