end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Descaro, provocación… impunidad

24 diciembre, 2014

Desplazando con creces aquella famosa aplanadora que usaron en su tiempos AD y Copei, que pese a su mayoría respetaban la autonomía de los poderes y privilegiaron nombres y credenciales, el oficialismo le vuelve a dar una bofetada a la democracia al elegir sin ningún tipo de escrúpulos y con el más profundo descaro al Contralor, Fiscal y Defensor del Pueblo, mostrando una vez más las protuberantes costuras de un gobierno que no practica la ecuanimidad.

opinan los foristas

La ratificación de Luis Ortega Díaz como Fiscal General de la República es una provocación. La funcionaria no ha dado muestras de equilibrio ni de imparcialidad, por el contrario sus acciones han estado orientadas a la persecución de la disidencia y a soslayar hechos tan evidentes como lo fue el sonado caso de la maleta incautada en Argentina a Antonini Wilson y los famosos petrodólares del gobierno, así como innumerables delitos que han quedado impunes.

La selección del Contralor también genera suspicacias pues Manuel Galindo Ballesteros, independientemente de sus credenciales, se desempeñó como Procurador encargado, pero antes fue consultor jurídico de la Asamblea Nacional durante el tiempo en que la presidió Cilia Flores, lo cual quiere decir que es un hombre cercano y de confianza a la pareja presidencial y es poco lo que se puede esperar de él a nivel de imparcialidad.

Finalmente a Tarek William Saab, ex gobernador de Anzoátegui le dieron su premio de consolación nombrándolo Defensor del Pueblo, cargo con el cual se identificó en su tiempo de opositor, pero es un radical y un resentido que no garantiza equilibrio, sino más bien discordia.

Con este nuevo ejemplo de inmoralidad el oficialismo se despacha y se da el vuelto.

El país no aspiraba que pusieran justicieros, adecos o copeyanos, pero la ingenuidad de algunos les permitió pensar que al menos la fracción del Psuv actuaría con decencia frente a la dura circunstancia que se nos avecina por la mala praxis que dilapidó nuestra bonanza petrolera.

El próximo paso le toca al TSJ que dejará estampados los nombres de Tibisay Lucena y Sandra Oblitas en el CNE en reconocimiento a su sumisa y parcial labor que acrecienta la desconfianza en el árbitro electoral.

Se repite entonces la historia. Mientras el gobierno se confeccionaba otro traje a su medida en la Asamblea Nacional, en la calle, las amas de casas continúan haciendo cola para conseguir en plena víspera de la Navidad, Harina Pan, champú, detergentes, pollo, medicinas y papel higiénico, lo cual ha convertido a Venezuela en la vergüenza del continente con índices de competitividad e inflación desastrosos.

Triste relato de una nación hipnotizada por el populismo, la demagogia y la mediocridad.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com