end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Conciencia bolivariana

11 diciembre, 2014

Por primera en mucho tiempo, el atípico proceso revolucionario enfrenta un examen de conciencia inducido por muchas de las causas que obligaron a los venezolanos a ensayar un modelo político diferente al que existía en la llamada cuarta república. En aquella oportunidad Hugo Chávez representaba una esperanza que se identificaba plenamente con la decepción de los venezolanos.

opinan los foristas

Hoy la única diferencia es que no estamos en el umbral de elecciones para elegir presidente pero las razones del descontento son peores que las de 1998, lo cual pone a la conciencia bolivariana a reflexionar si valió o vale la pena continuar con el proceso. El problema es hacia donde ir…He allí el gran dilema de la oposición que no ha podido pescar del otro lado, como lo hizo Chávez en su momento.

La conciencia bolivariana es notoria porque el gobierno que no está correspondiendo con las expectativas de su capital más importante, la base. El ensayo o la revolución bolivariana a la luz de los hechos es una quimera. La crisis financiera consume al país con una inflación sin precedentes. Los líderes de base, que son los que dan la cara en los barrios y comunidades enfrentan diariamente y sin respuestas las demandas de la gente.

Eso lo saben perfectamente en Miraflores que en vez de buscar alternativas efectivas, sigue insistiendo en un modelo efectista ahora sin recursos para ejecutarlo. No se trata de acatar una receta de libre mercado porque el gobierno a eso le tiene urticaria, pero es necesario hacer ajustes que afectarán indudablemente la demagogia y el populismo. En otras palabras, la crisis, que muchos conspicuos dirigentes chavistas decían que era un espejismo de la clase media y de los oligarcas, también afecta a las clases populares que, pese a estar exentos de algunas obligaciones, ya son víctimas de esta insuficiencia generalizada.

La conciencia bolivariana comienza a hacer crisis. El ideal de Chávez entra en proceso de rebeldía al no conseguir afinidad con el gobierno de Maduro. Los seguidores del pensamiento del comandante galáctico no le consiguen explicación a tanto desaguisado; y la izquierda tradicional no sabe si correr o encaramarse. El ejemplo más palpable lo acaba de dar la militancia con su apatía en los procesos internos. Con medidas impositivas que obligan a la población a apretarse el cinturón generando mayor inflación no se compensará la diferencia de 40 dólares por barril que dejaba la renta petrolera.

Tocará la decisión de aumentar la gasolina, que al decir del gobierno, es un clamor de la clase trabajadora. Veremos qué piensa de ello la conciencia bolivariana cuando el combustible ajuste sus precios.

Ya el sedante comienza a perder el efecto ante el despertar de las conciencias bolivarianas. Mientras tanto, la oposición se distrae jugando el incomprensible todos contra todos.

Y quien quita, a lo mejor despierta.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com