end header begin content

opinión

Jairo Cuba

Con mis corruptos no te metas 

17 diciembre, 2014

El gobierno está shock por las decisiones tomadas por el senado norteamericano que aplicará sanciones a los corruptos y a quienes se hayan extralimitado violando derechos humanos, además de cancelarles sus visas. 

opinan los foristas

La reacción de Nicolás ha sido inmediata y es caldo de cultivo para que se estructure un nuevo discurso antiimperialista pretendiendo asociar esta acción a una afrenta directa a la soberanía nacional.

Nada mejor que tomar la fecha de celebración de 15 años de la constitución para promover una movilización que sirva además para ratificar “nuestra soberanía” atendiendo a la conseja cubana de agitación, motivación y propaganda en vista que la situación y la imagen presidencial demandan reacciones para distraer a la opinión pública, especialmente a los seguidores del candelero en el que se ha convertido el país.

De manera que nada mejor que sacar al pueblo a la calle, arengar a la gente y obligar a los empleados públicos a ponerse rodilla en tierra frente al imperio, desconociendo que día tras día se trasgrede flagrantemente.
Como antesala de la movilización oficial, el domingo el propio presidente de la República le dijo al inefable José Vicente Rangel que “lo que provoca a veces es romper relaciones con los gringos”, un ejercicio de palabras porque también da la impresión que “a veces al gobierno se le olvida que Estados Unidos es nuestro principal socio comercial”, y el solo hecho de querer ensayar el capricho palaciego, pasa por imaginarse que sería de nuestra economía si no le vendiéramos petróleo al Imperio, que es el único que paga.

Esperar por las negociaciones con Petrocaribe es estar expensos a una mentira de largo pazo.

De manera que para “ratificar nuestra soberanía” se obligó de nuevo a los empleados públicos a manifestar su solidaridad con el gobierno. Como siempre la periferia se llenó de buses, congestionaron y ensuciaron la ciudad capital para darle cuerpo a esta manifestación antiimperialista en medio del caos y el calor asfixiante.

Vinieron de todas partes. Hubo caras de desarreglo. Otros echaron carro cuando pudieron y muchos aprovecharon las mieles que siempre brindan este tipo de manifestaciones para refrescarse ante el sol inclemente de la capital.

El acto, muy a la usanza de aquellos que se hacen frente al vetusto malecón habanero, fue más de lo mismo. “Venezuela se respeta”…”Métanse su visa por…”, “Somos patria soberana…”

Hubo de todo en esa marea roja. Ministros con el puño en alto cantando el himno nacional, funcionarios medios regleta en mano aupando a la gente protegiendo su cambur, los fanáticos de siempre mostraron su entusiasmo y por supuesto hubo cargas largas de empleados públicos indignados frente a la obligación de asistir a un evento sin convicción alguna.

De la carta magna se habló lo mismo de siempre. Se cargó contra la cuarta república y sus partidos, contra los pelucones, contra los apátridas, pero no se asumió ningún error porque para el gobierno hoy todo es perfecto.
Vivimos, pues, en el paraíso terrenal.

Desconocemos cuánto cuesta un acto de este tipo en un país donde la inflación amenaza con tragarse al mismo gobierno, pero no importa, tenemos patria.

Lo conducente habría sido que el gobierno asumiera una actitud sensata para investigar a aquellos corruptos que señala el senado americano, pero nada todo lo contrario, se prefirió por adoptar una patente de corso, dándole rienda suelta a la impunidad.

Por eso, a la marcha de este lunes solo faltaron los cartelitos alusivos: “Con mis corruptos no te metas”.

@jaircuba



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com