end header begin content

opinión

Dimitry Belov

sus causas y curas

28 enero, 2015

Empecemos de una vez aclarando, el concepto no es mío, se encuentra en un libro escrito en el 2006 y está más vigente que nunca, por cierto que en ese libro ya hablaban de la baja para esta fecha de los precios del petróleo (¿curioso no?). Lo segundo a aclarar, es que esto no es un artículo de opinión, es una pequeña guía, sólo para interesados en colaborar de alguna forma con el tratamiento de cura para un país enfermo. Así que, el que no esté interesado en el tema, no se sienta en la obligación de leerlo, mucho menos culpable, el tiempo es oro y es su derecho invertirlo en lo que a usted como individuo le plazca.

opinan los foristas

Analicemos esto que estamos viviendo, lo cual es la fase final de un proceso exitoso. No es el fracaso de ninguna gestión, como lo quieren hacer ver algunos. Es una enfermedad, si, pero una enfermedad que se esparció completamente y se llama POPULISMO. Lo que sucede hoy en Venezuela, fue premeditado hace ya varias décadas con un solo objetivo: Volver a Venezuela la financista del proceso de penetración populista en la América del Sur. A Venezuela la debían someter para que financiara la incrustación de regímenes y gobiernos “quiebra Estados“ en todo el hemisferio sur de nuestro hermoso continente. De esos que minimizan al individuo como “por incapaz de administrar su propio bienestar para maximizar a un Estado responsable del bienestar común“. Es decir, ya a Venezuela la saquearon, y los populistas son los reyes de américa latina. Quienes se prestaron y quienes planearon esto ya tuvieron éxito, ya el país no les interesa, por eso Cuba da la espalda, por eso se le da vigencia a la noticia del narcotráfico que llevan a cabo personeros del régimen (que todos sabíamos desde hace tiempo) y por ello Maduro anda dando brincos a ver quién lo recibe y le brinde asilo cuando pierda el poco control que le queda.

En este proceso estuvieron involucrados más personas y más países que los Castro y Cuba, pero como siempre y en toda su historia, ellos son los grandes oportunistas que logran aparecer en todas las fotos, mientras el trabajo grueso se lo hacen otros. El apoderamiento de Venezuela es producto de muchos factores que se pusieron de acuerdo para llevarlo a cabo. Este sólo podía concretarse a través del proceso PROSTITUYENTE de la nación. Una serie de pasos, estrategias, tácticas y tareas que se han dado para someter y convertir a la sociedad venezolana en una nación de seres resignados y dependientes; corromper y desmembrar sus instituciones, promover la impunidad, la pérdida de valores a todo nivel y dejar sin capacidad de acción a sus fuerzas armadas, todo ello mientras, cual chulos, saqueaban al país. Sin ánimos de ofender a nadie, pero sí, a usted lo prostituyeron y lo esclavizaron. En líneas cortas, el proceso debía regular todos los pasos de la vida cotidiana del venezolano, de manera que, para poder subsistir, en algún momento, se encuentre haciendo algo al margen de la ley y tenga que recurrir a la clemencia del grupúsculo de turno en el poder como “benefactor todo poderoso“.

¿Cómo salimos de esto? Lamento decirle que no es por medio de elecciones. Se sale de esto a través de un proceso de ruptura del ciclo de convivencia entre los factores esclavistas y los factores cómplices. Donde el poder de la nación sea ejercido y se divida en muchísimos pedazos que obliguen a esos sectores a ponerse de acuerdo en retomar el orden constitucional y se promueva un nuevo pacto de convivencia social y política sobre un sistema socio-económico de libertades individuales y minimización del poder Estado.

¿Pero quiénes son los cómplices que permitieron esto? Déjenme decirles que el régimen le pagó y paga a mucha gente, dentro y fuera del país, para que usted crea que son su oposición cuando en realidad lo oxigenan y lo mantienen en el poder. El régimen se perpetúa mientras estos “Líderes“ canalizan la “ARRECHERA“ de la gente mediante el golpeteo continuado a un utensilio de cocina o sosteniendo pancartas en un semáforo, entre otras tantas de miles artimañas.

¿Sabe usted cuánto cuesta una campaña a gobernador de un estado, no muy grande, en el centro del país? Alrededor de $5,000,000, si, correcto, esa cifra. ¿Quién invierte ese dinero en ser gobernador? El que sabe que va a recuperar y ganar algo de esa INVERSIÓN o el que sabe que le va a quedar una buena tajada por perder la elección, TAN SENCILLO COMO ESO. Tomen en consideración que hay alcaldías como las de Valencia Edo. Carabobo, cuyo presupuesto es mayor al de la misma gobernación. Sin contar con que, quien ganó la alcaldía tuvo que pagar dos campañas pues la primera vez que se lanzó al cargo perdió. ¿Cree usted que ese funcionario hará algo que altere el orden de acontecimientos que pudiera poner en riesgo el recuperar lo que invirtió en hacerse de ese puesto?. ¿Queda claro entonces que nadie que tenga o aspire a un cargo, NO HARÁ NADA que altere el orden de los acontecimientos que le interrumpan llegar o le produzca una salida del poder?

¿Cómo rompemos el ciclo de convivencia? Este escrito sugiere lo siguiente: 1- A través de la demostración continuada, por todos los medios posibles, del estado de control, miseria y esclavitud al cual tienen sumida a la ciudadanía. 2- A través de la organización ciudadana, empoderamiento y el ejercicio constante de las formas de lucha no violentas para la disminución de la capacidad del Estado de controlar a la sociedad y no se le deje otra opción sino abandonar el poder; al mismo tiempo que diferentes sectores democráticos activen los mecanismos constitucionales para el manejo de este tipo de situaciones.

Ninguna ley establece que usted debe hacer colas para comprar su comida, el hacer las colas le da oxígeno y prolonga al régimen. Se debe promover que nadie se someta a la humillación de hacer colas, que la gente ingrese de la manera en la que siempre ha ingresado a los supermercados y tome el producto que siempre ha consumido en las cantidades que le provoque. Promover que la gente ingrese civilizadamente a un establecimiento y pague por sus productos no llama al caos, ni tampoco a desconocer ninguna ley. Lo incivilizado, denigrante y caótico es pretender que la ciudadanía siga haciendo colas mientras los políticos logran negociar una fecha para hacer otras elecciones trampeadas. En conclusión, NO HAGA LAS COLAS, que todo el mundo ingrese como Pedro por su casa a los establecimientos y compre la cantidad que le provoque como lo dice la Constitución.

Tampoco se debe aceptar los cortes de electricidad, el racionamiento o la mala calidad de agua, mucho menos la falta de medicinas. Usted está en su constitucional derecho de protestar como LE DE LA GANA!!!!. Si a usted le provoca trancar su calle TRÁNQUELA, eso si, asegúrese de que sus vecinos estén de acuerdo y de resguardarse en su casa para que en lo que lleguen los cuerpos de seguridad no tengan a quien reprimir. En resumen, proteste como mejor le parezca sin arriesgar su integridad ni la de sus vecinos.

Si le llega un político aspirante a cargo a decirle que esa no es la vía de canalizar sus frustraciones, que la vía para salir de esto es votando. Dígale que está en lo correcto, que el sabe más que pescado frito y que el tiempo de Dios es perfecto. En lo que esa gente se vaya contenta, continúe con lo que usted estaba haciendo, nadie sabe más que usted como canalizar las cosas que le molesten. Cierro este escrito aquí por factor de caracteres, pero prometo que habrá una próxima entrega.

@DimitryBelov



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com